Publicidad

la nueva cara de fashion week: el quinto día en parís

Mientras que los shows de ‘menswear’ de otoño/invierno 2017 terminan el domingo en París, Paul Smith, Lanvin, y Kenzo reflejaron las transformaciones que ‘fashion week’ ha experimentado esta temporada, desde shows mixtos a colaboraciones importantes.

por Anders Christian Madsen
|
23 Enero 2017, 10:10am

No puede ser una tarea fácil reportar las tendencias en fashion week estos días. En lugar de la altura de los tacones o los dobladillos, mujeres y hombres están comprando looks, tendencias y el espíritu de la época; el barroco urbano de Alessandro Michele en Gucci es el mejor ejemplo. No estuvo en el calendario de menswear esta temporada, habiendo decidido fusionar su colección de hombres con el show de mujeres en febrero, junto con una cantidad de otros diseñadores. Los vientos del cambio han creado una nueva fashion week para hombres donde parece haber tantos looks de mujer en un show como menswear, y no estás totalmente seguro si estás viendo el show de la línea principal de hombres con una línea principal de mujeres, o una pre-colección de mujeres, o Alta Costura, o simplemente menswear en mujeres. A eso añádele que las colaboraciones parecen estar en cualquier show, y de repente hay mucho a que seguirle la pista.

Paul Smith otoño/invierno 2017

Nos ha puesto en un estado de limbo en fashion week, donde probablemente podemos esperar ver tanto menswear en los shows de mujeres en febrero —y después empezar a averiguar si lo puedes comprar inmediatamente, si parte del show es una colaboración de edición limitada, o si tenemos que esperar los tradicionales seis meses para comprarlo. Son los inicios de la revolución más grande en la moda desde el nacimiento del ready-to-wear hace medio siglo, y no será una transición rápida o fácil. Para algunos diseñadores, unir sus colecciones es natural, como es el caso de Paul Smith, quien lo hizo el domingo en el último día de los shows de hombre en París. Para otros, ese no es necesariamente el caso.

Paul Smith otoño/invierno 2017

"Simplemente me recordó por qué empecé a hacer prendas para mujer, lo cual fue porque gente como Grace Coddington y Liz Tilberes, Peter Lindbergh y todas aquellas personas estaban fotografiando mis prendas de hombre usadas por Linda Evangelista, etcétera", Sir Paul Smith dijo en backstage. "Ésa es la razón por la que empecé mis colecciones de mujeres, por lo que fue lindo poder mostrar cosas como mi inicio". Presentó looks mixtos en una coreografía vivaz, radiantes modelos masculinos y femeninos mirando a los invitados mientras caminaban por la pasarela del Beaux Arts en sus trajes a cuadros Paul Smith, sastrería con paisley y jacquard, y tejido de punto fair isle.

Más de i-D: Caníbales corporativos: El primer día en los shows masculinos de París

Paul Smith otoño/invierno 2017

El diseñador había minado sus propios archivos para la exhibición —Anna Wintour en primera fila— pero antes la forma en la que los grandes de la moda estilizaban y fotografiaban a los supermodelos no era unisex hasta que Sir Paul lanzó su womenswear a principio de los noventa. Aquí, su impecable sastrería fue adaptada para las damas, "el corte de las mujeres es muy diferente al corte de los hombres", como notó, mientras que el menswear retenía "un sentimiento un poco dandy", dijo, refiriéndose a un traje de terciopelo de los setenta que inmediatamente te hacía pensar en su trabajo para David Bowie. "Pero el terciopelo que usé al principio probablemente era tela de cortina, porque no podías comprar terciopelo para prendas en ese entonces", recordó Sir Paul. La categorización de menswear y womenswear es algo gracioso. Al final del día, ¿las prendas no son simplemente prendas en diferentes tamaños?

La mayoría de los diseñadores argumentaría que tienes que recortar una chamarra diseñada para mujeres para que le quede a un hombre y probablemente viceversa, pero viendo a los asistentes en estas fashion weeks, a pocos parece importarles. Los hombres están usando abrigos de mujer en talla extra grande; las mujeres están usando blazers de hombre en talla extra chica. Es un acercamiento a la moda libre de escándalo que tiene un efecto calmante en estos tiempos de fusiones y colaboraciones en fashion week. Lucas Ossendrijver diseña para Lanvin, una de esas casas que divide sus líneas para hombres y mujeres en conceptos diferentes, con diseñadores diferentes (aquí también se encuentran Louis Vuitton, Dior y Dior Homme, Hermès, e Issey Miyake).

