princess nokia nos va a salvar a todos

¿Es una exageración pensar en la chica de 24 años como un antídoto para nuestro momento histórico actual –o al menos como una prueba de que no el 100% de todo lo que sale de Estados Unidos es retrograda y represivo?

|
feb. 23 2017, 7:10pm

Conocer el poder narrativo de su flow es saber que está en otro nivel. Sin embargo, perdí el aliento cuando la rapera puertorriqueña radicada en Nueva York Princess Nokia, cuyo nombre es Destiny Nicole Frasqueri, se lanzó a la multitud durante los primeros minutos de su reciente concierto en Guadalajara. ¿Es una exageración pensar en la chica de veinticuatro años como un antídoto para nuestro momento histórico actual -o al menos como una prueba de que no el 100% de todo lo que sale de Estados Unidos es retrógrada y represivo?

Esa noche fue la primera presentación de Princess Nokia en México en años. Ella ama este país, tal como me dijo antes en una entrevista apresurada que le hice en bakstage, entre la prueba de sonido y su presentación. A pesar de que estaba agotada por haber volado desde Londres ese mismo día, llegó a darle a la gente el espectáculo que deseaban.

El evento de Guadalajara en sí, fue una colaboración única entre las productoras con dirección femenina CyberWitches y Derré Tida y su equipo, compuesto principalmente por queers y mujeres, reflejando así la audiencia preferida de los promotores. A mitad de Tomboy, la canción con la que Nokia nos hace una invitación a exhibir nuestras pequeñas tetas y nuestro vientre abultado, la rapera saltó del escenario y corrió hasta la valla que la separaba de la multitud. Un gran porcentaje de sus fans estaban cantando cada palabra de cada canción de su innovador mixtape 1992 de 2016 , su obra maestra que es un homenaje al crisol cultural de jóvenes nerds y cool de la ciudad de Nueva York. El momento fue maravilloso. Nadie miró hacia otro lado. La rapera sostenía el micrófono con tanta intensidad que sus bíceps se abultaron.

Más de i-D: Los jóvenes músicos: Princess Nokia

Y luego se lanzó sobre la primera fila de fans. En ese momento no tuvo miedo. Yo hice una genuflexión mental mientras las manos la elevaban en el aire hacia todas partes. En algún punto volvió a la tierra, y luego dirigió a los hombres que estaban al frente para que le abrieran paso a las chicas. (Su compromiso con la justicia social en el escenario es legendaria -la semana anterior, le dio un puñetazo a un inglés en el rostro cuando éste le gritó que mostrar sus tetas. Al día siguiente de su show en Guadalajara, en su aparición en el Carnaval de Bahidorá, hizo una elocuente llamada de atención a los miembros de la audiencia que llevaban tocados nativo americanos). La audiencia dio un suspiro de alivio -el mundo cobró sentido, al menos mientras Princess Nokia nos estaba cuidando.

Como ciudadana de los Estados Unidos, tengo que decir esto: al diablo la soya y el maíz transgénicos, Destiny Frasqueri es la exportación más esencial de mi país en 2017. Pido disculpas básicamente por todo lo demás que enviamos a través de la frontera, pero si aún somos capaces de producir una Princess Nokia, debe haber algo digno de ser salvado en E.U.A. Esto es lo que hablamos antes de que subiera al escenario esa noche.

Hace poco vi que publicaste algo acerca de cómo te hace sentir culpable el que estés brillando tanto cuando Estados Unidos está experimentando una intensa supremacía blanca, el comienzo de la era Trump, etc. Eso me sorprendió porque pienso en ti como un antídoto para toda esa negatividad. Esto hizo que me preguntara, ¿cómo ves la función social de tu arte, especialmente desde que Trump fue elegido?
Mi música es muy popular en la subcultura juvenil. Es muy empoderadora y liberadora. Tengo un tipo de música verdaderamente no binario que realmente no estoy sacando todo eso sólo de mi cabeza, lo estoy recibiendo de segunda mano por parte de la juventud adolescente de esta generación. Hay un tipo de conexión de empoderamiento, una conexión con mi música y con el espacio libre que evoca. Sí, mi música no es política; pero creo que hay mucha fuerza y resistencia y una especie de valor detrás de ella. Y creo que por eso a los chicos les gusta venir a los conciertos en esta época, porque suena como a que es parte de la resistencia, que contribuye a un panorama mayor, a una mayor escala de sentimiento liberado o se siente alejada de ese tipo de depresiones políticas.

