cómo se ve hoy lo ‘hecho en estados unidos’

Aunque la mayoría de los productos diseñados en EUA se siguen produciendo en otros lugares, un puñado de marcas interesantes de 1.61 a The Row están redefiniendo la identidad de los bienes hechos en Estados Unidos.

por Courtney Iseman
|
18 Diciembre 2015, 7:55pm

Photography Christine Hahn for 69

Cuando piensas en el clásico estilo hecho en EUA, algo como los jeans Levi's pre fast fashion es lo primero que se nos viene a la mente. Fuerte, colores primarios, construcción práctica y un montón de mezclilla. Pero, ¿cuál es la identidad de la ropa hecha en Estados Unidos, hoy? Hasta una marca como Levi's ya no produce la mayoría de sus prendas en el país. La mayoría de marcas de ropa han volteado desde hace mucho a puertos más económicos para establecerse. Fashionista escribe que en 1993, 52.4% de las prendas vendidas en Estados Unidos se hacían ahí, pero para 2013, esa cifra se desplomó al 2.6%.

Recientemente, un pequeño grupo de marcas han buscado producir en Estados Unidos, gracias a una combinación de tendencia y necesidad. Los jóvenes están tan entusiasmados de invertir en ropa hecha en América como lo hacen comprando comida local. Aunque muchas fábricas extranjeras ahora son equitativas en cuanto a estándares internacionales, las prendas hechas en EUA apoyan la economía doméstica, y ayudan a abatir el abismal porcentaje de desempleo. Pero con estas marcas gestándose en un panorama diferente de la moda, de pequeñas marcas independientes a lujosas ready-to-wear, ¿qué significa eso para la cara del estilo hecho en EUA? Seleccionamos seis marcas que creemos que están creando la nueva definición de lo que significa Made in America para encontrar porque han escogido esta misión y si les está funcionando.


Fotografía cortesía de The Row, otoño/invierno 2015

The Row
En esta etapa del regreso de lo hecho en EUA, muchas marcas están produciendo a menor escala, viviendo en un precio de venta contemporáneo y agotándose en boutiques pequeñas. The Row de Mary Kate y Ashley Olsen mantiene el ejemplo por las líneas de high fashion, demostrando que hasta una marca favorita de la moda, con buena ubicación en Barneys puede mantener buen ritmo de producción en el país. Las hermanas han tejido esta decisión como declaratoria de su misión, dejando claro su apoyo por la mano de obra de buena calidad en EUA en su sitio web. La ropa y accesorios de The Row ayudan a probar que tan lujoso puede ser el estilo americano, y ofrecer una opción doméstica para esos consumidores en el mercado. Es una opción que quieren: de acuerdo a Bloomberg Bussiness, EUA obtuvo el sitio más alto de un índice que medía la calidad de su manufactura de lujo, incluso arriba de Italia y Francia, entre 1,300 compradores encuestados por Unity.


Fotografía Jason Lloyd-Evans, Rodarte primavera/verano 2016

Rodarte
También representando el espectro de lujo está Rodarte, y es muy loco pensar que tantos escalones diferentes de producción deben de tener Kate y Laura Mulleavy en sus intrincadas creaciones. Ya sean si sus diseños sean desgarrados, con aplicaciones, en capas, fusionados, empalmados o estampados, han sido elaborados en Los Ángeles desde que se estableció la línea en 2005. Las Mulleavys siempre se mantienen fieles a sus raíces de LA, explicando la inspiración que ahí obtienen en sus entrevistas, rindiéndole tributo en sus colecciones y manteniéndose firme en su decisión de no unirse al resto de la pandilla de la moda en Nueva York. Así que hace sentido que la marca fiel a LA sea elaborada aquí, también. La soleada ciudad es parte del ADN de Rodarte, aún cuando no es inmediatamente obvia en sus blusas victorianas o vestidos grunge y goth. Lo que sea que las hermanas encuentran en LA, claramente está funcionando.


