la nueva generación de calvin klein

Continuando con el legado revolucionario y provocativo de Calvin Klein, Raf Simons está actualizando la clásica marca estadounidense para un Estados Unidos completamente nuevo. Paris Jackson es la joven activista, actriz y chica estadounidense del...

|
ago. 7 2017, 3:20pm

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.

En una foto de la sociedad de una recaudación de fondos para el SIDA en 1986, se ve a Calvin Klein susurrándole algo al oído a una Elizabeth Taylor bañada en joyas, con el tierno rostro de quien fuera la imagen de la marca, Brooke Shields, justo detrás de ellos. Ninguna referencia visual vincula más a Paris Jackson, el nuevo rostro de Calvin Klein, con la historia de la marca. Su padre, Michael Jackson, tuvo uno conexión mítica con Taylor y Shields —en los años 80, los rumores decían que le había propuesto matrimonio a ambas. Taylor, también amiga de Klein, se convirtió en la madrina de Paris cuando nació en 1998; Shields estuvo ahí para el homenaje póstumo a su padre en 2009, cuando el mundo vio por primera vez el rostro de París y oyó una voz que se haría cada vez más fuerte. Pero Paris, de ahora 19 años, ya no habla de su padre ni de sus amigos. Debido a que las honestas entrevistas que dio al lanzar su vida al foco de atención publica durante el año pasado fueron explotadas con fines sensacionalistas por los medios de comunicación, decidió poner fin a eso, y ahora prefiere comunicarse con los periodistas por escrito. "Tendrías que hacerle esa pregunta a Michael Bush", responde por correo electrónico cuando le pregunto sobre el impacto de Michael en la moda. "Realmente no respondo preguntas sobre mi padre cuando estoy trabajando". (Bush fue el vestuarista de Michael de 1986 a 2009.) Al preguntarle qué le enseñó su padre sobre la moda, París simplemente cita su autobiografía de 1988, Moonwalk: " 'Mi actitud es: si la moda dice que está prohibido, yo voy a hacerlo' ".

Paris, por supuesto, es ahora la embajadora de Calvin Klein, actividad impulsada no sólo por sus looks de tipo princesa de Disney, sino por lo que representa como parte de la realeza estadounidense: su excepcional legado como la hija del hombre más fascinante del mundo. Y aunque ella se proclama como activista, usando las vastas plataformas de sus redes sociales para promover las causas cercanas al corazón de su padre —los derechos humanos, los derechos de los animales y el medio ambiente—, por ahora, es conocida como la hija de Michael Jackson. Las cosas se han invertido para su nuevo jefe en Calvin Klein, el director general creativo Raf Simons, quien mostró su primera colección para la marca en febrero, y ha logrado hacer una mancuerna exitosa con el imperio estadounidense que es Calvin Klein, donde ya ha estado aprovechando el fenómeno de la cultura pop con campañas que cuentan con el elenco de Moonlight, Millie Bobby Brown de Stranger Things y el video de The xx para I Dare You. ¿Qué harán estos bastiones de la realeza estadounidense ahora que han unido fuerzas? "Espero que cambiar al mundo", escribe Paris. "Ya empezamos a generar algunas ideas sobre cómo podemos introducir mi trabajo (moda) en mi activismo. Estoy muy emocionada por esto porque siento que podré expresarme y expresar quién soy con CK". Paris hizo una aparición en la alfombra roja con Simons en el Met Ball en mayo, una improbable constelación californio-flamenca, que de alguna manera parecía tener sentido. Ahí estaba el alguna vez muy independiente diseñador de menswear ingresando en el sistema establecido de la moda estadounidense, flanqueado por la princesa del mundo del espectáculo, quien se siente obligada a rebelarse.