¿Te ves a ti misma como un resultado de la época? ¿Ves lo que haces como una reacción a los acontecimientos políticos y sociales en los Estados y en todo el mundo?
Sí, ciertamente así es. Siempre ha habido un límite en la igualdad y el empoderamiento de la mujer, en la importancia general de lo que implica ser mujer y en las mujeres y niñas y en toda la multitud de temas que incluye ese ámbito. Vemos ese límite en la manera en que manipulan nuestra igualdad frente a nuestras caras. Mi música, sus raíces en el feminismo -sí, soy un producto de la música millenial. El feminismo es tener esto... cualquiera que sea esta maldita ola que se está dando, de alguna manera me crucé en esa intersección.

Las personas que no saben mucho sobre hip hop suelen cometer el error de pensar que las letras son una interpretación literal de las vidas de los artistas, como si fueran un diario. ¿Cómo editas, enfocas y eliges qué partes de tu vida compartir con tus escuchas?
He notado esto, que cuando rapeo -sé que no puedo rapear sobre el amor. No tengo ninguna canción sobre mi vida personal en mi álbum. Cuando hago rap, se trata de una narrativa sobre algo que es mucho más profundo que mi vida, los secretos de ser una chica marginal, una niña, un chica rara de Nueva York. Trato de no ser demasiado lírica en mi música. Escribo esta poesía realmente simplista y luego la convierto en rap. Se puede convertir en rap casi cualquier cosa que escribas. Así que yo simplemente trato de ir directo al punto. Me gusta pintar un cuadro realmente simplista que sea fuerte. No me gusta poner muchos enigmas diferentes, tener muchos doble sentidos -eso es muy extraño y confuso. No escribo así. Eso se lo dejo a la gente que escribe así, pues son formas realmente intelectuales de escribir. Sin embargo, eso no es para mí. En realidad simplemente tengo miles de apuntes y sólo escribo lo que escribo. La única línea que comúnmente malinterpretan en mi trabajo es una línea en Bart Simpson donde digo "conozco mi dinero, me criaron los judíos/yo soy una puertorriqueña de Nueva York como una especie de tipo rudo". La gente cree que estoy siendo antisemita, y no entiendo por qué, si claramente estoy indicando que fui criada por unos judíos ricos, como lo son los amigos de mi abuela en Upper West Side. Debido a que soy una mujer puertorriqueña se quedan como: ¿Qué? ¿Quién es esta chica morena que está hablando de la gente judía? No entienden el concepto de que Nueva York es un lugar demasiado diverso. Piensan que es raro y estoy siendo antisemita. Asistí a un campamento judío por diez años y sé de qué demonios estoy hablando.

Más de i-D: Las mil y una identidades de Princess Nokia

Eres muy conocida por evadir la representación de las principales disqueras. Me pregunto si alguna vez has pensado en tener tu propia disquera…
¡Sí! Estoy empezando mi propia marca. Soy mi propia disquera, porque aunque no distribuya mi música, todo lo demás que hace una disquera, lo hago yo. Sin ayuda de nadie pagué y dirigí todos mis videos. Conseguí todo el capital inicial yo sola, yo lo he financiado todo. Una disquera, ¿qué hace? Eso siempre ha sido gran parte de lo que quiero hacer y el tipo de marca que quiero dejar en la música, que esta pequeña chica creó un enorme impacto en la música estando literalmente detrás de una computadora en su habitación. Lo cual es bastante cool, y muy diferente, además habla mucho de la generación DIY, de los artistas independientes tomando las riendas como una nueva ola.

¿Alguna vez te gustaría representar a otros artistas?
Sí, más adelante. Dentro de diez años quiero ayudar encontrar a otros chicos talentosos. De hecho, soy muy buena en ello. He trabajado en muchos otros campos -en realidad trabajo en otros campos a parte de la música, por lo que esas cosas de interés realmente echan a volar mi imaginación.

Acerca de los videos. ¿Haces tu propio estilismo en los videos? ¿Quién diseña los looks?
Yo hago el estilismo, pero también diseño el vestuario. Tengo conocimientos en diseño de vestuario. El del video Soul Train, lo hice yo. El del video Brujas, lo hice yo. También hice el diseño de set en mis videos Cybiko y Nokia. Hice todo el diseño de vestuario y de set para Young Girls yo misma.

¿Puedes hablarme de esos otros campos en los que trabajas además de la música?
Tengo conocimientos en periodismo y escritura. Originalmente quería ser escritora. También tengo conocimientos en fotografía, en dirección -cuando empecé a tocar música quería ser directora, y no sólo para mis propios videos. También soy artista visual, y conozco muchos otros medios artísticos. Todas las fotos, el arte del álbum, todo es mío. He trabajado con la misma persona en mis últimos tres álbumes, con este hombre llamado Alberto Vargas, un buen amigo mío. Yo creo los conceptos y se los llevo a él para que tome las fotos. Juntos creamos estas cosas magnificas y realmente orgánicas. Mantengo mi círculo de amistades muy pequeño y sé lo que funciona mejor para mí, por eso no trabajo con disqueras. Hay cosas con las que sí, seguro necesitaré ayuda, porque mi visión es hacerlo cada vez más en grande, y eso no lo puede hacerlo uno solo. Pero hasta ahora, en las reuniones con las marcas estoy así como: escuchen, no necesito que nadie me diga cómo ser cool. Soy la más cool del planeta, lo sé. Así que, yo siempre he tenido todas esas cosas grandiosas con las que la gente siempre necesita ayuda. Dirección, dirección de arte, diseño de concepto, todo lo hago yo, está en mi imaginación. También he editado todos mis videos, meticulosamente. Cada escena que ves yo la he hecho específicamente. Supongo que sólo -no es que tenga que estar en control, pero tengo un gusto muy específico, en cuestión de dirección de arte. Así es como creo, no puedo crear con otras personas, con las ideas de otras personas. Me gustan mis propias ideas. Me gusta sentirme realmente realizado, realmente multifacética en mi trabajo. Porque creo que habla mucho de lo que he logrado en mi carrera.

¿Cuáles fueron sus pensamientos como persona, como una persona que vive en los Estados Unidos, al venir a México? ¿En qué estabas pensando antes de abordar el vuelo?
Para ser honesta, como una puertorriqueño estadounidense -eso ni siquiera tiene sentido porque ser puertorriqueño es ser estadounidense- y como una mujer puertorriqueña, dejando la angustia política aparte, tengo una conexión muy cercana a México en general. Cuando pienso en México, no pienso en lo que he visto en las noticias. Mi relación con México es mucho más profunda que eso, tanto que ni siquiera lo veo, eso no es lo que asocio cuando pienso en México. Pienso en un lugar realmente feliz del que proviene mi familia, del que proviene gran parte de mi música y arte favoritos. Cuando vengo a México, para mí es un lugar espiritual. Hace diez años que tengo una familia mexicana adoptada. Me han llevado a muchos conciertos. Mi cercanía con la cultura mexicana es un poco increíble. Es extraño que a una chica puertorriqueña de mi generación le guste todo el arte mexicano y la música, pero así es. Mis novios siempre han sido mexicanos -mi novio actual es mexicano, así que mis hijos serán mexicanos. Siento respeto hacia los mexicanos, la cultura mexicana supera con creces esta idea superficial de México, esta angustia política. Ni siquiera pienso en la angustia política. Es triste, ¿sabes?, pero trato de no pensar en eso. Trato de concentrarme en la alegría que siento cuando estoy aquí.

Credits


Texto Caitlin Donohue
Fotografía Melissa Grijalva