las modelos y las fiestas de los 90 en nueva york reunidas en este nuevo libro

Durante cuatro años, el fotógrafo Nick Waplington pasó sus días documentando a Christy Turlington y a Naomi Campbell durante sus pruebas de vestuario en el estudio de moda de Isaac Mizrahi en el Soho neoyorquino. Además, también nos regaló sus noches...

por Alice Newell-Hanson
|
07 Marzo 2016, 11:51am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Richard Avedon fue quien presentó a Nick Waplington y Isaac Mizrahi. Avedon había visto la obra del fotógrafo británico, que entonces tenía 22 años, mientras que Waplington todavía estudiaba en el Royal College of Art y, como lo recuerda Nick: "Dick decidió que Isaac y yo debíamos trabajar juntos porque, básicamente, los dos éramos bastante jóvenes".

La idea era que Waplington documentara el funcionamiento interno del estudio de Mizrahi, mientras la entonces futura estrella del diseño neoyorquino se preparaba para las semanas de la moda.

Ahora, 20 años después, Waplington está a punto de publicar las imágenes en un nuevo libro, The Isaac Mizrahi Pictures: New York City 1989-1993 (Damiani), coincidiendo con una retrospectiva del trabajo de Mizrahi en el Jewish Museum, que se inaugurará a finales de mes.

La marca de Isaac ha pasado por varias transformaciones y las imágenes de Waplington retratan las principales inspiraciones durante su primer estallido en la escena de la moda en Nueva York: los colores vivos y la teatralidad intrépida y glamurosa. También muestran la energía e intimidad del estudio de Mizrahi en la época, cuando Michael Hutchence se pasaba a saludar junto con Helena Christensen, Spike Lee con Veronica Webb o André Leon Talley con Sandra Bernhard ("cantando canciones de Doris Day juntos").

"Nunca antes había asistido a una prueba de vestuario de moda", me dice Nick por teléfono desde LA. "Y cuando empecé, al parecer me pusieron a prueba durante un par de días ya que les preocupaba tener a un tipo heterosexual en una habitación llena de modelos desnudas, pero pasé la prueba, supe controlar mi lujuria, estaba relajado y el resto también estaba bastante relajado conmigo".

Entre los momentos de frenesí —dirigiendo modelos y trabajando entre montañas de seda con tijeras y alfileres— había otros momentos de espera y delirios nocturnos que vienen tras largas horas de trabajo para cumplir con una entrega.

"Sonaba la música y había muchas bromas y luego venían los momentos serios. Los días eran largos cuando solo quedaba una semana para la semana de la moda. Era muy interesante, el preámbulo y el alboroto, corriendo de aquí para allá, pero también había esperas largas, y eso fue mucho antes que los smartphones, así que me dedicaba a leer".

Junto con las imágenes de capas de PVC rosa eléctrico y cascadas de tul, vemos también las fotos que hace Waplington de su otro foco de atención a principios de los noventa: la escena del house y el techno en Nueva York.

"Era una época interesante en Nueva York por aquel entonces. Fue antes de que empezara la limpieza hecha por el alcalde Giuliani y Manhattan todavía no era una fortaleza para los ricachones como lo es ahora", dice Waplington. "En aquella época quería hacer un libro sobre Nueva York, no solo sobre mi trabajo con Isaac. Creo que la dinámica de las dos colecciones de fotos juntas funciona muy bien, se convierte en un documento histórico que muestra una gran época de Nueva York".

"The Sound Factory era un antro after-hours gay que solo abría los domingos por la mañana, el resto del tiempo el edificio permanecía cerrado. El DJ Junior Vasquez solamente pinchaba allí, era una locura, era muy bueno", dice Nick. "Era una época en la que todavía se podía fumar dentro de los edificios, así que en estos antros se formaba todo el tiempo una capa densa y espesa de humo de marihuana".

Los jueves por la noche, Save The Robots continuaba con el espectáculo, hasta que otra fiesta empezaba cerca de la terminal de autobuses de Port Authority, que arrasaba hasta que era suficientemente tarde para ir a Boy Bar. "Luego, por supuesto, también iba a Limelight y a The Tunnel".

Se veía zapatos de plataforma caseros tan altos que había que llevar rodilleras, drag Queens deslumbrando con lentejuelas y lamé, una falta de inhibición generalizada, alegría y sudor.

Las imágenes de Waplington contrastan muestran la ropa de Mizrahi en una época de la historia del Downtown de Nueva York que ahora se somete a una nostalgia obsesiva, y aunque el mismo Isaac no era cliente frecuente de Sound Factory —"ese era mi rillo", dice Waplington—, sus diseños demuestran la alborotada diversión y experimentación de, digamos, una noche en Jackie 60.

Cuando Chanel invirtió en la marca de Isaac Mizrahi en 1993, Waplington concluyó su proyecto. "Creo que querían algo más pomposo", nos explica. Pero no abandonó del todo el mundo de la moda, su siguiente proyecto, donde retrató la obra de Alexander McQueen, se ha convertido en uno de los documentos más perdurables del legado del difunto diseñador.

Fotografiar a diseñadores de moda mientras trabajan, nos dice Waplington, es como correr una carrera de 10 kilómetros: "Hay momentos en los que te sientes como una mierda, pero si le echas horas, crear ese cuerpo de trabajo al final resulta fantástico."

'The Isaac Mizrahi Pictures: New York City 1989-1993' estará disponible de la mano Damiani a partir del 22 de marzo de 2016.

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Nick Waplington, cortesía de D.A.P.

Tagged:
90S
NY
Cultura
Nueva York
Libros
publicaciones
Nick Waplington
Isaac Mizrahi
impresos
damiani