"Todavía somos muy nuevos y todo es muy reciente, todavía nos estamos conociendo, pero en el tiempo que pasé con Raf expresó su entusiasmo por lo que defiendo, generosamente —dice Paris—. Realmente es un hombre grandioso y estoy feliz por lo que haremos juntos". Ha pasado un año desde que se hizo el anuncio: Raf Simons, el diseñador de menswear de 49 años, quien dirigió la moda femenina en Jil Sander y Christian Dior, unificaría la dirección de Calvin Klein bajo una sola visión. "Están haciendo algo que esperaba que hicieran, que es reemplazarme, encontrar a alguien que con una visión singular pueda supervisar todo lo relacionado con el aspecto creativo", dijo Klein, ahora de 74 años, en una entrevista antes del anuncio, y cuando Francisco Costa e Italo Zucchelli salieron de la marca después de más de una década como jefes respectivos de womenswear y menswear, las estrellas estaban alineadas. Simons llego para ser director general creativo, convirtiéndose en su fiel pareja creativa a lo largo de los años Peter Mullier, director creativo.

Paris lleva chaleco tipo Banda de guerra Calvin Klein 205W39NYC.

"La atracción y la razón por la que vine a Calvin es porque tiene lo más y lo menos exclusivo, y todo lo que hay en medio, para que así puedas llegar a todo el mundo — dijo Simons en una entrevista con Amuse en marzo—. Lo cual, en la Alta Costura, no siempre es fácil. No era posible en Dior, por ejemplo. Pero es posible en Calvin Klein". Y así, con su desfile debut otoño/invierno 2017 en febrero, alcanzó el punto más alto de ese sueño, en una colección que dijo reflejaba al Estados Unidos contemporáneo: "Todas estas personas diferentes con diferentes estilos y códigos de vestir. No una sola era, ni una sola cosa o un solo look. Se trata de la unión de diferentes personajes y diferentes individuos, justo como los propios Estados Unidos. Se trata de belleza y la emoción únicas de Estados Unidos". Al igual que la historia de Calvin Klein en sí. Paris Jackson está astutamente consciente del legado revolucionario al que le está prestando su rostro. "Calvin Klein fue una de las primeras marcas en tener una modelo asiática lesbiana, lo cual fue increíble — señala-. Lo hicieron antes de que fuera algo aceptado en nuestra sociedad. Han estado abiertos a la diversidad no sólo tratándose de las etnias, sino también de la comunidad LGBTQ+. Jenny Shimizu es absolutamente admirable y Calvin le dio el reconocimiento que creo que se merecía".

Desde que la muy joven Brooke Shields apareció luciendo extremadamente sensual para el gusto de algunos en su primera campaña para la marca en 1980, los anuncios de Calvin Klein han sido motivo de provocación durante casi cuatro décadas. Para la temporada otoño/invierno 2017, Raf Simons interpretó la tensión sexual de la marca entre el glamuroso minimalismo inventado por Klein y su exuberancia subyacente, en suéteres preparatorianos fetichizados, abrigos de plástico y vestidos revestidos de pieles y plumas, y looks de piel impecables de pies a cabeza. Y así, la franca Miss Jackson y su rostro de porcelana encajaron perfectamente en todo eso. "Sé que muchas de las personas mayores (más conservadoras) que me siguen no necesariamente aprueban mi comportamiento, mis tatuajes, mi lenguaje, la forma en que me visto —dice—. "Y por supuesto que lo entiendo. No importa la moneda que uses, siempre tiene dos caras, por lo que siempre hay más de una opinión".

Obviamente, está hablando del vocabulario profano que usa en sus abundantes historias de Instagram y su look desaliñado de chica californiana hippie, contrastado por el hecho innegable de que Paris nació en un ambiente privilegiado de buenos modales y elegancia. (Ella y sus dos hermanos son herederos de los más de mil millones de dólares del patrimonio de Michael Jackson, que acumuló $825 millones sólo en 2016). "Entiendo a qué entiende eso, pero simplemente desearía que pudieran ver más allá de las cosas materiales que me hacen ser quien soy, y que se enfocaran en quien soy en realidad, y en lo que estoy tratando de lograr —continúa—. Si vieran eso, tal vez no serían tan crueles. Por otra parte, por lo que veo en los comentarios que me hacen algunos de mis seguidores más jóvenes, a los que supongo que podríamos llamar mi 'fandom', ellos aprecian mi honestidad contundente y mi actitud. Algunos me han dicho que les infunde valor, y eso es todo lo que podría pedir".

