jbc lingerie no es otra marca de lencería "feminista" más

Porque hay vida más allá de la copa D.

por Hilary Bourke
|
07 Diciembre 2016, 9:10am

En los últimos meses, muchas marcas han empezado a replantearse la ropa interior y a las personas que la llevan. El mensaje nos resulta familiar: la lencería no gira en torno a la persona que te la quita, sino a cómo se siente cada uno cuando la lleva. Pero a pesar de todo lo que se habla acerca de la positividad y la diversidad corporal, seguimos sin saber muy bien qué hacen activamente las marcas con respecto a este sentimiento. Después de todo, ¿una mujer de la talla 38 llevando un sujetador de 185 € es algo tan radical? Si estamos realmente tan comprometidos con la celebración de las "mujeres reales", ¿por qué tantas marcas se niegan a fabricar nada por encima de la copa D?

Estos sentimientos en ocasiones tan vacíos hicieron mella en Jarrah Benwell-Clarke y Bianca Cornale de JBC Lingerie. Ellas querían hacer algo real con la ropa interior, así que compraron un libro llamado Cómo confeccionar lencería. Y en ese mismo instante nació su marca.

Actualmente no solo están creando bonitas prendas de ropa interior, sino también presentándolas de un modo que puede llamarse real con todas las letras. Su marca es inclusiva de las diferentes expresiones de género y los diferentes tipos de cuerpo. Y sí, llegan hasta la copa F.

¿Qué es lo que más frustración os despierta con respecto a la industria de la lencería?
Jarrah:
Supongo que las marcas que proclaman la positividad corporal pero a la hora de la verdad no la apoyan.

Bianca Cornale: Y además no tienen un rango de tallas demasiado inclusivo, o las imágenes que emplean para promocionarse no se ven respaldadas por sus prácticas de trabajo o su método de ventas. Muchas marcas se venden con determinada imagen pero después no tienen tallas para las mujeres con más curvas.

Vosotras os habéis comprometido con diferentes representaciones de género y eso resulta refrescante. Las marcas de lencería siguen tendiendo a ser muy heteronormativas.
Bianca: Para nosotras es muy importante representar la diversidad de género por varios motivos. Sobre todo porque adecuarnos a un único tipo de mujer o un solo tipo de persona no va en absoluto con nosotras. Tratamos de evolucionar constantemente con respecto a quién fotografiamos y a qué tipo de público nos dirigimos, de modo que representar la diversidad de género y contar con opciones para tipos diferentes de personas siempre ha sido el paso más lógico. Da igual qué aspecto tenga tu cuerpo y cuál sea tu anatomía, deberías poder tener acceso a lo que quieres.

¿En qué ha cambiado el modo en que veis la lencería gracias a abrazar la diversidad?
Bianca: Trabajar con la comunidad queer ayuda a cambiar la idea predominante de la lencería como algo exclusivo que se ponen las mujeres cis para disfrute de su pareja cis-hetero. La lencería puede ser para todo el mundo y nos sentiríamos honradas si, de algún modo, pudiéramos contribuir a que las personas se sientan más cómodas en su propia piel, o si pudiéramos encontrar algo que les ayude a expresar quiénes son. De ese modo, una vez más, queremos transmitir la idea de que la lencería es para quien la lleva, sea quien sea, y no para los demás. Imagino que la suposición automática es que la lencería es para las mujeres, pero queremos avanzar a partir de esa idea y mostrar que en realidad gira en torno a la comodidad y a cómo se ajusta esa lencería a otro tipo de anatomías.

En cuanto al amplio papel que desempeña la ropa interior en la vida de las personas, ¿hasta qué punto tenéis en cuenta la conexión tradicional entre sexo y lencería a la hora de diseñar para JBC?
Jarrah: Creemos que esa es más bien la imagen predominante que ha tenido la lencería en el pasado. Todo ha girado en torno a la mirada masculina y a la idea de que la lencería es para tu pareja, que no utilizas lencería a menos que sea para alguien. Intentamos defender que todo el mundo puede ponerse lencería cada vez que se sienta sexy. También tratamos, cuando hacemos una sesión de fotos, de evitar hacer fotos de cama e intentar centrarnos en cómo se sienten las modelos llevando la ropa interior.

Bianca: Pero por supuesto el resultado va a ser sexy, ¡son tías en ropa interior! Queremos que tenga un aspecto sexy, pero de una forma diferente. No tiene por qué ser para una pareja, no tiene por qué ser para un encuentro sexual.

¿Creéis que es preciso que la gente empiece a separar la conexión entre lencería y sexo?
Jarrah:
No creo que haga falta hacer esa separación, solo es preciso ver que la lencería es algo para todos los días que llevamos a diario como parte de nuestro vestuario. No hace falta que esté conectada con el sexo. Cuando diseño los productos pienso en ellos de varias formas diferentes: hay lencería que te pones para un encuentro sexual y también está ese sujetador tan poco sofisticado que te pones todos los días porque es comodísimo. La lencería se lleva por muchos motivos diferentes al sexo. Puedes sentirte sexy sin tener sexo o sin sentirte deseada por otra persona.

Entonces, ¿cuál es para vosotras el papel de la ropa interior bonita?
Bianca:
Hay algo realmente increíble en estrenar ropa interior, pasearte con ella por una habitación y hacerte selfies. Incluso aunque no vayas a enviárselos a nadie, es como, "¡Qué guapa estoy! Voy a hacerme unas fotos, voy a sentirme bien". De ese modo puedes separar la lencería del sexo y pasa a ser solo para quien la lleva. Es una forma interesante de autoexpresión, porque puede que nadie más la vea. Puede ser algo privado y quizá solo para ti, pero también puede marcar la diferencia en torno a cómo te sientes y cómo te desenvuelves en el día a día. Así es como la lencería tiene el poder de cambiar a las personas y de ayudar a que se sientan cómodas en su propia piel.

@jbclingerie

Recomendados


Texto Hilary Bourke
Fotografía Anna Cunningham.
Modelos Laura Vudè, Amari Winters y Manon Alfano

Tagged:
mujeres
Feminismo
Cultura
Diversidad
Plus Size
tallas grandes
lenceria