Lanvin otoño/invierno 2017

Entonces, la mañana del domingo él no era simplemente libre de hacer decisiones sobre formatos de show mixto y unisex vs. para mujeres y para hombres, pero fue capaz de enfocarse en lo que él cree que realmente importa en el menswear en este punto de la época: "Es algo con lo que creo que la gente se puede relacionar más —menos moda, en cierto sentido", dijo en una exhibición anticipada. "Veo el estado en el que la moda está, y a veces pienso que es sobre ser muy seguros y clásicos, en lo cual no creo, porque necesitamos fantasía. Para mí, la moda siempre ha sido un escape. Personalmente, era un escape. Quería alejarme de donde venía y fui a París. Y creo que la moda tiene ese poder y ese rol. Tenemos que mostrar otra realidad, llevar a la gente a otro lugar. A veces puedes alejarte demasiado y es muy extremo, y al final nadie lo va a usar. Por lo que esta temporada quería regresar a algo más relacionable, pero aún así elevado". 

Lanvin otoño/invierno 2017

Su colección para Lanvin no era para nada 'clásicos con un giro', eran insignias del guardarropa masculino reconstruido y redimensionado a nuevas alturas expertas, perfeccionadas de una manera en la que sólo una mente pragmática de diseñador como la de Ossendrijver podía dominar. El show abrió con una bufanda miniatura de futbol (alerta de tendencia: regresarán esta temporada) con la palabra 'nothing' tejida en ella. "Significa ninguna colaboración, ningún arte, ninguna impresión, ninguna decoración", explicó. "La colección entera para mí es sobre lo que trata el diseño: construcción, proporción —¿cómo creas una prenda? Todos conocen la camisa de cuadros, el pantalón tipo chino, la chamarra de cuero, la parka. Éstas son cosas que todos los chicos usan, lo cual veo todo los días y me encanta. La pregunta es, ¿cómo elevas eso? ¿Cómo se convierte en moda? Pero sin que sea extremadamente lujoso —quería que fuera un poco humilde".

Lanvin otoño/invierno 2017

El núcleo era sobre confección de prendas, rehaciendo las instituciones del menswear sin la ayuda de colaboradores de la forma que lo hemos visto en muchas pasarelas esta temporada, sin duda un signo del famoso efecto Vetements siguiendo el influyente show de colaboraciones de la marca de culto el julio pasado. En Kenzo, Carol Lim y Humberto Leon también hicieron una gran transición, pero a diferencia de otras marcas que escogieron fusionar su show de hombres y mujeres, ellos no mezclaron sus colecciones. En su lugar, el show de mujeres siguió al de hombres en una experiencia de Kenzo de 20 minutos situada alrededor de un área abierta de backstage.

Más de i-D: Compra hasta desfallecer: Vetements lleva el consumismo a la Alta Costura

Kenzo otoño/invierno 2017

Habían escogido traer el backstage al centro de la pasarela, donando el presupuesto que ahorraron del show a sus fundaciones favoritas. Inspiradas por el surf ártico, las dos colecciones tenían como base la misma idea pero estaban alejadas de ser sólo para hombre y sólo para mujer. Lim y Leon estaban "celebrando a las mujeres y hombres, que experimentan un ambiente sin importar que tan crudo sea, y esperando que continúe para siempre", escribieron en las notas de su show. ¿Los diseñadores estadounidenses se estaban refiriendo al formato de show mixto o al calentamiento global que su nuevo presidente cataloga como falso? Probablemente ambos, y en un fin de semana que vio a las mujeres marchar en contra de Trump y sus ideales, ambas declaraciones eran notas honorables para terminar la temporada de hombres —y parcialmente de mujeres— de otoño/invierno 2017 en París. Cuando los shows terminen la próxima semana en Nueva York, estos sentimientos sin duda resonarán aún más en tierra estadounidense.

Kenzo otoño/invierno 2017
Más de i-D: Cuando las líneas se confunden: Louis Vuitton y Supreme

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams