la nueva generación de diseñadores de bilbao

Hablamos con seis creativos sobre cómo es vivir, trabajar y soñar en la ciudad vasca.

por Leticia Orúe
|
25 Mayo 2016, 8:47am

Si eres joven y quieres trabajar en moda, lo más lógico podría parecer mudarte a una gran ciudad para estar "donde pasa todo", cultivar una buena agenda de contactos y conseguir —trabajando duro y gratis— posicionarte en la industria. Pero está claro que siempre ha habido —y siempre habrá— outsiders.

Me refiero a aquellos que intentan sacar su proyecto creativo adelante sin vivir en Barcelona, en Madrid, en Berlín o en Londres. Gente con talento que por una razón o por otra decide quedarse en ciudades como pueden ser Sevilla, Valencia o la protagonista de este artículo de hoy: mi adorada Bilbao.

¿Cómo es trabajar en moda si vives en una ciudad "periférica" como Bilbao? Muchos se preguntan si merece la pena luchar contra un montón de gente con talento dispuesta a conquistar esos pocos puestos soñados, o por el contrario es mejor intentarlo desde las provincias. Pero la pregunta que queremos abordar realmente es: ¿existe una escena de moda en Bilbao?

Al margen de cómo podría ser vivir en la ciudad vasca, lo cierto es que la moda siempre ha sido un elemento muy presente dentro de las industrias creativas de la comunidad, y en cada generación surgen marcas y diseñadores que consiguen hacerse un hueco. Si miramos atrás, seguro que todos conocéis a Skunkfunk: quizá la más comercial, pero también la más volcada en la sostenibilidad y la ecología. 

Es probable que también os suenen nombres propios como Ion Fiz, Ailanto o Carlos Diez Diez. Ellos ya han profundizado en su carrera y ahora es el momento de dar paso a una nueva generación que está sacando adelante propuestas muy interesantes y trabajando desde una perspectiva completamente opuesta al fast fashion. Es decir, produciendo de forma sostenible y en pequeñas tiradas. 

Con motivo del lanzamiento del Basque Fashion Hub —una plataforma de apoyo y desarrollo a los jóvenes diseñadores del País Vasco— entrevistamos a algunos de los creativos que están generando una escena muy interesante.

Antxia, de Aitor y Gorka Antxia

¿Cuándo empezasteis a trabajar en ella?
Empezamos a principios de 2014.

¿Cómo surgió el proceso de creación?
Nunca nos planteamos trabajar juntos hasta que, a modo de experimento, nos unimos para crear una pequeña colección debut que presentamos al primer concurso que ganamos (Getxo Moda). Tras las buenas críticas nos animamos a seguir adelante como marca.

¿Cuál es la esencia de Antxia?
Al margen de los valores estéticos que la definen, reúne ciertos principios por los que creemos que es importante apostar para equilibrar el daño que la industria de la moda genera sin darnos casi cuenta. Uno de ellos es el rechazo al uso de pieles o cuero, ya que la tecnología ha demostrado ser capaz de reproducir dichos materiales para reducir las consecuencias que golpean al medio ambiente. Otro de los principios por los que apostamos es la producción local.

¿Qué significa para vosotros trabajar en Bilbao?
Trabajar en la ciudad en la que has nacido es un sueño para un creativo. Nos gustaría que fuera así por mucho tiempo pero sin olvidar que tu mercado no tiene por qué estar exactamente sobre el suelo que pisas. En cualquier caso, Bilbao está plagado de entornos y actividades que activan la creatividad.

¿Dónde os gustaría estar el año que viene?
Nos gustaría madurar nuestros conocimientos sobre la industria y reunir experiencias para, con el tiempo, hacer crecer nuestro proyecto en común. 

¿Qué pensais del fast fashion vs el slow fashion?
Esta cuestión es uno de los retos más costosos para un diseñador independiente hoy en día. Todo el mundo es consciente de los errores que cometen las empresas fast fashion, la prensa y las redes nos inundan con información al respecto. Sin embargo, este sistema de ropa masiva a precios bajos puede con el consumidor porque es la propia industria en general la que nos ha maleducado imponiéndonos la idea de que si guardas una prenda que te gusta durante más de un mes, estás desfasado. 

Y ahí es donde nosotros los oponentes pretendemos inculcar a la gente que lo correcto es consumir menos porque nuestro sistema ideal es el de producir no más de dos colecciones al año. Porque tu ropa la he hecho yo y lo mío me ha costado.

¿Cómo es empezar una marca de moda en Bilbao? 
Se podría decir que hoy por hoy, Bilbao es un hervidero de diseñadores. Es una buena forma de empezar y darte a conocer, porque Bilbao no es una ciudad especialmente grande y a la gente no le cuesta moverse para ver tus propuestas.

Ifeelnut, de Maite Grande

¿Cuándo empezaste a trabajar en ella?
Empezamos a primeros de 2013, hasta ahora he tenido la suerte de contar con muchos amigos que han colaborado en el proyecto y que me han hecho el camino mucho mas bonito y sencillo, por eso muchas veces hablo en plural.

