aparentemente la moda está muerta... de nuevo

La pronosticadora de tendencias, Li Edelkoort, ha declarado que la moda está muerta. En i-D hacemos un análisis sobre sus afirmaciones.

|
mar. 2 2015, 8:00pm

Li Edelkoort no es la primera y ciertamente no será la última persona en hacer esta declaración. Así que quién es ella, sí tiene un punto y todos deberíamos renunciar a nuestros trabajos, cerrar nuestras revistas y ceder a su acusación de que todos "somos una parodia ridícula y patética" de nosotros mismos.

La gente constantemente declara la muerte de las cosas. Cuando el medio periodístico comenzó a trabajar en línea, fue la muerte de las revistas y periódicos. Cada año, hay alguien astuto diciendo que el mundo se va a terminar proveyendo evidencia que se ve lo suficientemente legítima como para crear titulares. Y aún así, nada cambia mucho. Los estantes siguen estando repletos de publicaciones, y nosotros seguimos, hasta donde sabemos, muy vivos.

Edelkoort es una pronosticadora de tendencias con mucha influencia. Ha escrito muchos libros respetados previniendo tendencias, colores, textiles, moda, diseño y belleza. Su libro General Trend, plantea la hipótesis de tendencias con dos años de adelanto. Ella ha sido consultora de enormes marcas como Coca-Cola y Disney, ha estado involucrada en el nivel más alto de la industria de la moda desde el comienzo de su carrera y conoce su materia.

¿Así que de qué habla? El sitio Dezeen publicó una entrevista con Edelkoort este fin de semana en la cual ella hace las siguientes observaciones. Evaluamos el mérito de estas y hacemos unas predicciones propias.

"Veremos el regreso de la Alta Costura." Edelkoort ofrece esto como un antídoto a la muerte de la moda. El cual se siente como una paradoja. ¿La moda puede salvar a la moda? Si la moda es está cosa irrelevante que ella dice está muriendo -lo siento, que YA está muerta- ¿cómo el pilar más exclusivo e inaccesible de la industria -couture- puede ser el salvador? Si de hecho la moda se está excluyéndose a sí misma de la conversación cultural de la nueva generación, por seguro el couture está más que alejada. Con solo unos cuantos diseñadores aún preocupándose por el arte de la moda, y Kanye West diciéndole al mundo que la moda debería de ser asequible y democrática, es difícil imaginar que esta forma de arte tan única haga un regreso. Vale la pena mencionar que la Alta Costura por sí misma está en un estado de reinvención. El couture de hoy (incluyendo el cómo es presentado) es una entidad completamente distinta a como era hace una década. 

"Seguimos educando a nuestros jóvenes a ser diseñadores de pasarela; individuos únicos, mientras que la sociedad hoy en día trata acerca del intercambio y la nueva economía y el trabajar juntos en grupo o como equipo, y sucede en otras disciplinas, pero no en la moda." Asumo que su énfasis es sobre que la voz colectiva es mucho más importante ahora, pero cada diseñador exitoso tiene un equipo de trabajo con ellos. Sarah Burton es el producto del equipo de Alexander McQueen, Proenza Schouler es una dupla; las hermanas Mulleavy son partes equitativas en Rodarte. Ningún hombre es una isla, y no creo que eso sea lo que las escuelas de moda promuevan. Cuando hice mi maestría en moda, el enfoque estaba en trabajar con todas las facultades, así que siendo un estudiante de periodismo, tuve que hacer equipo con un estudiante de diseño gráfico y un fotógrafo y uno de marketing, entre otros, para poder lograr algo relevante. Esta declaración es particularmente difícil de tragar sentada en una oficina todo el día con docenas de talentosas personas que trabajan juntas haciendo de todo, como cualquiera en la moda…

