Imagen cortesía de Club Glam

'nails by juan' crea uñas sacadas de tus sueños extraterrestres

Juan Alvear compara sus perturbadoras creaciones con el 'meme' de Tumblr de las 'cursed images'.

por Coco Romack; traducido por Eva Cañada
|
feb. 13 2018, 12:44pm

Imagen cortesía de Club Glam

Llamar a Juan Alvear artista es quedarse corto: su descabellado (léase: completamente increíble) estilo de embellecimiento escultural de las uñas podría ser una reconceptualización absoluta de lo que el arte de las uñas puede y debería ser. Recopilado en una galería de Instagram sarcásticamente titulada "Nails by Juan", el feed puede parecer algo desconcertante en ocasiones: sus creaciones giran, se retuercen y forman espirales.

Muchas uñas son largas y afiladas, compuestas de una arcilla polimérica que les confiere una textura gruesa, viscosa e irregular. Otras son dioramas en miniatura que surgen del lecho ungular, cuidadosamente moldeadas para parecer escenas de playa, cocodrilos, cuernos de unicornio y diversos otros tipos de flora y fauna. Conformado por la experiencia anterior de Alvear como artista de estudio e inspirado por la vida cotidiana y mundana en la ciudad de Nueva York, "Nails by Juan" es lo que se obtiene cuando un experimentado pintor y escultor descubre su afinidad por la arcilla y posee una colección ridícula de esmaltes de uñas de tonalidades brillantes y un particular sentido del humor.

Alvear, que actualmente se encuentra dando los últimos retoques a su tesis en The Cooper Union, creó "Nails by Juan" hace aproximadamente un año como una forma de conectar con sus compañeros de clase. Imaginando la mano como base para una escultura, disfruta del proceso de crear manualmente cada uña, del mismo modo que crea a mano su arte, o sus broches, o sus aretes, también disfruta de la intimidad de confeccionar lentamente una uña para la mano de una persona en particular. “Es una gran oportunidad para hablar con los demás sobre ellos mismos y contarles cosas sobre mí, creando una especie de puente entre nosotros. De lo contrario, creo que la gente vive en su pequeña burbuja y yo existo en mi ―muchas veces― extremadamente singular burbuja”, asegura.

Creció pintando las uñas de su hermana con lacas que fue coleccionando a lo largo de los años, de modo que se siente fascinado por los colores de pintaúñas disponibles en el mercado ―ese tipo de matizados rojos y verdes que no puedes encontrar en la tienda de productos de arte más cercana― y con frecuencia los utiliza para su práctica artística formal, que abarca medios que van desde la pintura y la escultura hasta la joyería.

Pero más allá de la laca de uñas, utiliza una variedad de misteriosos materiales: arcilla, cordones de zapatos, hilo e incluso anzuelos de pesca han encontrado la forma de llegar hasta su caja de herramientas. "Que [el material] sea un misterio es importante para mí", indica. "En ocasiones es lo que condiciona la creación de las uñas, su forma y cómo las fotografío: así la gente se queda con más preguntas y eso es bueno, eso es fantástico”.



Alvear compara "Nails by Juan" con cursed images, un 'meme' originado en Tumblr que hace referencia a fotos que son perturbadoras o incómodas de ver, ya sea por la mala calidad de la imagen como por su contenido inexplicable e ilógico. Como una especie de agente perturbador, de provocador dentro de la comunidad del nail art de Instagram, espera que la gente que descubra sus uñas en Internet experimente esa misma curiosa sensación. “El arte del manicure en Instagram se ha convertido en algo completamente loco. He empezado a publicar videos de mis uñas y algunos de los que he publicado han obtenido como 35.000, 55.000 visualizaciones... Las reacciones son muy frías o muy agitadas: algunas personas me dicen que están obsesionadas con ellas y otras que les resultan desagradables y asquerosas. A mí me gustan ambas opiniones”, explica.



Las uñas, normalmente largas y pesadas, no están creadas para ser llevadas durante mucho tiempo, solo algunas horas como mucho, a un evento o una sesión de fotos. “Para mí, las uñas se sitúan en una zona gris entre la escultura, el arte, la moda y los bienes de consumo", explica. "De algún modo no son más que experimentos. No están creadas para ser uñas en realidad. Son casi uñas, son casi un accesorio... Pero sobre todo son simplemente objetos que llevar sobre las uñas”.



Aun así, a pesar de su inherente poca practicidad, o quizá gracias a ella, han atraído la mirada de un creciente número de estilistas y artistas, de modo que aparecen en editoriales y desfiles de pasarela con frecuencia. En la presentación de la temporada primavera/verano 2018 de Nausicca, las modelos llevaban largas uñas doradas con cordones de zapatos colgantes que se balanceaban, un reflejo de los cordones empleados en las prendas de Nausicca.

Un número reciente de la revista Novembre Magazine incluyó una colaboración entre Alvear y la artista basada en Los Ángeles Petra Cortright, en la que Cortright empleó imágenes de uñas creadas por Alvear como lienzo para una serie de impresionantes pinturas digitales. Incluso Raul de Nieves, destacado artista multimedia y amigo de Alvear, llevó un juego de uñas hechas por encargo, moldeadas para parecer calaveras en un espectro de colores primarios, a la inauguración de su exposición en la Bienal del Whitney de 2017.

“Aquel momento fue genial porque fue uno de los primeros grupos de uñas esculturales que había realizado y fue el primero que hice por encargo", explica. "De algún modo mi obra estuvo en el Whitney para la inauguración y eso me encanta. ¿Crees que debería ponerlo en mi CV?”. Mirando hacia el futuro, Alvear espera dirigir más sesiones de fotos en las que aparezcan sus uñas para continuar colaborando con otros artistas.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.