¿Cómo surgió el proceso de creación?
Después de haber trabajado para otros diseñadores y también de haber tenido una experiencia con una marca propia, tenía bastante claro cómo quería hacer las cosas, lo que tenía que repetir o cambiar de mis experiencias pasadas. Estaba claro que sin financiación externa iba a tener que trabajar muy duro. pero sabia qué línea tenia que seguir. Por un lado amoldar la marca al ritmo del mercado pero sin perder de vista mis prioridades como la producción local, la calidad y lo mas importante, no dejar de disfrutar del trabajo...

¿Cuál es la esencia de Ifeelnut?
Todo el desarrollo de cada colección se hace en el estudio de Bilbao, desde la primera idea y tejido hasta el último botón de cada muestrario. Me apasiona vivir todo el proceso y si tuviera que renunciar a coser, cortar, diseñar.. empezaría a perder el sentido este proyecto -por lo menos en lo personal-. La producción poco a poco ha crecido y ahora mismo nos encargamos del corte y externalizamos la confección.

¿Qué significa para vosotros trabajar en Bilbao?
Es estar en casa, a veces significa tener que pelear más para buscar talleres o proveedores competitivos. Pero la satisfacción de ser parte de la creación de una nueva red textil en Euskadi ilusiona y empuja hacia delante.

¿Dónde os gustaría estar el año que viene?
¡Donde estoy! Acabo de cambiar el estudio de lugar y con el he renovado ilusiones y nuevas ambiciones. En cuanto a la marca me gustaría que estuviera en muchas tiendas de Europa.

¿Qué piensas del fast fashion vs el slow fashion?
Tengo cada vez mas claro que van a convivir. Muy a nuestro pesar va a ser muy complicado sepultar un hábito de consumo que nos llevan inculcando décadas. Pero creo que el cambio está en nosotros, tenemos la oportunidad de poner en valor otro tipo de moda y llegar a concienciar con nuestro esfuerzo a mucha gente sobre la idea de que somos responsables también de lo que vestimos.

¿Cómo es empezar una marca de moda en Bilbao?
Complicado. En moda para montar una empresa y vivir de ella, o tienes un tío rico o te matas a trabajar los tres primeros años para poder financiarte. Además estar en una zona donde la poca industria textil que teníamos ha desaparecido lo hace más complicado. Pero nadie dijo que fuera fácil, estoy segura que de todo salimos reforzados de algún modo. Lo bueno es que tenemos mucha gente dispuesta a colaborar y hacer equipo, es fácil crear sinergias en esta ciudad.

Manderlay

¿Cuándo empezaste?
En 2008. Estudié Bellas Artes, creaba objetos a partir de tejidos así que investigaba diferentes técnicas para poder dar forma a las telas. Trabajaba el modelaje sobre maniquí y sobre mi propio cuerpo. Me compré una máquina de segunda mano y empecé a coser por mi cuenta. Al mismo tiempo, mi pasión por el cine me llevó a querer vestirme como las heroínas de mis pelis favoritas y simplemente lo empecé a hacer.

¿Cuál es la esencia de tu marca?
Lo que define a Manderlay es lo que me hace vibrar. Le doy al tejido lo que me pide hasta sacarle el mayor provecho según sus cualidades y posibilidades. Por eso siempre empiezo la creación de la prenda desde el tejido, no desde el dibujo. Necesito tocarla, sentirla y entenderla antes de decidir qué hacer con ella. Como en una bonita historia de amor.

¿Qué significa para ti trabajar en Bilbao?
Parte de la creación de la prenda está en la elección de los materiales: la fuente de inspiración puede ser un tejido o un botón. Me gusta mucho el contacto con las tiendas de toda la vida y las personas que las llevan. Siempre aprendo algo nuevo de ellas.

¿Cuál es el target de Manderlay?
Es difícil determinarlo. Cuando creo las prendas NUNCA pienso en el cliente final. Simplemente las hago porque me muero de ganas de hacerlas. Hay días en que duermo fatal y al despertar voy corriendo a la máquina de coser y ni pestañeo hasta crear la prenda que me ha tenido en vilo durante la noche. La suerte es que hay gente para todo y hasta ahora no puedo quejarme de la buena acogida de mis diseños!

¿Dónde te gustaría estar el año que viene?
Me gustaría estar vendiendo mucho para poder seguir haciendo lo que mejor sé hacer.

¿Qué piensas del fast fashion vs el slow fashion?
Creo que quienes amamos la moda no pretendemos promulgar el no consumo, pero sí creemos en la necesidad de consumir menos y mejor. Creo en el cambio y en una forma nueva de hacer moda, más respetuosa y mucho más verdadera. El cambio es inevitable, llevará a una economía humanizada y circular, pero debemos romper los límites y conectar con los otros emocionalmente, desde el talento. Soltado el lastre del activismo, al que, por defecto, siempre se ha asociado a la moda sostenible, los jóvenes diseñadores actuales abogamos por la unión de creatividad y ecología como base de la nueva creación con conciencia. Además, el impulsar la economía local es parte de nuestro compromiso.

