Publicidad

los 10 momentos de belleza más creativos del mes de la moda

De manicure con Vaselina a autobronceador, de tatuajes faciales a maquillaje en las orejas, echamos un vistazo a los looks más vanguardistas de las colecciones primavera/verano 2017.

por Emily Manning
|
11 Octubre 2016, 9:35pm

photography Mitchell Sams

Una sobrecarga de Vaselina en Hood By Air: Pelucas puritanas empolvadas, rostros deslumbrantes al estilo de Karen Smith, frenos con candados, máscaras hechas con plumón tipo Groucho Marx; no hay un límite de belleza que el Hood by Air de Shayne Oliver no haya roto. Esta temporada, PornHub patrocinó la participación de Oliver en la Semana de la Moda de Nueva York, y la razón de ser del sitio indudablemente inspiró su producto de belleza más utilizado, la Vaselina. Embadurnaron la frentes de los modelos con esa espesa pasta translúcida, para peinarles el cabello hacia atrás (el fotógrafo Wolfgang Tillmans se veía bastante elegante con la cabeza llena de lubricante), e incluso también se embadurnaron su manicure francés estropeado.

Un futurismo retro poco convencional en Margiela: John Galliano pudo haber desenmascarado a las modelos de Margiela, pero desde que presentó su primera colección para la casa belga a principios de 2015, no ha perdido el tiempo estableciendo un enfoque igualmente distintivo hacia la belleza en la pasarela. Las chicas de Galliano han lucido peinados altos en color azul tipo Marge Simpson, espeluznantes muecas de payaso hechas con lápiz labial y copetes glam al estilo de Bowie. Esta temporada, también, presentaron looks de belleza tremendamente experimentales, cortesía de la maestra del maquillaje Pat McGrath y del estilista Eugene Souleiman. McGrath creó looks brillantes -cejas amarillas, párpados en azul iridiscente, brillante lápiz labial azul metálico- utilizando sus propias creaciones cosméticas, incluyendo un poco de magia nueva que estamos ansiosos por poder tener en nuestras manos. Souleiman remató todo con tocados de fieltro retro futuristas que parecían las cáscaras de huevo roto más elegantes que hemos visto jamás.

Maquillaje en las orejas en Proenza Schouler: Para la elegante oferta del dúo de diseñadores neoyorquinos, la artista del maquillaje Diane Kendal se olvidó de los labios y los párpados para adentrarse en un terreno cosmético relativamente inexplorado: los lóbulos de las orejas. Kendal pintó las orejas de las modelos con franjas amarillas y blancas, toques inspirados por la fotógrafa Jackie Nickerson. "Sus fotografías captan colores muy limpios y apagados con elementos fuertes de estilo personal", le dijo Kendal a i-D. "Las orejas pintadas evocan la elegancia y la paleta de colores de la sorprendente belleza natural en las fotografías de Jackie". A pesar de que el maquillaje en las orejas todavía no alcanza la popularidad del cabello húmedo o el tono pastel punk en tinte, no carece de precedentes. Opening Ceremony, Louis Vuitton y Anthony Vaccarello han utilizado la tendencia en pasarelas pasadas, de la cual han sido pioneras Diana Vreeland, las tribus celtas del siglo VIII y Willow Smith a los diez años.

Falsos tatuajes faciales en Gucci: La banda sonora del mega show de la Semana de la Moda de Milán de Gucci -un desfile de setenta y cinco looks opulentos, ubicados en un set que parecía una discoteca de los años 70 llena de humo- estuvo a cargo de Florence Welch, no por hacer sonar una de sus canciones orquestales, sino porque leyó la poesía de William Blake. Teniendo en cuenta que el Director Creativo Alessandro Michele habló del amor y la soledad como inspiración pre show, los versos del poeta del Romanticismo parecían ajustarse a la perfección al desfile un tanto solemne. Las palabras de Blake no solo inspiraron el soundtrack del desfile; sino también uno de sus momentos de belleza particularmente únicos. Lorens, el modelo nacido en Letonia, desfiló con citas de Songs of Innocence and Experience pintadas en el rostro como si fueran tatuajes. Gucci no es la primera casa de modas en incorporar tatuajes temporales en su pasarela, pero la decisión hizo que muchos se preguntaran si la tinta artificial en las pasarelas es sólo algo superficial. 

