el nuevo couture: balenciaga, valentino y céline en pfw

Demna Gvasalia cerró su show de Balenciaga con vestidos de Alta Costura un domingo en París definido por un enfoque de ritmo lento hacia la moda, uno que resonó en Valentino y Céline.

|
mar. 6 2017, 7:07pm

Balenciaga fall/winter 17

Ha pasado un año desde que Raf Simons dejó su puesto en Dior citando demasiado trabajo y muy poco tiempo. Su jugada hizo pensar a la industria sobre su propio ritmo imposible, pero al final la moda no tenía la capacidad de atención para realmente arreglar estos problemas. ¡La ironía! Así que aquí estamos, yendo más rápido que nunca, haciendo que los diseñadores fabriquen más colecciones, más eventos, y más proyectos especiales para aplacar nuestra sed insaciable por lo nuevo. Atrapados en la rueda que gira, los diseñadores son forzados a reaccionar de la única forma que pueden: a través de su oficio. Ha generado una nueva apreciación por el valor artesanal expresado en un enfoque de Alta Costura hacia la moda. En Londres esta temporada, Erdem mostró una colección virtualmente compuesta de vestidos de noche, dejando sus piezas más vendibles para el piso de ventas. En Burberry, Christopher Bailey puede que haya adoptado el see-now-buy-now, pero no se pudo resistir a entregar ocho capas de Alta Costura para el final de su show. Alessandro Michele bordó el forro de las prendas —¡¿qué más necesitas saber?! En Maison Margiela, John Galliano dejó caer gota a gota los temas y técnicas de la colección de enero de Alta Costura en su ready-to-wear, vinculando eficazmente la producción comercial de la marca con su Alta Costura. Demna Gvasalia se ha enamorado cada vez más con el aspecto artesanal de su trabajo desde que se unió a Balenciaga en 2015 y moviendo su show de Vetements al itinerario de Alta Costura desde el año pasado.

Balenciaga otoño/invierno 2017

Para un diseñador de 36 años, que fue catapultado a la fama de la moda en un tiempo récord y ahora diseña seis colecciones al año, la atracción a la Alta Costura y sus formas de ralentizar son comprensibles. Él marcó el aniversario número 100 de Balenciaga con nueve vestidos de Alta Costura que cerraron su show de otoño/invierno 2017 el domingo en París, pero hay una sensación sobre que no necesitaba una razón. De hecho, el sistema de ritmo lento de la moda en los inicios de Balenciaga enmarcó toda la colección, presentada en lo que se sintió como un vasto estacionamiento de carros cubierto por una masiva alfombra con el logo de Balenciaga. "Es como trabajo siempre: usar las prendas inspira nuevas prendas, así que encontré estas imágenes de los lookbooks de Cristóbal que no había visto antes", dijo Demna, refiriéndose a Cristóbal Balenciaga, "donde las mujeres sosteniendo los abrigos lo hacían de esta manera, con números", haciendo un gesto, meciendo su muñeca por encima del hombro. "Y pensé que ese era el gesto que quería estudiar esta temporada, el cual igualaba a la elegancia para mí pero también tenía algo bastante cool. Aquellas dos palabras son como una fusión sobre lo que hago en Balenciaga". Sonaba más como un couturier de antaño que como el diseñador estrella de la era de las redes sociales, y no podías evitar visualizarlo como un pequeño niño en Abjasia escenificando shows de moda compuestos por las batas de dormir cortadas de su abuela junto con su hermano más joven Guram —ahora el CEO de Vetements— quien vendería boletos a la familia y se aseguraba que se generaran ingresos.

Más de i-D: La visión de Demna Gvasalia en el movimiento global de Vetements

Balenciaga otoño/invierno 2017

Antes de que Demna fuera el diseñador más cool y más subversivo en París, fue un chico en una provincia de la Georgia comunista, quien soñaba con la Alta Costura. Y tiene la habilidad para hacerlo. "Tomé esos vestidos ideales de Cristóbal", explicó los vestidos que cerraron el show, "y empecé a retorcerlos en todas las direcciones posibles, pero era demasiado, pensé. Así que decidí mantenerme puro a lo que esos vestidos eran antes. Ninguno de ellos existen en nuestros archivos hoy en día, por lo que realmente los hicimos desde cero: el volumen, la tela, todo". Después añadió a ellos los elementos insignia de Demna de otra manera, poniéndole a los vestidos prácticos bolsillos o haciéndolos con la tela que él normalmente usa para las parkas. No fue una colección de Alta Costura. Al contrario, la mayoría de los looks que mostró antes de esos vestidos salieron pulsando con el atractivo comercial del streetwear y la sastrería que necesitan con el fin de mantener el barco de Balenciaga a flote. Pero no había manera de que esos vestidos no robaran el show, y aunque no se producirán —puedes pedir uno si tienes demasiado dinero— fue asombroso ver a Demna hacer su intento en el sueño de la Alta Costura, un tipo de moda contrastando el ritmo lento con la máquina de ventas que es de otra manera su vida. "Son cien años", dijo, recordándonos del aniversario de Balenciaga, "y este es el año donde la Alta Costura podría estar disponible en Balenciaga de nuevo". ¿Estaba Demna dándonos una pista sobre el futuro renacimiento de la línea de Alta Costura de la casa? Podrías pensar que eso sólo añadiría más a su carga de trabajo, pero lo haría un soldado realmente feliz.