¿Cuáles son tus próximos retos?
Mis próximos proyectos están en el cine, mi otra gran pasión. Sin dejar de lado la marca y mis próximas colecciones, el diseño de vestuario es un camino muy atractivo para mí. Además me comprometo a emocionarme con cada cosa que haga, con cada paso que dé. Mis metas son claras y mis premisas inamovibles.

Miguel Ángel Lima

¿Cuándo empezaste?
Soy de origen peruano, empecé con la marca en 2014. Llevo tres colecciones desde que empecé, cada una trabajada con libertad absoluta ya que me encargo de todo el proceso y de la confección Intento no fijarme en tiempos ni temporadas simplemente conceptualizar la idea, creando estilos atemporales y unisex. Es esa la esencia. ¡Es un proceso muy intenso!. 

¿Cómo surge el proceso de creación?
De ideas que surgen una noche de fiesta con amigos, leyendo o escribiendo un poema… me gusta coger ideas no materiales y conceptualizarlas bajo mi perspectiva.

¿Qué significa para ti trabajar en Bilbao?
Al terminar mis estudios de diseño, pensé en volverme a Perú, pero estando allá sentí que lo mío era estar aquí. Bilbao me ha aportado mucho a nivel creativo, me ha enseñado a desarrollarme como diseñador. 

¿Dónde te gustaría estar el año que viene? 
Yendo y viniendo entre Perú y Bilbao, quiero trabajar con mujeres artesanas de Los Andes peruanos, hay mucho que aprender. No me he fijado en un mercado en concreto, ahora estoy con la creación de la web para poder vender on line porque es mas fácil que montarte una tienda física.

¿Qué piensas del slow fashion vs el fast fashion?
Dicen que el fast fashion ha acercado la moda a las calles, ¿pero a qué precio? Antes de pasar por caja esa prenda ya ha pasado de moda... es una ironía la rapidez con la que tienen que trabajar la gente que hay detrás. No hay comparativa con una prenda bien hecha y de calidad, pero el cambio tiene que venir desde arriba, dejando de lanzar colecciones cada semana. Mientras, los jóvenes diseñadores seguiremos luchando por una moda mas sostenible para todos. 

¿Cómo es ser diseñador en Bilbao?
No conozco el Bilbao de antes, conozco lo moderno que es ahora, no es una gran urbe pero tiene lo necesario para enamorarte de ella. Como diseñador tengo un estilo y no siempre se entiende, pero hay gente que aprecia y valora tu trabajo y es eso lo que te anima a seguir adelante. Por aquí se celebran varios concursos de moda que son una buena oportunidad para darte a conocer e ir desarrollando tu carrera. Además, hay gente muy interesante en esta ciudad.

Mikel Lazkano

¿Cuando empezaste?
La marca acaba de empezar, por lo que soy el único integrante fijo por el momento.

¿Cuál es la esencia de tu marca?
LAZKANO es una marca de moda masculina con un concepto creativo basado en la calma. Estéticamente, es sobria, austera y effortless. Cuando diseño siempre busco que las prendas sean ponibles, es por eso que LAZKANO tiene un cierto aire comercial. Parto de formas clásicas con la intención de darles a estas una segunda vida a través de mi perspectiva. Generalmente me inspiro en elementos naturales y texturas orgánicas. Aprecio las líneas limpias, los detalles sutiles y el equilibrio en las paletas de color.

¿Cómo surge el proceso de creación?
En lo que se refiere a la producción, actualmente realizo piezas únicas diseñadas, patronadas y cosidas por mi. Presto mucha atención a las siluetas y soy algo perfeccionista, especialmente con los acabados.

¿Qué significa trabajar en Bilbao?
Para mi trabajar en Bilbao supone paz. Es poder dedicarme a mi marca y al mismo tiempo tener a mis amigos cerca, a pesar de tener a otros lejos. Lo bueno de vivir en una ciudad pequeña sin duda es que el ambiente es muy acogedor. Bilbao te permite desarrollarte como diseñador en un entorno en el que has crecido.

¿Dónde te gustaría estar el año que viene?
No se dónde estaré el año que viene, pero sin duda querría seguir viviendo en un entorno que me aporte lo que Bilbao. El propio ritmo de la ciudad te invita a adoptar una actitud ante la moda más pausada en comparación con el fast fashion, de modo que, a mi entender, te permite realizar prendas más personales.

¿Cómo es ser diseñador en Bilbao?
Empezar una marca es complicado, independientemente del lugar en el que vivas. Creo que el mayor reto al que te enfrentas es a ti mismo. No debes dejarte llevar por tu entorno, por muy difícil que parezca diseñar, es muy importante no desmotivarse y, sobre todo, no infravalorarse.

Recomendados


Texto Leticia Orúe
Fotografía Lle Godoy

Tagged:
Entrevistas
diseñadores
fast fashion
bilbao
diseñadores de moda
i-D España
diseño local