"La moda es insular y se está posicionando ella misma fuera de la sociedad." Este es un punto válido, pero Edelkoort no es más puntual así que es difícil hacer una interpretación. Esto es un tema que i-D siempre trata de abordar. ¿Cómo nos referimos a la moda y la ropa en un contexto social y cultural más amplio? ¿Sigue siendo correcto el hablar acerca de ropa y lo qué es cool mientras gente está siendo decapitada y el mundo es un lugar tan espantoso y problemático? Existen motivos para decir que la industria de la moda solo existe para aquellos que están dentro de ella y que no puede ver más allá de ella misma, pero el impacto de la moda está inherente en la sociedad, ¿no? La ropa siempre ha sido una ventana a, o al menos una interpretación de la sociedad y la conducta de esta. Toma esa horripilante imagen que está grabada en nuestras mentes de egipcios siendo decapitados en la playa usando jumpsuits color naranja siendo sostenidos por hombres en capuchas negras. ¿Qué representan estos colores? ¿Qué significan los uniformes? Nos muestran a nosotros y a ellos la luz y la oscuridad, el bueno y el malo. Sí, por supuesto, puedes argumentar que la moda ha perdido de vista a la sociedad y muchos estarán de acuerdo en que se ha convertido en "una ridícula y patética parodia", pero sigue siendo, al menos en principio, un sujeto de estudio sobre historia y sustancia. Lo que los humanos usen siempre reflejará algo y dirá algo acerca del mundo en el que vivimos.

"Luego está la producción de la misma, la cual se lleva a cabo en países donde la gente muere por hacer nuestra ropa." La conversación acerca de la manufactura y las condiciones debe de convertirse en una prioridad. Es fácil vivir en Inglaterra y comprar ropa de tiendas económicas y que no te pase por la mente bajo que circunstancias está hecha. De nuevo, este es un tema que a nivel educacional está siendo tratado por profesores y tutores todo el tiempo. Andrew Tucker, tutor del London College of Fashion me dijo, "busco a estudiantes que tengan una interesante visión sobre la moda, y quienes entiendan que tan fascinante es. Es un tema que va desde saludar a todos en los shows de moda hasta Rana Plaza en Bangladés. Si realmente te interesa la moda, estas interesado en ella por completo, su pasado y su futuro." Los estudiantes de moda están más conscientes que nunca sobre los problemas de la industria y están siendo educados sobre los efectos políticos y sociales.

"Y claro, el marketing mató todo… está gobernado por la avaricia y no la visión. No hay innovación justo por eso." Sí, esto es un problema. Todos en la industria de la moda, en cualquier nivel, tiene la presión de ser su propio RP y que lo que hagan tiene que generar dinero. Pero pues así son todos los campos creativos. La sociedad y los negocios han cambiado y la moda tiene que adaptarse para sobrevivir, así como los humanos lo hicieron alguna vez. Se ha adaptado y seguirá haciéndolo, y aunque esto ha molestado a Edelkoort, no ha matado la "visión". Los diseñadores consideraran cosas que antes no hacían, y aunque es muy, muy difícil, siguen creando trabajo importante y debemos celebrar eso.

"Los shows de moda se están volviendo ridículos; duran 12 minutos. Conduces durante 45, esperas por 25. Nadie los ve ya. Los editores siempre están en sus teléfonos; a nadie le importan ya." Estamos de acuerdo. El desfile es arcaico. Mucha gente no quiere leer los reportes de pasarelas o ver imagen tras imagen, look tras look, modelo tras modelo. Ni siquiera los editores sentados en primera fila quieren, y de hecho sí están en sus teléfonos todo el tiempo, buscando una manera de volverlos relevantes. Los periodistas han estado hablando sobre la desaparición del show de moda por años, así que este no es un argumento nuevo. Pregunta a cualquier editor mayor, uno que haya visto uno de los primeros shows de Galliano, Yohji Yamamoto y Alexander McQueen, y te dirá que la moda ya no es lo que era antes. Es una industria que está luchando, como cualquier otra, en adentrarse a lo digital y encontrar una identidad en este nuevo mundo. Así que sí, el jurado está muy de acuerdo con este punto.

Aunque hay cierta veracidad en los puntos de vista de Edelkoort, ella es una pesimista. La industria de la moda es un objetivo fácil de criticar severamente porque tiene muchas fallas, algunas fatales. No obstante no se debe echar la culpa a la educación y la generación del Internet; eso es justamente lo que hace a la moda emocionante hoy en día. Ella no solo está criticando el presente, sino también el futuro. El apogeo de los desfiles tal vez se haya terminado, pero hay más que talento e inteligencia suficiente en la industria para mantenerla relevante. Algunas partes son ridículas y definitivamente somos culpables, pero no está muerta.

Credits


Texto Sarah Raphael