Fotografía Kevin Sturman, 1.61 otoño/invierno 2016

1.61
La línea de Nueva York de Kimberly Wesson y Aimee Cho está construida en el regreso a lo básico. Su ropa representa lo que podría ser el futuro de la moda con su neutralidad en el género a través de su minimalismo y utilitarismo. Creyendo que la autenticidad resultante es parte de la identidad de 1.61, Wesson y Cho están profundamente envueltos en cada paso del diseño y el proceso de producción en el área de Nueva York. "Creemos que necesitamos saber lo que está pasando hasta el más mínimo detalle, para poder hablar auténticamente sobre nuestro producto", explica Cho. "Conocemos a las costureras en las fábricas. Nos ponemos en la línea de producción si tenemos escasez en el equipo. Queremos que nuestros compañeros, además de nuestros clientes, vean nuestra dedicación en el producto y el proceso y se sientan inspirados por nuestro compromiso. No seríamos capaces de responder así, si se produjera en otro lugar".


Fotografía Kate Owen, Public School primavera/verano 2016

Public School
Así como LA es integral para Rodarte, Nueva York es integral para Public School. Cada perfil del dueto conformado por Dao-Yi Chow y Maxwell Osborne señala que los dos son nativos de Nueva York y tejen un intrínseco sentido de street wear neoyorquino en sus elevados diseños. Crecieron interesados en la ropa que veían en sus alrededores urbanos, comenzaron trabajando en líneas de ropa urbana (se conocieron en Sean John), ahora aportan esa inclinación urbana a su impecable sastrería y fresca y afilada estética. Son los diseñadores del momento en Nueva York para la industria de la moda, de la música y hasta del deporte. Así que es lógico que la vibra NY -no solo esté en la manera en la que se ve o se siente, estas prendas están diseñadas y hechas en la misma ciudad. La tela viene de EUA, Italia y Japón, y se transforma en ropa que hace puede hacer el mismo argumento que los New Yorkers: nacimos aquí.


Fotografía Jason Lloyd-Evans, CHROMAT primavera/verano 2016

CHROMAT
Inspirada por sus antecedentes en la arquitectura, la línea de creaciones exoesqueléticas de Becca McCharen ha sido usada por Beyoncé, Madonna y Nicki Minaj. Dejando el crecimiento astronómico de lado, McCharen sigue dirigiendo todos los aspectos de negocio de CHROMAT. Con tantos materiales juntándose, para crear ropa tan escultural, es difícil imaginar que cada componente se realice en Nueva York, pero es esa proximidad lo que ayuda a McCharen a mantener buen control de cada detalle. "Trabajar localmente me ha ayudado a desarrollar piezas complejas", dice. "Resulta conveniente poder hacer una visita a la fábrica y asistir en el a veces desafiante proceso. También hay muchos artesanos y diseñadores en NY, esa colaboración se da fácilmente para nosotros". Más allá de eso, la diseñadora siente la responsabilidad de no contribuir a los problemas actuales de manufactura que existen. Una vez explicó en una entrevista: "Nuestro equipo mantiene firmemente la idea que mantener la producción en NY por cuestiones de justicia social y salarios dignos".


Fotografía Alex Aristei

69
La línea de diseño anónimo sin género, está replanteando lo que puede ser la moda americana de múltiples maneras, una de las más importantes es el compromiso de la marca a la floreciente escena del downtown de Los Ángeles. Situada en el LA Fashion District oficial, la compañía diseña y confecciona sus amplias prendas, principalmente diseñadas en mezclilla, en una ciudad que no ha sido reconocida históricamente por su escena de moda avant-garde. Aunque el diseñador de la marca le dijo a i-D: "69 no puede ser categorizada en ningún momento o lugar", se está volviendo rápidamente sinónimo del nuevo estilo creativo de la ciudad.

Credits


Texto Courtney Iseman
Fotografía Christine Hahn para 69

Tagged:
denim
Public School
69
Estados Unidos
mezclilla
the row
1.61