Kim wears shirt and trousers model's own. Coco wears dress Sandy Liang, bracelets Rodarte, and rings COS.

kim gordon y su hija coco revelan cómo es su relación

Ella es idolatrada alrededor del mundo, pero para su hija Coco Gordon Moore —una talentosa artista joven por sus propios méritos— Kim Gordon es su mamá, confidente y mejor amiga. Ellas dos son cómplices y es algo hermoso.

por Clementine de Pressigny
|
14 Marzo 2017, 5:17pm

Kim wears shirt and trousers model's own. Coco wears dress Sandy Liang, bracelets Rodarte, and rings COS.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 12.0px Helvetica}

Kim Gordon está manejando por Los Ángeles cuando nuestra llamada de tres se conecta. Su hija, Coco Gordon Moore, ya está en la línea, hablando desde casa de su mamá. Es inmediatamente claro que hay un problema al hablar con ambas al mismo tiempo —sus voces son muy, muy similares. Por suerte hay una distinción en la forma en la que contestan las preguntas. Coco es más habladora, más rápida para responder. Está llena de negligencia juvenil mezclada con la confianza de alguien que ha crecido alrededor de aquellos en el foco, pero quien no ha brillado demasiado en él aún —aunque no por falta de interés del público. Después de todo, ella es descendiente de leyendas de la música, con su propia habilidad artística y la cantidad correcta de misterio a su alrededor. Kim es más amigable cuando habla, pero tiene la reticencia entendible de una artista a la que le han preguntado todo, y no es particularmente aficionada de hablar de más. Por supuesto, ya ha abierto su vida en sus propios términos, con su ampliamente difundida y aclamada biografía de 2015, Girl in a Band, en donde habló de la intensa timidez y sensibilidad con la que ha cargado desde que era una niña, y que sólo domina cuando está en el escenario.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 12.0px Helvetica}

Coco está viviendo con su mamá de nuevo temporalmente después de haberse graduado del Art Institute of Chicago el año pasado. Está lista para mudarse a Nueva York próximamente, siguiendo los pasos de su mamá. "Estoy muy emocionada, pero mudarme durante el invierno será difícil", dice. "Supongo que estoy en esta situación de graduada donde realmente no sé que hacer con mi vida. Es por eso que decidí mudarme a Nueva York, se siente como la opción correcta, tratar de hacer arte ahí".

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 12.0px Helvetica}

Nuestra relación cambió después de que estuve en la universidad. Ahora somos más como amigas. ¡Nunca fuimos amigas cuando era una adolescente! Pero ahora podemos salir sin hacernos enojar.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 12.0px Helvetica}

Más de i-D: La visita de Kim Gordon a la Ciudad de México

Después de Sonic Youth, Kim se embarcó en una nueva forma libre de colaboración musical, Body/Head con Bill Nace, y a finales del año pasado lanzó su primer sencillo grabado bajo su propio nombre en sus 36 años en la industria musical. Sin embargo, hoy se encuentra trabajando en sus pinturas la mayor parte del tiempo, mientras ve a su hija partir hacia el mundo en una manera muy parecida a la que ella lo hizo a principios de los ochenta. "Coco definitivamente tuvo una educación mucho más enfocada", Kim reflexiona. "Yo fracasé en diferentes escuelas, y fui a Nueva York después a mis 20 años. Es una buena edad para vivir en Nueva York, ser joven y soportar las dificultades. Realmente no me gustó estar en mis veinte, de hecho lo odié". Eso es algo más que tienen en común —Coco, actualmente con 22 años, tampoco le están gustando. Las dificultades que soportó Kim en los ochenta, cuando la ciudad era frenética e impredecible pero abierta a posibilidades creativas sin fin, es muy diferente al panorama astuto y adinerado de Nueva York hoy en día. Pero puedes sentir que Coco hará algo con este ambiente que es suyo, porque como su mamá, hacer arte es lo único que ella consideró— "Es mi segunda naturaleza, siempre ha tenido sentido", dice. "Coco siempre fue muy buena de una forma expresiva con los materiales, y una buena escritora", Kim continúa. "De hecho no pude imaginarla haciendo otra cosa que no fuera arte, o escritura, o algo más en la vena creativa". Para Coco, su mamá había proporcionado inspiración y tener los pies en la tierra. "Yo, por supuesto, admiro mucho el trabajo de mi mamá, porque mucho de su trabajo es muy conceptual", dice. "Desde una edad temprana mi mamá siempre fue muy buena al criticar mi trabajo. En el momento fue difícil de tomar, pero al final me hizo una mejor artista y cuando fui a la escuela ya tenía el carácter para enfrentarlo".

Más de i-D: La hija de Kim Gordon habla sobre el Gap de los 90 y las campañas de su mamá

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 12.0px Helvetica}

Coco sabía que sus padres eran importantes desde una edad temprana. "Solía salir de gira con Sonic Youth cuando era una bebé, y verlos en el escenario y ver las reacciones de la gente hacia mi mamá… Veía como la gente enloquecía". Pero como cualquier adolescente común, le incomodaba ver a su mamá como algo más que su madre. "En preparatoria traté de alejarme de eso y no prestarle atención, no pensar en ella de esa forma. Primero es mi mamá y después una figura cultural", dice Coco. "No pensaba en ella como un icono feminista del arte hasta que llegué a la universidad. Creo que no lo entendía completamente hasta ese entonces". Como podrías imaginar, tener a una mamá que ha tenido —y sigue teniendo— una existencia tan profundamente creativa significa una línea directa a una guía de vida verdaderamente buena. "Me ha dado muchos buenos consejos", confirma Coco. "Yo diría que da los mejores consejos". Kim está un poco sorprendida por la confesión de su hija —"¡Eso es lindo!" contesta. ¿Entonces qué le hubiera gustado saber a Kim cuando tenía la edad de su hija? "Creo que todo sobre lo enorme y abrumador que es el mundo. También que puedo tener la carrera de arte que yo considere adecuada, en lugar de la que pensé que debería haber tenido".

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 12.0px Helvetica}

Es notoriamente difícil navegar en las relaciones de madre e hija mientras el distanciamiento inevitable de la adolescencia crea un sentido floreciente de uno mismo para ambas, y la relación eventualmente crece en algo diferente —algo diferente y bueno en este caso. Kim y Coco han pasado a través de ese tiempo turbulento y lo han dejado atrás, están más cerca que nunca. "Cuando eres una adolescente es tu trabajo separarte de tus padres", dice Kim "Pero después vuelven a ti, lo cual es lindo. Coco es muy buena en ser ella misma, lo cual pienso es grandioso. Admiro eso". Coco está de acuerdo, "Creo que nuestra relación empezó a cambiar durante mi último año en la preparatoria y realmente empezó a cambiar cuando estaba en la universidad. Ahora somos más como amigas. ¡Nunca fuimos amigas cuando era una adolescente! Pero ahora podemos salir sin hacernos enojar".

Más de i-D: Hablamos con Kim Gordon sobre arte, moda, y por qué nunca baja el ritmo

Credits


Texto Clementine de Pressigny 
Fotografía Daria Kobayashi Ritch 
Estilismo Leah Adicoff

Peinado Brian Fisher de The Wall Group usando Oribe 

Tagged:
sonic Youth
Kim Gordon
Cultura
Entrevistas de música
coco gordon moore
the family values issue