Se trata de los postmillenials, a quienes Paris atraerá a Calvin Klein, y quienes tal vez la sigan más en virtud de su perfil en las redes sociales, tal como pasa con los Jenners, y menos por ser devotos de toda la vida de Michael Jackson como algunos de nosotros, que todavía recordamos los años 90. Y mientras nosotros podemos soñar con el día en que Paris nos contará cuentos de hadas sobre la vida con su fantástico padre, ella se convertirá en un modelo a seguir independiente para la nueva generación de fans del Calvin Klein de Raf Simons, la cual se unirá a una revolución humanitaria que habría hecho sentirse orgulloso a Michael.

Pronto, Paris lanzará su primer proyecto con The Elizabeth Taylor AIDS Foundation, el legado apasionado de su glamorosa madrina —y una causa históricamente apoyada por Calvin Klein y la marca que le vendió a PVH en 2002 y de la que se retiró al año siguiente. "La falta de privacidad, así como los juicios y las críticas que recibo con respecto a mi integridad y carácter, estando bajo la luz de los reflectores —escribe Paris en su correo electrónico—, es el precio que estoy dispuesta a pagar por el cambio que voy a hacer, y el impacto que planeo dejar en esta tierra".

Paris lleva chaleco tipo Banda de guerra Calvin Klein 205W39NYC.

Julia lleva pantalones tipo Banda de guerra y botas vaqueras Calvin Klein 205W39NYC.

Fernando lleva chaleco tipo Banda de guerra Calvin Klein 205W39NYC.

Dylan lleva abrigo, pantalón tipo Banda de guerra y botas vaqueras Calvin Klein 205W39NYC.

Blesnya lleva chaleco y pantalones tipo Banda de guerra Calvin Klein 205W39NYC.

Ernesto lleva camisa tipo uniforme de Banda de guerra y camisa de cuello alto Calvin Klein 205W39NYC.

Ernesto lleva camisa y pantalón tipo uniforme de Banda de guerra y camisa de cuello alto Calvin Klein 205W39NYC.

Fernando lleva chaleco y pantalón tipo Banda de guerra y botas vaqueras Calvin Klein 205W39NYC.

Skylar lleva camisa y pantalón tipo uniforme de Banda de guerra y camisa de cuello alto Calvin Klein 205W39NYC.

Lulu lleva camisa tipo Banda de guerra y blusa de cuello alto Calvin Klein 205W39NYC.

Skylar lleva camisa y pantalón tipo Banda de guerra, y blusa de cuello alto Calvin Klein 205W39NYC.

Dylan lleva pantalón tipo Banda de guerra Calvin Klein 205W39NYC.

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Willy Vandeperre
Estilismo Olivier Rizzo

Peinado Anthony Turner en Streeters. Maquillaje Lynsey Alexander en Streeters. Técnico de uñas Marisa Carmichael en Lowe & Co. Técnico de iluminación Romain Dubus. Asistente de fotografía Colin Smith and Fred Mitchel. Operador digital Henri Coutant. Retoque en el set Stephane Virlogeux. Asistentes de estilismo Niccolo Torelli, Eugenia Gamero, Emily Moiseve y Derik Johnson. Coordinador de vestuario Leonel Becerra. Asistentes de peinado Simon Khan y Drew Schaefering. Manager de estudio Charlotte Arts. Producción Simon Malvindi y Hye Young Shim en Red Hook Labs. Coordinadores de producción Kevin Warner y Francis McKenzie. Asistentes de producción Austin Kearns, Alex Woods y William Mathieu. Directora de casting Ashley Brokaw. Talento Paris Jackson. Modelos Julia Nobis @ DNA. Lulu @ The Lions. Skylar Tartz @ Elite. Blesnya Minher @ Society. Dylan Christensen @ APM. Fernando Schuster @ Hakim. Ernesto Cervantes.