inez & vinoodh hablan sobre tomar conciencia del sida, rihanna y el nueva york de los años 90

El dúo holandés pionero de la fotografía es honrado por ACRIA, buscamos más información sobre el impacto del SIDA en las comunidades creativas, y por qué es importante mantener el diálogo abierto.

|
10 diciembre 2015, 3:54pm

"En Nueva York, el SIDA es la principal causa de muerte de los hombres entre las edades de veinticinco y cuarenta. Todas las profesiones, desde Wall Street hasta los Washington Redskins, se han visto afectadas, pero en las artes (y sus hijastros, la moda y el diseño interior), el impacto ha sido más visible". Michael Shnayerson escribió estas palabras en One by One, un perfil de la revista Vanity Fair que revela el impacto devastador que tuvo el SIDA sobre toda una generación de los creativos más brillantes de la ciudad de Nueva York. El artículo de Shnayerson se publicó a principios de 1987, mucho antes de que Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin se convirtieran en dos de los fotógrafos más célebres de la industria de la moda, pero tan solo unos meses después de que ambos pioneros comenzaran a trabajar juntos en Ámsterdam durante los días más oscuros de la pandemia mundial.

Esta semana, el dúo holandés será honrado por ACRIA en la 20va cena anual de días festivos de la fundación del SIDA de Nueva York. Durante años, Inez y Vinoodh han apoyado a la organización impulsada por la comunidad mediante la donación de fondos y contribuyendo obras a sus subastas benéficas: "Obras que encarnan la celebración de la vida que ACRIA y su misión encarnan", dice Benjamin Anderson Bashein de ACRIA. Antes de la subasta benéfica, hablamos con Inez acerca de por qué una nueva generación tiene que adoptar el sexo seguro.

Han estado trabajando juntos desde mediados de los años ochenta. ¿Puedes contarnos más sobre cómo era el clima o diálogo cultural más amplio en torno al VIH/SIDA en ese momento?
Vinoodh y yo crecimos en Ámsterdam, y empezamos a trabajar juntos en 1986; yo todavía estaba en la escuela de arte y Vinoodh acababa de terminar la escuela de arte. Cuando haces la transición a los primeros años de la vida adulta y empiezas a hacer amigos con gente involucrada con diferentes elementos culturales, como que entras a un mundo más amplio que en el que pasaste tu adolescencia. En ese tiempo, todavía se sentía bastante misterioso; había una cantidad muy mínima de información disponible. Era una nube oscura que se infiltró en la vida cultural y la vida del club. Pero para nosotros era la primera vez que realmente hablábamos con la gente sobre el VIH, conocimos a gente que era VIH positivo, o ya habíamos perdido gente por la enfermedad. Fueron los otros artistas mayores que nosotros trabajando en Amsterdam los que nos estaban informando, a nosotros los jóvenes, sobre ella. 

También, como fotógrafa, una manera importante de ver y ser informados sobre el VIH era a través de la obra y vida de Robert Mapplethorpe. Creo que ésa tal vez fue la influencia o momento informativo más directos: impresionarse con su obra, pero al mismo tiempo aprender sobre todas las cosas que están vinculadas a ella. Desde un punto de vista cultural y en términos de nuestra propia evolución como fotógrafos, gran parte de nuestra información provenía de Mapplethorpe. En ese momento, era una gran influencia para muchas personas, no solo en la fotografía, también en el mundo del baile o la cultura de la vida nocturna.

Sé que pasaron algunos años después de aquellos primeros días oscuros, pero ¿viste algún cambio en la cultura o conversación sobre el VIH cuando te mudaste a Nueva York?
Nos mudamos a Nueva York en 1995, así que sí, fueron unos 10 años después. En ese momento estábamos un tanto convencidos de que las personas ya no morirían por infectarse con el VIH. Todos nuestros amigos estaban diciendo que los nuevos tratamientos (cocteles de píldoras combinadas, por ejemplo) eran eficaces y que el miedo a morir no era tan fuerte. Conforme ha pasado el tiempo, hemos aprendido que ése no es el caso; la información y el tratamiento han avanzado mucho, pero aún hay gente que muere. Uno de nuestros amigos con el que trabajamos mucho, un peluquero con quien hicimos todo nuestro trabajo inicial; no sabíamos. En ese momento todavía había un inmenso estigma, incluso de decirlo, y él nunca nos dijo que era VIH positivo. Cada vez que el tema surgía, los amigos dirían 'hay medicamentos,', pero por supuesto, falleció. La gente todavía parece pensar que te tomas un par de pastillas y vives tu vida tal y como la vives: así no es.

Hablamos con ACRIA recientemente sobre el trabajo que están haciendo para destruir mitos estigmatizantes y mejorar las vidas de la gente 0 positiva. ¿Qué fue lo que impulsó a que tú y Vinoodh trabajaran con la organización?
Lo que me gusta de ACRIA es que su base tiene sus raíces en el activismo y la comunidad cultural de la ciudad de Nueva York. Es genial ver que un grupo específico de personas (que han perdido a muchos de sus compañeros increíblemente creativos por la enfermedad) se unen e invierten en la comunidad a través de talleres y programas. Aprecio especialmente la forma en que proporcionan atención e información a las personas que son mayores y viven con el VIH. ACRIA tiene una gran columna vertebral cultural y el trabajo que hacen es increíble.

¿Por qué es importante seguir hablando sobre el VIH y la salud sexual en general?
Trabajamos con tanta gente joven, en sus 20 años de edad, y en el caso de muchas chicas que fotografiamos, yo soy quien les recuerda que sus parejas siempre deben usar condones. Cada vez que hablo con una chica en el set y están bromeando, '¡Oh, pensé que estaba embarazada!' no parecen estar tan preocupadas y eso me está asustando un poco. Creo que está presente en la mente de la gente, pero siento que ese mensaje no es lo suficientemente fuerte hoy como lo era antes. De alguna manera, es necesario que haya otra oleada de información para las personas más jóvenes en sus 20 años de edad para entender que un condón no es opcional.

Eso es muy cierto. Keith Haring volvió el sexo seguro y la abogacía directa sobre el SIDA en parte central de su trabajo y TLC incluso los usaba como accesorios para abrir un diálogo con los fans más jóvenes. Vinoodh y tú han trabajado en campañas benéficas, incluyendo fotografiar a Rihanna para Viva Glam de MAC...
Es por eso que creo que Rihanna y Viva Glam de MAC son tan importantes. Rihanna, Miley, las personas que los chicas jóvenes admiran y escuchan, y que difunden estos mensajes, pero quizá aún más explícito de lo que está sucediendo ahora. Eso puede ser difícil porque creo que todo es tabú hoy en día, en cierto sentido. Playboy ya no está mostrando desnudos, pero, al mismo tiempo, ¡el público en general observa los videos sexuales de todos! Para empezar, la gente tiene dificultades para hablarle de sexo a los jóvenes pero debe haber formas para que el diálogo abierto sobre temas de salud sexual sea claro para todos.

Para obtener más información sobre la organización, visita aquí.

Credits


Texto Emily Manning
Imagen cortesía de Inez & Vinoodh