sobre la diversidad de cuerpos de esta temporada en new york fashion week

Pero aún no es suficiente. Y los diseñadores están ignorando una industria de $18 mil millones de dólares.

por Margie Ashcroft
|
23 Septiembre 2016, 2:40pm

backstage at chromat spring/summer 17. Getty Images.

La inclusión de 'tallas grandes' siempre ha sido mínima en NYFW.

Cuando empecé en la industria de la moda en Nueva York hace cinco años, trabajando en un clóset de moda de Condé Nast, era la única persona que usaba una talla mayor a la 6 en todo el programa de pasantías. Aunque no podía entrar en los samples que le daban a los pasantes, aún trataba e interpretaba los looks de las pasarelas para mi figura y no dejaba que mi talla definiera mi identidad en la moda. Aún así, viendo las pasarelas, nunca vi mujeres que se vieran como yo.

Hoy en día, voy a New York Fashion Week cada temporada como corresponsal para diferentes publicaciones y reporto los shows sabiendo que lo más probable es que mi tipo de cuerpo no será representado. No sólo las mujeres de mi talla no son visibles en la pasarela, pero la mayoría de las marcas de moda en Estados Unidos no ofrecen prendas en tienda que se acomoden a mis curvas. Aunque la mayoría de los diseñadores no crean prendas más allá de las tallas 12 o 14, tenemos muchas marcas de fast fashion como ASOS, H&M, y ahora Zara que ofrecen una variedad de looks orientados a la moda en nuestro rango de tallas. Si las marcas del mercado masivo pueden ponerse al corriente con la demanda de tallas más grandes, ¿cuándo empezarán a prestar atención los diseñadores importantes de NYFW?

Bueno, estoy maravillada de reportar que los shows primavera/verano 2017 de Nueva York fueron más incluyentes que nunca en cuanto a diversidad de cuerpos.

Chromat es una de las marcas más visibles que está labrando el camino para una industria de la moda más inclusiva. La diseñadora de Chromat, Becca McCharen no solamente envió un surtido de mujeres curvilíneas como Denise Bidot, Iskra Lawrence, y Sabina Karlsson a su pasarela de primavera, también escogió a la destacada modelo trans Leyna Bloom para cerrar el show. Son momentos como éstos que estimulan a otros diseñadores a representar poblaciones diferentes dentro y fuera de las pasarelas.

J. Crew y Tracy Reese, siendo marcas estadounidenses más establecidas y comerciales, hicieron una declaración esta temporada al incluir a mujeres de todas las tallas en sus presentaciones en la Semana de la Moda. J. Crew seleccionó a empleados y amigos de la marca (entre los 13 y 70 años) para mostrar sus looks de primavera/verano 2017. Y Tracy Reese anunció que va a extender la selección de sus diseños a la talla 18 y 2x con el fin de representar aún mejor la diversidad de su consumidor.

Esta no es la primera temporada en la que diferentes tipos de cuerpos han aparecido en la pasarela en Nueva York. El año pasado, Chromat y su compañera de marca Zana Bayne incluyeron un rango de cuerpos en sus castings, como lo han hecho desde sus primeras colecciones. Durante los shows de primavera/verano 2016 en Nueva York, la ganadora de Project Runway Ashley Nell Tipton debutó su primera colección de tallas grandes. Esa misma temporada, la diseñadora Sophie Theallet tuvo a la modelo Candice Huffine en su show, y el icono del estilo curvilíneo Beth Ditto cerró Marc Jacobs.

Pero simplemente añadir a una modelo curvilínea en la pasarela no hace a una marca incluyente. Los diseñadores necesitan extender los rangos de tallas en tienda de sus productos si van a crear un cambio real fuera de la pasarela.

En el backstage de Chromat, hablé con la modelo y defensora de la positividad de cuerpo, Iskra Lawrence, sobre lo que significaba para ella caminar en una pasarela por primera vez en esta temporada. Como una modelo talla 14 y con 2.5 millones de seguidores en Instagram, el debut en pasarela de Iskra fue un gran paso para la visibilidad de tallas grandes. "Es asombroso saber que hay personas como Becca [McCharen] que quieren tomar riesgos y usar a chicas diferentes", dijo. "Cada mujer merece estar a la moda y ser capaz de ver alguna representación de ellas en la pasarela. Por mucho tiempo, la industria ha sido elitista al relacionarse con las tallas y el color de piel, ¡y eso simplemente no es justo! La belleza de los humanos es que somos diferentes. Lo diferente es emocionante".

Denise Bidot en Chromat. Fotografía Getty Images.

