el autodescubrimiento femenino de la fotógrafa sara lorusso

La fotógrafa italiana Sara Lorusso utiliza flores, frutas y alimentos para explorar la forma femenina.

|
28 Noviembre 2016, 5:40pm

Cuando los padres de Sara Lorusso le dieron una cámara para su cumpleaños número dieciséis, la usó para fotografiar "cada centímetro" de su cuerpo. "Viví ese período de transformación, de niña a mujer, con una cámara en mis manos", explica Sara, quien ahora tiene veintiún años. "Pronto me di cuenta de que mientras mi cuerpo cambiaba, mi fotografía también cambiaba". Primero dirigió su lente hacia sus amigos, captando retratos íntimos de amantes en su ciudad natal de Bolonia, Italia; pero luego volvió a su fascinación con la forma femenina. Con una iluminación un tanto brumosa y un enfoque suave, comenzó a fotografiar fragmentos de los cuerpos femeninos y a explorar aún más la sexualidad desde su perspectiva juvenil. Su aproximación contemporánea al retrato se ha vuelto aún más vulnerable a través de su cuidadosa colocación de flores, frutas y alimentos, los cuales utiliza como símbolos para partes del cuerpo y órganos sexuales. Melones en rodajas, aguacates sin hueso, huevos fritos y sándwiches de jamón, por ejemplo, se convierten en vaginas, senos y vulvas dentro de su obra. "Detrás de cada foto, quiero que haya una referencia a la sexualidad femenina, algo muy idílico, con una sensibilidad delicada", dice Sara. "Quiero hablarle a las mujeres, a nuestras vaginas, a nuestros pechos y a todas nuestras formas, sin clichés y, sobre todo, sin ser vulgar. Por lo regular describo este proyecto como una dulce metáfora del sexo".

Más de i-D: Ve el mundo como lo ve la fotógrafa Steph Wilson

¿Por qué empezaste a tomarte fotos a los dieciséis años? ¿Fue una manera de explorar tu propia sexualidad y de manejar tu transición de la niñez a la edad adulta?
Creo que la fotografía me ha permitido manejar los cambios en mi cuerpo, y descubrir poco a poco a una nueva yo. Un día vi mis fotos y me di cuenta de que ya era una mujer. Hice diferentes experimentos con mi cuerpo, como fotografiarme delante de los espejos. Trato de entender quién soy a través de mi cámara.

¿Cómo comenzó tu serie actual sobre sexualidad?
Comencé el proyecto fotografiando a un amiga mía. Ella confiaba en mis ideas y enseguida aceptó ser mi modelo. Pero entonces, pensé que sería interesante experimentar con mujeres diferentes y sus diferentes cuerpos. Así que empecé a difundir esta idea y a tomar fotos con chicas que compartían mis ideas. En este proyecto nunca he trabajado con alguien a quien no conozca, porque quiero estar segura de que la persona en cuestión realmente comparta mis ideales.

Más de i-D: La exhibición 'Girl on girl' investiga las políticas del desnudo femenino

¿Qué es lo que te fascina de la forma femenina?
Desde mi interés temprano en la fotografía, me di cuenta de que principalmente me interesaba mi cuerpo, así que empecé a hacer autorretratos, mientras comía, mientras me cepillaba los dientes, mientras besaba a mi novio. Me encantaba contar mi vida, como una especie de diario, pero a través de imágenes. Las imágenes podían hacer que la gente entendiera quién soy, y también tratar temas cercanos a otras mujeres. Todo empezó conmigo, y luego se trasladó al cuerpo femenino. A menudo digo que si yo fuera hombre, probablemente habría trabajado con el cuerpo masculino, porque primero necesito explorarme a mí misma antes que a los otros. También estoy fascinada con los colores de la piel, todos los diferentes tonos, y cada parte del cuerpo -desde el útero hasta las caderas. Creo que el ser humano es hermoso en sus imperfecciones, y por lo regular trato de fotografiarme al natural, con espinillas y sin maquillaje, porque estoy OK con la manera en la que me veo sin filtros.

¿Por qué usas flores, frutas y alimentos con tanta frecuencia en tu trabajo? ¿Por qué empezaste a usar aguacates y sándwiches de jamón, por ejemplo, y qué representan para ti?
Siempre he visto a la mujer como una fruta a la cual degustar, una flor a la cual oler o una planta que debe crecer.

Después de eso, empecé a observar todo -desde la fruta que me comía o el jamón en un sándwich. Me recordaban partes del cuerpo, y luego se convirtieron en el objeto de mis fotografías. Así que en ese sándwich, vi los labios de una vagina o, en el pistilo de una flor, vi un clítoris. Antes de comer algo, empecé a estudiarlo a fondo.

Más de i-D: Poster Boys: deconstruyendo la masculinidad

¿Qué tratas de expresar a través de cada una de tus fotos?
Mi trabajo por lo regular es descrito como algo hermoso, una hermosa composición, con colores hermosos. De hecho, he trabajado duro en esto, pero no era mi objetivo principal. Detrás de cada toma, quiero que haya una referencia a la sexualidad femenina, algo muy idílico, con una delicada sensibilidad. Quiero hablarle a las mujeres, a nuestras vaginas, a nuestros pechos y a todas nuestras formas, sin clichés y, sobre todo, sin ser vulgar. A menudo describo este proyecto como una dulce metáfora del sexo.

¿Qué quieres que piensen o entiendan las demás personas al ver tu trabajo?
He realizado varios proyectos a lo largo de los años, con estilos diferentes, porque estoy en busca de quién soy como persona y como fotógrafa. Quiero que mis fotografías sean íntimas y que, mientras la gente esté mirando mis fotos, sienta como si hubiera entrado en mi mundo. Como si hubieran entrado en mi casa, en mi baño y en mi sala; que conozcan a mi familia. Me gustaría que regresaran a sus hogares y siguieran pensando en mí, en esa joven frágil que muestra su mundo, y quiero que se sientan libres de expresar su propia sexualidad.

@loruponyo

Más de i-D: Stephanie Sarley nos habla del por qué su arte con frutas incomoda tanto a la gente

Credits


Texto Zio Baritaux
Fotografía Sara Lorusso