Autobronceador en Thom Browne: El autobronceador evidente es para los críticos de la alfombra roja lo que las gotas de sangre para los tiburones: deja que vean una sola gota y estarás muerto en el agua. El reciente momento de chica dorada de Claire Danes fue un frenesí de notas proverbial, lo mismo para los tabloides británicos que para los medios de noticias respetados. The Guardian incluso sacó un artículo de opinión sobre la "política" del autobronceado, comparando el resplandor artificial de Danes con la tez tipo Oompa Loompa de Donald Trump. Sin embargo, en la pasarela Thom Browne hizo lo imposible esta temporada: hizo que el autobronceado luciera elegante. Para la disco en la piscina inspirada en los años 60, algunas de las modelos de Browne llevaban la cara pintada en tono naranja, mientras caminaban por la pasarela en vestidos trompe l'oeil completos. El cargado bronceador enfatizó los tonos de lápiz labial mate en blanco y azul cielo, y formó parte del caprichoso artificio tan neurálgico dentro del ADN de Browne. Lo que es seguro, es que los pequeños ojos malvados de Trump podrían beneficiarse con las gafas de sol en forma de pez de Browne.

Fotografía Ziqian Wang.

Pintura facial de fiesta de cumpleaños en Gypsy Sport: esta temporada la tribu panétnica poptimística e irreverente respecto al género de Rio Uribe llevó el delirio a dimensiones épicas, pero sin sacrificar nada de la creatividad del club del Downtown neoyorquino por la que la marca a menudo es celebrada. Presentaron belleza con sabiduría, lo que significó picos tipo punk en el cabello, rizos ondulados en color púrpurapintura facial brillante en forma de mariposa -del tipo de la que le costaría a tu mamá casi nada en el parque de diversiones, o la que encontrarías como un detalle decadente en la fiesta de cumpleaños de un chico rico. Sin embargo, en el crew nómada de Gypsy Sport los locos diseños coloridos se veían grandiosos y combinaban muy bien con el calzado que Uribe eligió: unas sencillas pantuflas, de las que consigues por $2.99 dólares en Chinatown.

Una fascinante celebración hindú en Ashish: Ashish Gupta también utilizó la pintura facial de celebración en su pasarela de la Semana de la Moda de Londres. Excepto que, la de Gupta no evoca las fiestas de cumpleaños de la niñez; en vez de eso, el diseñador nacido en Delhi pone de manifiesto su herencia al poner la historia y la cultura vibrantes de la India como eje rector del desfile. Los modelos de Gupta lucieron tocados elaborados y joyas inspiradas en los adornos tradicionales de la nación, a menudo complementados con gruesas trenzas largas hasta la cintura (y en un caso, una serpiente viva). Algunas de las modelos de Gupta llevaban sus rostros totalmente pintados en azules noche, verdes lima y amarillos limón. Fue un desafío positivo e irreverente al racismo engendrado por el Brexit.

Rastas cibernéticas en Marc Jacobs: Mientras Gupta se llevó todas las palmas por su vibrante apreciación cultural, el concepto de belleza primavera/verano 2017 de Marc Jacobs desató los debates sobre la apropiación cultural. El estilista Guido Palau contrató a un vendedor de Etsy llamado Jen para ayudar a crear las coloridas rastas falsas de lana, un estilo inspirado en los cyber-ravers y en la amiga cercana de Jacobs (y estrella de la campaña primavera/verano 2016), la Directora Lana Wachowski. i-D echó un vistazo más de cerca a la controversia y a la rica historia cultural detrás de ese tipo de peinado, aquí.

Pelo vertical en Haider Ackermann: "Orden y caos", es la forma como el célebre diseñador colombiano describió su propuesta primavera/verano 2017. Fue una apreciación sucinta, pero adecuada: las chamarras de Ackermann tenían tiras que salían de ellas, sus pantalones infinitamente delgados estaban formados por un collage de diferentes telas metálicas. La misma descripción resume la belleza del desfile, específicamente los altísimos peinados de las modelos (que en otro lugar habrían sido comparados con cierto personaje de los Rugrats). De alguna manera, el pelo recto en punta evocó un poco el temprano anarquismo punk, y le dio una ventaja a la impecable propuesta de Ackermann.

Flores en la cara en Preen: Thea Bregazzi y Justin Thornton estrenaron una fascinante colección Preen esta temporada, sacando inspiración de su crianza en la embrujada Isla de Man, de los cultos a la naturaleza de los años 70 y la cultura skinhead. El resultado fue místico-luminoso: playeras polo con pentagramas, etéreos vestidos de gasa y miles de volantes. Su belleza con sabiduría consistió en que las chicas Preen eran rostros muy frescos, literalmente: las modelos llevaban poco maquillaje, aparte de algunos pétalos de flores, que adornaban sus cejas, mejillas y labios, como si estuvieran pegados a una superficie mojada después de una tormenta.

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Mitchell Sams