la revolución francesa: vetements, rick owens, balmain

Rick Owens y Demna Gvasalia de Vetements puede que no sean franceses, pero en el tercer día de los shows de París, ellos representaron el alguna vez rebelde espíritu de su tierra adoptiva, llevándolo por distintos caminos, como parte del sistema...

|
07 marzo 2016, 6:33pm

Si el show de Balenciaga de este domingo en París es el más anticipado de la temporada, el show de Vetements de anoche fue el más significativo. Los shows de otoño/invierno 2016 marcan el cambio de temporada para la industria de la moda. El año pasado estuvo definido por una serie de sorprendentes salidas y contrataciones de diseñadores, y un debate acerca de la velocidad del ciclo de la moda, el cual aún sigue muy fuerte. Los jugadores clave de la discusión, los hermanos Demna y Guram Gvasalia de Vetements han entrado como una bola de demolición, atrevida e irreverentemente hondeando la bandera de cambios positivos en el paisaje de moda. Después de que se hizo público en octubre el título de Director Creativo de Balenciaga para Demna, hace unas semanas, Guram -quien administra la parte de negocios de Vetements- anunció su decisión de activamente tomar control del sistema de moda y mover el show de Vetements a la semana de la moda masculina, en una colección que debe llegar a las tiendas inmediatamente después del show en junio. Vetements, por supuesto, no solo ha retado a la industria con su estrategia, en Milán, la semana pasada en particular, la influencia de su estética fue evidente en la moda (a veces mucho), y por todos los desfiles, los editores y compradores presumen sus mangas y jeans casi couture de Vetements.

Vetements otoño/invierno 2016

De acuerdo a su nombre, Vetements está basado en la ropa: como grandes piezas individuales que a la gente le gusta usar, las cuales no necesariamente tienen que corresponder al común denominador de la colección. El colectivo creativo detrás de, del cual Demna es líder, usan sus muy distintos backgrounds para encontrar relaciones universales con ciertas inspiraciones o componentes, los cuales después podrán ser asequibles a una clientela más amplia. Su tercer show grande en PFW de anoche, representó el único territorio en donde todos somos ciudadanos: el Internet. "Todas estas cosas que encontramos en Facebook e Instagram", dijo Demna backstage, usando un suéter de la colección que decía "May the bridges I burn light the way". "Ésta en particular es algo que es muy cercano a mí. Lo encuentro muy positivo". Otros slogans salían de hashtags como "Straighthate" o "Unskinny", puestos a través de camisas con hombros super dimensionales, remarcando el punto de partida social y político de Vetements. Los Gvasalias no tienen miedo. Su acercamiento le habla a la gente porque es al mismo tiempo profundo y ligero. Toma por ejemplo el hoodie gótico con el cursi hashtag "Justin4ever" en él, o la chamarra bomber con las palabras emo "Drink from me and live forever" en la manga, una cita de Interview with the Vampire, uno de los filmes más importantes para la generación que vivió los noventa al final de su adolescencia, como los Gvasalias.

Vetements otoño/invierno 2016

La colección jugó con la proporción, proponiendo una silueta más delgada que la vista en previas colecciones. Por encima de todo, había un mayor sentimiento de abatimiento en ella, subrayado por lo que le infundía la iglesia de George V en donde se llevó a cabo, abriendo con Lotta Volkova -quien también hace el estilismo del show- caminando en una capa de monje convertida en un mini-vestido. "Estaba en un lugar tan oscuro, así que sentí que una iglesia era el lugar correcto", dijo Demna, admitiendo que todo ese cambio, aunque positivo, tuvo un impacto profundo en él y su equipo. "Siento que voy a tener un desorden de personalidad múltiple, y el síndrome de Jekyll y Hyde. Digo, mañana a las 9:30 am me voy a Rive Gauche", dijo, refiriéndose a los ateliers de Balenciaga en Left Bank -el lado burgués de París que no precisamente frecuentaba antes de su nuevo trabajo. Él dijo que su título en Balenciaga no afectaba su visión para Vetements, solo la cantidad de tiempo que puede dedicar a Vetements (pasa dos días a la semana en cada estudio, reparte uno entre los dos, y sabiamente insiste que los fines de semana sean libres para mantenerse sano). "¿Sientes un cambio?", Demna preguntó. Para quien pensara que Vetements se trataba de lo nuevo-nuevo-nuevo, la colección se quedó con la identidad de la marca, permitiendo que su estética evolucionara lentamente pero segura, en lugar de darle gusto a la máquina de la novedad. En un mundo de moda, donde la gente espera que los diseñadores encuentren el hilo negro cada tres meses, cada marca de moda debería leer una página del libro de Vetements.

