el regreso triunfante de martine rose a london fashion week men's

Habiendo tomado un breve sabático para rejuvenecerse —y también para trabajar con Demna en Balenciaga— en una temporada de ausencias y un poco sobre hacer conciencia, el regreso de Martine se sintió como una sacudida en el brazo.

|
10 Enero 2017, 4:30pm

Hay pocos diseñadores que pudieron haber logrado sacar a todos del centro de Londres y llevarlos al norte hasta el área de Seven Sisters durante una huelga en el metro para ver un show en un mercado. Pero son pocos los retornos que se han anticipado en la escena del menswear de Londres. Tan creativamente necesario en una ciudad en movimiento.

Así que fuimos al Indoor Market de Seven Sisters. Durante una hora antes de que el show empezara, al sonido de la música latina y con los puestos del mercado ofreciendo delicias sudamericanas a los asistentes del show, la anticipación estaba aumentando en los concurridos pasillos de laberinto.

No es que la colección, cuando salió, hizo referencia oblicuamente a la locación. Era más una celebración de Londres, sus flecos, personajes, y comunidades. Se sintió más real que otro show en otro lugar en blanco. 

Not that the collection, when it came out, obliquely referenced the setting. It was more a celebration of London, it's fringes, characters, and communities. It felt more real than another show in another blank venue.

Martine es conocida por sus juegos subversivos sobre subculturas y exploración de archivos, el punto de partida fue un riff al estilo synthpop de Phil Oakley y la forma en la que jugaba con los códigos de género y la política de los ochenta. El peinado fue una obvia referencia a uno de los primeros looks del frontman de The Human League, cubriendo un ojo. Pero escabulléndose entre corbatas y camisas de satín, también había un soundtrack sexy de Acyde que se sintió como si hubiera sido sacado de una oscura esquina de los ochenta.

Más de i-D: Nuestros favoritos de London Fashion Week Men's

La nueva ola de trajes (las crestadas corbatas con monograma de Martine Rose destacaron) fue usadas en capas con visiones más casuales proporcionadas por el sportswear. El trabajo y placer, un tipo de visión completa de la masculinidad pero distorsionada, y un poco extraña y ligeramente delicada.

Las notas del show hacían referencia a los arquetipos masculinos que inspiraron a Martine, específicamente banqueros, trabajadores de oficina, y choferes de autobús. Pero en la proporción explosionada y exagerada, especialmente de los trajes, la cual tenía pellizcos, dobleces y pliegues, se sentía más sobre re-imaginarlos —especialmente en el choque entre los chicos andróginos con vestimentas poderosas y el esplendor áspero y listo del Seven Sisters Market.

También hay, un poder político para ese choque, para reemplazar aquellos estereotipos en locaciones incongruentes; pero no fue una manifestación de protesta política o de revuelta, aunque ¿cómo haces referencia a los ochenta sin hacer referencia a su política, y dibujando una línea oblicua entre el pasado y el presente? Sin embargo, el show fue más que una mera referencia, pastiche, o un archivo, había en su corazón un poder vigorizante y singular que sólo Martine puede proporcionar.

Más de i-D: El Londres que nadie conoce

Credits


Texto Felix Petty
Fotografía Lillie Eiger