Publicidad

Suave pop en Prada otoño/invierno 2015

Aburrida de la fantasía, Miuccia Prada se puso real con su falsedad en el segundo día de Milan Fashion Week.

por Anders Christian Madsen
|
27 Febrero 2015, 5:15pm

"Fue el cliché de lo que le gusta a las mujeres: colores, moños, y decoraciones," dijo Miuccia Prada en el backstage después de su show de otoño/invierno 2015, siempre perfecta en sus declaraciones. Harta de la falsedad de las fantasías de moda, ella creó algo tan irreal que no podía ser falso. Pero extrañamente, dio la vuelta completa hasta que esta se convirtió en una de las colecciones de Prada más reales en temporadas. ¿Por qué? Porque era Prada a la antigua: lo que ella hace mejor. Desde las paredes del set en color pistache y algodón de azúcar -un guiño a los interiores de las tiendas originales de Prada- hasta los muchos ejercicios magistrales sobre la subversión de la colección. Había esta tela como de chicle (en consistencia, no color) -un suéter que se veía como neopreno- el tweed de espiga ataviado con incómodas y enormes joyas, paneles de mink, esos enormes moños, y un estampado de molécula casi caricaturesco, incluido por la Sra. Prada para recordarnos como todo era tan genéticamente modificado.

En su show masculino en enero, la diseñadora declaró sobre las presiones de crear para el despiadado mercado comercial. "Cuando haces las colecciones de mujer, estas obligado a tener más y más y más, y nunca puedes hacer lo que realmente te importa," dijo. Al ver la colección femenina, era claro lo que Prada había estado diciendo en ese entonces, y como había lidiado con sus frustraciones. En lugar de crear algo nuevo, como Prada siempre lo hace y todo mundo lo espera, ella hizo algo viejo, como pintarle el dedo al mercado comercial que no siempre responde de la misma manera a sus nuevas ideas. Si la gente no tiene la paciencia y, francamente, el intelecto para algo nuevo y adelantado, ellos pueden tener algo viejo y conocido de la manera más épica jamás. Miuccia Prada inventó este tipo de colecciones, para ella es pan comido. Dales pastel -y báñalo en azúcar..

"Un pop muy suave," dijo secamente, con el tipo de ironía distante que siempre puedes detectar en la voz -y sus colecciones- de Prada. Fue como el sueño de princesa de una pequeña Britney, tiernos vestidos y lindos peinados con delicados bolsos de piel de avestruz, tan sobre saturado de dulzura que se volvió una expresión futurista. Tal vez fue el suéter de foamy que la marca desarrolló, pero la sastrería se veía casi como trajes espaciales: Star Trek, los Años Adolescentes. En ese sentido la colección le pidió mucho prestado al mundo de Miu Miu -la división que más vende bajo la marca Prada- con estética joven y divertida. Fácil de usar, fácil de entender. Porque las brillantes pero complejas referencias con las que Prada a veces trabaja, y con las que definitivamente ha incursionado en temporadas pasadas, pusieron la barra muy alta para la astucia del consumidor común, quién no siempre es histórico, social, político e intelectualmente conocedor como uno esperaría.

Si los diseñadores sienten que no pueden encontrarse con sus consumidores en un punto medio, estos siempre pueden ayudarlos astutamente en la forma de algo que puedan entender, pero que en realidad significa algo completamente distinto. "Era muy principesco," alguien cuestionó tras bambalinas. "Sí," dijo Prada, "pero espero haya sido la ironía de eso." La inclusión de los tweeds en la colección parece ser el refugio seguro de la diseñadora: el elemento que hizo todo aguantable para ella en este mar de artificios y pasteles polvosos. "Eso fue para introducir algo de humanidad. La tela era un poco falsa, así que el tweed introdujo el elemento humano." Después de esto, era imposible encontrar a un miembro de la prensa que no le haya gustado lo que vio. Musicalizada con I Feel You and Dance of the Hours de Melanie de Biaiso, hasta Fantasia, fue un placentero viaje a través del parque temático de Prada, y uno que nos hará regresar por más. ¡Vendido!

Sigue nuestra cobertura de todos los shows de otoño/invierno 2015.

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Fotografía Mitchell Sams

Tagged:
POP
Milan
prada
MFW
otoño 2015