Vetements otoño/invierno 2016

Aislándose a sí mismo en su estudio, los cambios sucediendo en su industria han hecho que Rick Owens reflexionara por sí mismo. "He estado haciendo gestos físicos en los últimos shows. He expuesto penes para hablar sobre la vergüenza y masculinidad y superposiciones acerca del cuerpo, además de mujeres cargando mujeres como una noción con la que todos podemos identificarnos. Y estaba pensando, ¿cómo puedo reducir el gesto físico para ? En lugar de usar los cuerpos de otras personas, ¿cómo me uso a mismo?" Rick cosió su colección por completo -algo impresionante considerando la naturaleza de ello- en un intento por reconectar con los valores fundamentales de su oficio, creando una característica que no podría ser reproducida completamente por alguien más. "Es una firma que nadie realmente puede duplicar o que no debería. Esto es tan personal e íntimo y tal vez tan lejano de la moda desechable que puedo hacer". En ese sentido, fue una reacción para algunos sobre los cambios evolutivos del ciclo de moda, el cual algunos diseñadores -como Vetements- encuentran positivo, mientras otros trabajan de maneras distintas. "Es una firma muy única", dijo Rick. "Hoy en día no es fácil, creo. Es algo positivo que puedo ofrecer: algo positivo". Por encima de todo, su colección casi de couture fue un mensaje a la industria de la moda que se debate entre acelerar o desacelerar, diciendo que tal vez, podamos hacer ambos. Cada diseñador no se tiene que conformar. 

Rick Owens otoño/invierno 2016

Hablando de la suavidad de las piezas en la colección, las cuales fueron combinadas con gigantes bolas de pelo como velos creadas por Duffy, Rick dijo que trataba de transmitir un sentido de evaporación. "Se está evaporando en algo más grande que nosotros, que es parte de nuestro pasado y futuro. Creo que es tranquilizador el pensar que el cambio no es algo pasajero. Es parte de algo que evolucionará por siempre. Los mastodontes somos nosotros", musitó. "Cualquier tipo de cambio puede ser amenazador, y cuando llamo a una colección Mastodon, es para recordarnos que todo tiene fecha de caducidad. Algún día seremos mastodontes y es solo un proceso natural. ¿Cómo enfrentamos eso de una manera graciosa y positiva? No soy New Age ni budista ni nada, no estoy hablando con ninguna autoridad. Estoy hablando del tipo de emociones con las que todos nos podemos relacionar cuando el cambio nos amenaza". Rick Owens tal vez sea el maestro del cambio dentro de su propio universo -ciertamente su soundtrack electrónico imposible de usar Shazam sugería el nivel de velocidad que existe en su mundo- pero él es un artesano para quien el tiempo es lujo y el fast fashion es un oxímoron. "Esa no es mi industria. Soy de nicho, y eso es algo bueno. Todos esos cambios tal vez no sean tan amenazadores para mí, porque no tenemos que darle gusto a todos", dijo.

Rick Owens otoño/invierno 2016

El tercer día de shows en PFW significó un sentimiento de cambio -si no es que para el cambio- entre las casas. Olivier Rousteing elevó su nivel artesanal con una colección de Balmain que parecía enfocarse más en el corte y el ajuste más que nunca, probando que el diseñador habla el virtuoso lenguaje de la moda de la artesanía, así como el slang de H&M. Como un guiño a esos tiempos de cambio, él cambió el color de pelo de sus chicas favoritas, haciendo a Kendall Jenner rubia y a Gigi Hadid morena. Con un Kanye West encapuchado a su lado, Kris Jenner aplaudió salvajemente desde la primera fila mientras su hija abría el desfile, recordándonos que no es solo el ciclo de moda el que está cambiando, sino la actitud por completo de la industria, donde -les guste o no- Kris Jenner ahora no se ve fuera de lugar en lo absoluto, e interactúa casualmente con los otros asistentes. Ella hubiera amado la colección de Lanvin de esa tarde, diseñada por Chemena Kamali y Lucio Finale, los dos diseñadores a los cuales se les confió ser los sustitutos en lo que la casa de moda encuentra a su nuevo director creativo.

Balmain otoño/invierno 2016

Considerando la delicada naturaleza de dicho trabajo, tienes que aplaudirles que hayan salido en lo absoluto. En esa transición, el show de Chloé con su soundtrack de Prince y vibras de los 70 y 80 se sentía reconfortante. El único cambio que había aquí era el usual cambio de temporada: la diseñadora Clare Waight Keller convirtió la temporada en una oda al road trip de lujo, dandole seguridad al consumidor de Chloé de que su marca no hará ningún giro drástico -al menos por ahora.

Más de i-D: París, mon amour: Koché y Anthony Vaccarello

Balmain otoño/invierno 2016

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía de pasarela Mitchell Sams
Imagen de backstage Jason Lloyd Evans