La modelo Denise Bidot, quien también estuvo en el show de Chromat, afirmó que "ser capaz de ver a alguien con quien te puedas relacionar en los medios es muy importante. Te permite creer que también puedes alcanzar tus sueños". Y está convencida de que la industria de la moda puede hacer más: "Los diseñadores tienen un papel que no tiene precio en la moda. Tienen la habilidad de hacer la talla que ellos quieran, por lo que no entiendo por qué muchos escogen no incluir tallas diferentes en las pasarelas. He notado un cambio desde que hice mi primer show en 2014, pero creo que podemos mejorar".

"Simplemente siento que la diversidad es cómo nuestra sociedad fue construida, ¿entonces por qué no diseñas cosas para todos?", dijo Sabrina Karlsson, quien caminó en dos shows esta temporada, incluyendo Chromat. "Entiendo que unas compañías se quieran enfocar en cierto grupo o en ciertas tallas, lo entiendo totalmente, pero creo que hay un punto en el que todos ganamos. Si más marcas empezaran a incluir un rango de tallas más grandes estarían vendiendo más prendas, harían más dinero, y todos estarían más felices. Creo que es pan comido, y una situación donde todos los involucrados ganan".

Los diseñadores afirman a menudo que hacer prendas de tallas más grandes no sería solamente más caro, pero que también hay más trabajo involucrado con el proceso de prueba. Cuando pregunté por qué no hay más diseñadores que diseñen para tallas más grandes, el diseñador Christian Siriano (quien envió cinco modelos de talla grande a su pasarela de primavera), habló abiertamente, afirmando, "Creo que pueden. Sólo pienso que es mucho tiempo y mucho trabajo. Lo que pasa es que, si eres un diseñador, entonces quieres superarte a ti y a tus diseños". ¡Quiero que todos esos diseñadores sepan que el tiempo que les toma invertir en extender sus diseños al mercado de tallas grandes vale la pena! Hay una industria de $18 mil millones de dólares esperando a ser atendida y las mujeres están más ansiosas que nunca por la inclusión de la moda.

Pero, como Bidot dice, los diseñadores en Nueva York están dando grandes pasos para hacerse más incluyentes respecto a los diferentes cuerpos, en parte gracias al poder de las redes sociales.

Plataformas como Facebook e Instagram están haciendo que alzar la voz por no ser representadas sea más fácil que nunca para las mujeres. Este año, la supermodelo de talla grande y activista del cuerpo, Ashley Graham lanzó la campaña F* THIS con la tienda canadiense Addition Elle para exigir acceso completo a la moda para las mujeres de tallas grandes. Y hace unas semanas, las modelos-activistas Clementine Desseaux y Charli Howard lanzaron The All Women Project, una campaña multi-plataforma de positivismo respecto al cuerpo de editorial, video y redes sociales. Desseaux y Howard le dijeron a i-D, "La industria necesita parar de asociar la belleza con la talla, o poner a mujeres en categorías por su talla, color, o sexualidad". Esperan que la combinación de sus seguidores de 3.5 millones las ayude a provocar un cambio más amplio: "Sólo podemos lograr un cambio en la moda si más personas crean campañas como ésta y hacen que la diversidad sea la 'norma', en vez de una tendencia". Y ya que el 67% de las mujeres en Estados Unidos son de talla 14 a 34, no sólo hay una población por ser atendida, también hay dinero por hacer.

Es refrescante ver que cuerpos más diversos están empezando a ser representados en la moda —y que las mujeres están alzando sus voces para retar los estándares arraigados de la industria. Pero el verdadero cambio de la industria no podría llegar lo suficientemente pronto.

Me pregunto muy a menudo cómo mi propio viaje de auto-aceptación habría sido afectado si hubiera crecido con modelos a seguir más positivos respecto al cuerpo en los medios y en las pasarelas. Es un privilegio tener un lugar donde puedo alentar a las mujeres a tener confianza y amar sus cuerpos tal y como son. Pero cuando se trata de moda, quiero que las mujeres sepan que no hay reglas establecidas que tienes que seguir. Ser talla 20 no significa que no puedes usar un vestido ceñido o una mini falda —y esas piezas deberían estar disponibles para ti.

Espero un día, ser capaz de ver un show en Nueva York y no solamente sentirme representada por las modelos en la pasarela, pero también ser capaz de comprar el mismo vestido que la mujer talla 2 que está sentada a mi lado.

Credits


Texto Margie Ashcroft
Fotografía Getty Images para Chromat

Tagged:
FASHION WEEK
NYFW
belleza
Μόδα
Body Positive
latin gaze
diversidad de cuerpos