Valentino otoño/invierno 2017

A Pierpaolo Piccioli le toca hacer ready-to-wear y Alta Costura para Valentino, y sus visiones en la costura artesanal son refrescantes. "Todo mi trabajo en esta casa es sobre la individualidad y evaluar la diversidad", dijo en una de nuestras entrevistas el año pasado. "La Alta Costura habla sobre un tipo de una singularidad única en su clase, por lo que darle a la Alta Cosutra una perspectiva diferente tiene que ver con evaluar estos valores. No es sobre algo que aún pertenece a un pasado hermoso. Es sobre valuar la diversidad, y en este momento pienso que es muy importante hablar sobre la diversidad como belleza". Te dirá que no siente las presiones de una industria excesivamente trabajada, pero su colección ready-to-wear la tarde del domingo abordó la interminable búsqueda de la moda por lo nuevo. "Empecé esta colección pensando, ¿qué es lo nuevo? Y pensé, nada es nuevo, de hecho. Lo que es nuevo son las nuevas conexiones, nuevas perspectivas, y no tener ideas preconcebidas, porque nada puede ser realmente nuevo, aparte de tu forma de enfrentar y de la vida", Pierpaolo dijo en backstage, típicamente articulado y compuesto como si la colección con 61 looks que acababa de mostrar fuera simplemente otro día en el trabajo. Se puede sentir de esa manera no solamente porque vive en una pequeña villa costera italiana lejos del circo dinámico de la moda, sino porque escoge abordar su trabajo en Valentino con sensación y sensibilidad. Ignorando la carrera por lo nuevo, Pierpaolo lenta y graciosamente construye el mundo de fantasía de viaje en el tiempo que ha creado en la casa, fusionando eras y mundos de arte en su silueta insignia. Sus referencias son tan intrincadas como la artesanía con la que ejecuta sus colecciones, y es una forma de trabajar que a menudo hace que sus shows de ready-to-wear se sientan como si estuvieras viendo Alta Costura.

Más de i-D: Ceremoniales: Rick Owens, Chloé y Balmain en Paris Fashion Week

Valentino otoño/invierno 2017

Este fue el caso la tarde del domingo en los alrededores celestiales del Hotel Salomon de Rothschild donde Pierpaolo tocó la hermosa banda sonora de Lion y mostró una colección que conectó el romanticismo de la era victoriana con el Grupo Memphis, dos de los fundadores de los cuales —Nathalie du Pasquier y George Sowden— había invitado a colaborar en la colección. "No con su trabajo del pasado", notó. "Quería obtener sus pensamientos contemporáneos". Para Pierpaolo, la integración del Grupo Memphis de las formas de arte a través de las culturas representaba su filosofía en la moda. "Tenían la mente abierta a nuevas perspectivas; grandes artistas para la democracia". Sus modelos usaban aretes con la fecha del show —una reflexión del tiempo clave que pasa para el trabajo de un diseñador. Si el ready-to-wear representa la disposición y el cambio estacional, la Alta Costura es para siempre. Y la industria de la moda sería sabia en observar la interpretación de Pierpaolo de esa filosofía en su ready-to-wear. "Podría seguir por horas", dijo, interrumpiendo su propio discurso de las referencias de la colección y las creencias, y sentándose en ese show desearías que pudiera seguir por días. No puede ser declarado lo suficiente: sus shows en Valentino te llenan con un tipo de emoción y júbilo que no encuentras fácilmente en la moda, y está arraigado en el enfoque pragmático pero poético del diseñador. También, ese vestido de cuero en el look 42: ¡El cielo mismo!

Céline otoño/invierno 2017

En Céline, Phoebe Philo nos hizo girar en una instalación mecánica del artista Philippe Parreno, la cual tenía a los invitados rotando en enormes plataformas mientras los looks aparecían alrededor del Tennis Club. Philo no estaba de humor para las entrevistas en backstage o comunicados de prensa —se decía que su colección era un proceso de diseño que contaba la historia de cómo una colección es creada y la noción de cómo los cambios resultan en un impacto. Como Valentino, el sentimiento en Céline era una protesta en contra de la actitud por lo nuevo en la moda. Philo continuó su misión para crear un guardarropa sensible y expertamente diseñado que las mujeres quieran usar, y tuvo éxito en su enfoque indiferente. Sastrería oversized y abrigos duster dan en el clavo —esto fue daywear grandioso, de la forma realmente deseable. Céline no sueña con Alta Costura pero en su punto de vista ralentizado ciertamente cementó el espíritu del domingo aquí en París.

Céline otoño/invierno 2017

Desde Nueva York y Londres, a Milán y París. Ve todo lo que tienes que saber sobre el Mes de la Moda otoño/invierno 2017 aquí.

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams