Publicidad

donde habitan las sirenas: las fotos de caroline mackintosh

La fotógrafa sudafricana captura la relación entre la forma femenina y el mundo natural.

por Tish Weinstock
|
10 Agosto 2016, 5:45pm

Desde niña, Caroline Mackintosh amaba estar al aire libre. Habiendo crecido en Ciudad del Cabo, ella y su familia a menudo iban en busca de aventuras a los países vecinos. Con la cámara que su padre le prestaba documentaba cada viaje, y fue así como Caroline experimentó con la idea de ser una fotógrafa dedicada a la naturaleza, pero al ir creciendo comenzó a cuestionar el mundo natural y su posición dentro de él. Desde entonces, tomando esta tensión como su punto focal, Caroline ha estado documentando la relación entre el sexo femenino y el mundo exterior.

Para su proyecto más reciente, In the Murmur, Caroline se adentró en las profundidades del agua para fotografiar a sus amigas cercanas. Despojadas de sus ropas, estas mujeres son una con la naturaleza. "Comenzó con la decisión consciente de hacer excursiones a las montañas para fotografiar a mis amigas bajo el agua", explica, "después de un tiempo, más y más mujeres quisieron unirse a estas excursiones y también empecé a notar cómo los viajes a este lugar mágico afectaban a las chicas que participaban en la serie". In the Murmur es una experiencia totalmente inmersiva que abarca los ámbitos de la fotografía, el cine, un libro de edición limitada e instalaciones sonoras, cuyo objetivo será llevar al espectador en un viaje transformador.

Más de i-D: 6 fotográfos que están cambiando cómo vemos el cuerpo en Instagram

¿Cómo describirías tu estética en general?
Mi estética muestra una necesidad espontánea por todo lo que es crudo, salvaje y libre en este mundo. Tiene una calidad onírica que está entre el anhelo nostálgico y el juego sensual.

¿Quién o qué te inspira?
La Naturaleza y la gente auténtica… La gente que es abierta y no tiene miedo es bastante escasa en estos días y esta época.

¿Cuál es la historia detrás de In the Murmur?
In the Murmur es mi exposición individual multidisciplinaria, compuesta por fotografía, una película, un libro de edición limitada e instalaciones sonoras. Es una obra que tiene como objetivo llevar al espectador en un viaje emocionalmente transportador. Empecé este proyecto hace como cuatro veranos, o sea aproximadamente hace tres años. Cada vez que íbamos al río para tomar fotografías, la serie evolucionaba y se desarrollaba para convertirse en algo más.

Más de i-D: La naturaleza y el desnudo salvaje de Synchrodogs

Comenzó con la decisión consciente de hacer excursiones a las montañas para fotografiar a mis amigas bajo el agua, pero con el paso de los años y a través de mi propio crecimiento, la serie cobró un sentido completamente distinto -desarrollándose de manera orgánica, como lo hice yo. Después de un tiempo, más y más mujeres quisieron unirse a estas excursiones y también empecé a notar cómo los viajes a este lugar mágico afectaban a las chicas que participaban en la serie. Muchas se ponían en contacto conmigo después diciendo que habían sentido una increíble liberación y un nuevo sentido de libertad en su interior, la palabra clave era "renovación". Se sentían más en sintonía con ellas mismas, sus cuerpos y la naturaleza. Casi como si sintieran una sensación de liberación y de unión con la naturaleza.

Quería crear un lugar que acogiera estos sentimientos, una experiencia sensorial que emulara la sensación de estar sumergido, un lugar que te transportara y envolviera… In the Murmur es este lugar mágico, suspendido en el tiempo. El agua y el movimiento le permiten al espectador 'dejarse ir', para sentir como si estuvieran sumergidos en un mundo maravilloso. Es el momento efímero entre la inhalación y la exhalación.

Más de i-D: Los desnudos prohibidos de Ren Hang

Dentro de tu proyecto, ¿cuál es el significado de la desnudez?
Creo que cuando estamos desnudos nos encontramos totalmente conectados con nosotros mismos y nuestros alrededores. Sin complicaciones y desocupados, no hay barreras entre nosotros y nuestro entorno. Quería mostrar a estas mujeres en su forma más pura y natural sin que adquiriera un sentido sexual, de modo que fueran una representación de la pureza dichosa y la libertad inconsciente. Quería que este trabajo tuviera una sensación de misterio y de ser parte de otro mundo, y sabía que la ropa pondría en contexto a estas mujeres, situándolas como parte de este tiempo y espacio. Quería que el espectador pudiera relacionarse con ellas a través de las emociones, pero que al mismo tiempo no se sintiera plenamente uno con ellas como seres.

¿Qué tipo de conexión tratas de establecer entre la forma femenina desnuda y el mundo natural que habitan?
Quería que estas mujeres se vieran como si pertenecieran a otro mundo. Hay un grado de incertidumbre mientras están fuera del agua, pero una vez que se sumergen es evidente que se mueven con libertad, fundiéndose con el mundo que habitan. Sientes este cambio y una transición en su consciencia. Durante un momento fugaz están suspendidas, son absolutamente ligeras y no tienen límites.

Más de i-D: Tatiana Camacho: Sobre naturaleza, desnudos y magia femenina

¿Cuál es la significado/importancia del sonido y la música en tus obras?
Durante la realización de In the Murmur, me interesé bastante en cómo una vez que nos sumergimos en el agua existe una yuxtaposición entre el silencio y el sonido. En cómo todo los sonidos se apagan y el silencio te envuelve; sin embargo, al mismo tiempo nuestros sentidos se agudizan, los pensamientos son mucho más claros y lo que normalmente no se escucha, ahora se encuentra aislado y llega más lejos. Así que decidí jugar con el sonido de la voz y la respiración para imitar y potenciar esta experiencia.

La banda sonora y la película se hicieron en conjunción la una con la otra. Ambas se desarrollaron a la par de manera orgánica, moldeándose en una sola pieza final. Me gusta la idea de que en realidad ninguna de las dos fue producida en su totalidad antes que la otra. Empecé a escribir la canción y mientras lo hacía, la imaginería de la canción empezó a surgir. Entonces fui y filmé lo que había imaginado. Mientras lo filmaba se volvió muy claro cómo debía sonar la canción en realidad y qué tipo de fuerza motora debía ser. Trabajé con el músico Mark Davis para producir la banda sonora y las instalaciones para la exhibición.

Tu trabajo se centra en la forma femenina, ¿de dónde surgió este interés?
Siendo yo una mujer, naturalmente me interesa cómo son percibidas las mujeres y cómo se perciben a sí mismas. Me parece que la forma femenina es una de las formas más bellas, pero también una de las más sometidas a escrutinio. Disfruto mucho captar la verdadera esencia de las mujeres, mostrando su belleza de una manera auténtica y sin complicaciones, dándoles un sentido de empoderamiento dentro de su vulnerabilidad.

¿En qué más estás trabajando en este momento?
Actualmente estoy trabajando en mi segunda película orientada hacia la música, ésta se sitúa en la meseta semidesértica de el Karoo, en Sudáfrica. En este proyecto estoy trabajando con el músico Gerdus Oosthuizen. La idea de esta segunda película es nuestra conectividad como personas dentro de las relaciones y los patrones en que solemos caer, y cómo realmente sólo podemos ver al otro a través de nuestras propias percepciones.

Más de i-D: Los desnudos más extremos de Ryan McGinley

Credits


Texto Tish Weinstock
Fotografía Caroline Mackintosh