mujeres en el graffiti

¡Imágenes en movimiento de artistas jóvenes del graffiti haciendo lo que más les apasiona y define su forma de vida: pintar! i-D y Nike Cortez se unen para investigar qué es lo que motiva a estas artistas a agarrar el aerosol y salir a expresarse a las...

por i-D Team
|
28 Junio 2017, 6:15pm

Ariadnah Luna
24 años

¿Cuál es tu nombre de graffitera? MAYA.

¿Cómo empezaste en el graffiti? Creo que con esto se nace. Recuerdo cuando estaba muy pequeña pintaba mi nombre en todos lados, era como querer estar en todas partes.

¿Cuándo fue la primera vez que agarraste una lata? Tenía trece años, fue la peor bomba que he hecho, porque no tenía la noción de lo difícil que es controlar un aerosol en tus manos, pero después te das cuenta de lo que puedes crear y en ese momento todo explota; tienes el tiempo y la libertad de expresar lo que tú quieres.

¿Tuvo que ver con quienes eran tus amigos? Sí, influyó bastante mi círculo social. Tenía un primo que era graffitero y me preguntaba "¿Por qué siempre lo regañan?" o "¿Por qué siempre guarda su dinero para comprar pintura?" "¿Qué tanta felicidad le da un bote de pintura, que se reprime de otras cosas?" Hasta que lo entendí.

¿Cuándo crees que encontraste tu estilo? Yo creo que el estilo lo tienes desde que naces, porque es la esencia que tiene cada persona pero que te hace ser único.

¿Cómo defines tu estilo? Es callejero, bombas, soy aquí y allá, que me vean todos, aquí estoy siempre.

¿En qué colonias es donde más sales a rayar? Soy de la Santa María la Ribera, colonias céntricas: Guerrero, Tepito, Peralvillo, San Rafael, Aragón.

¿Se han acercado a ti o has hecho algunas piezas con permisos? Sí, tenemos un buen muro que esta sobre Insurgentes, es uno legal, cada letra mide 15 metros. Fue una misión muy grande pero muy satisfactoria ver a los lejos lo que tu pudiste hacer y que todo mundo diga: ¡Wow! ¿Cómo lo hizo?

¿Anécdotas ilegales? Sí, en la calle es muy básico cuidarte de la gente y de la patrulla. Una ventaja que tengo es ser mujer, es más fácil escapar. Pero obvio también he tenido que correr, esconderme, he estado arriba de una patrulla, en un torito, pero todo eso vale la pena porque el graffiti me da satisfacción. Cada que pase y vea mi obra, me voy acordar que por eso estoy en el torito, o que por eso me corretearon. Cada bomba es una historia.

Paulina
28 años

¿Nombre de graffitera? TYSA

¿Cómo empezaste en el graffiti? Empecé en tercer semestre de prepa, conocí a una bandita que hacía tags y se dedicaban a pintar y me llamaba mucho la atención el aerosol como herramienta. Yo desde niña dibujo, entonces cuando llegué y vi el gran formato me llamó la atención.

¿Empezaste a practicar mucho? Claro, la lógica es que si ya tienes tus latas, luego tienes que encontrar dónde pintar. Te tienes que forzar a salir a la calle para pintar, y eso me dio una disciplina.

¿Una anécdota emocionante? Llevo como 12 años pintando y en ese tiempo siempre pasan cosas con la ley, siempre hay que interactuar con ellos. La primera vez que llegué a la cárcel por el graffiti estaba muy pequeña, me sentí súper bien. Creo que ahí tomas la decisión de seguir haciéndolo o no, cuando llegan las consecuencias al respecto. Luego entendí que era muy tonto estar en la cárcel por pintar, no entendí la lógica del vandalismo entre comillas, para mí el vandalismo real es esta gente que en verdad tienen una causa política social y quieren estresarte; yo no quiero eso.

¿Cómo crees que encontraste tu estilo? Pues yo creo que eso se va dando mientras practicas y que sea parte de una necesidad el pintar, porque la verdad esto es cansado, caro y pesado. Pero hay un gran goce de estar aprendiendo la técnica y de estar conociendo banda que está en esto. Cuando estaba morrita ni siquiera tenía la palabra "estilo" en mi vocabulario, realmente lo que yo pensaba era "esto está divertido, es increíble" y con el paso de los años desperté y me di cuenta que ya había elaborado una gráfica. Que al final es lo que sucede cuando haces esto por amor. Yo pasé 6 años pintando un solo personaje y fue muy extraño una vez levantarme y darme cuenta que solo había pintado durante 6 años un personaje, y ahí entendí que en mi proceso creativo había sido para entender el aerosol, pero cuando supe que ya lo sabía manejar, fue cuando me atreví a realmente hacer mi gráfica, a salirme de la línea, y que me valieran las reglas del graffiti, porque lo divertido es que no las hay.

¿En qué zona de la ciudad podemos encontrar tus cosas? Yo vivo en la zona Centro Norte de la Ciudad de México, pero tengo graffitis por toda la ciudad.

¿Tienes muros legales? Un edificio en Tacubaya, ahí sigue. Ha sido la misión más difícil de mi vida, porque estaba muy difícil pintar ahí, por ser en una vecindad. Fue un problema interactuar con toda la gente que vive ahí, que les gustara lo que yo estaba haciendo y me dejaran terminar, entonces me siento orgullosa de ese muro.

¿Vives de esto? Sí, la verdad tengo 5 años que vivo de lo que hago, cuando entendí que no tenía por qué estarla pasando mal.

¿Cómo se vive del graffiti? Tengo un proyecto aparte del graffiti, se llama Bombing Cupcakes. Es un estudio donde hacemos piezas comestibles, entonces trabajo con artistas, con los que he crecido, de aquí y de otros países, con diseñadores, tatuadores, ilustradores, graffiteros y el afán es hacer nuestro arte comestible.

Más de #iDCortez:

La historia del Cortez

Shuffle y Jumpstyle en México

Mujeres en el rap

Credits


Gifs Jaime Martinez
Estilismo Tino Portillo
Maquillaje Adrían González
Producción Alexa Osuna

Tagged:
mexico
Graffiti
arte
Cortez
Μoda
nikecortez
mujeres en el graffiti