el idioma del emoji: comunicación en la era digital

Solo se necesita una mirada a nuestras pantallas para ver que el lenguaje ha cambiado de forma, de la palabra escrita a los emojis brillantes y felices, pero ¿qué dice esto sobre nosotros?

por Billie Brand
|
26 Mayo 2015, 10:45pm

Dominar el dialecto digital de los emojis es una habilidad importante de la vida en el siglo XXI. Los días en los que se hacían llamadas con tono y las cuentas de teléfono subían fueron reemplazados por los Nokias nostálgicos de los años noventa, y como respuesta le dijimos C U L8 R a las pláticas del texto adolescente del LOL, aunque en lugar de pasar a niveles más alfabetizados, la comunicación moderna se ha reducido, aún más, a caras sonrientes amarillas. No importa cuántas cartas de amor o cartas de ex amigos a distancia hayas escondido debajo de la cama en un intento por aferrarte al pasado, el mundo se ha trasladado a un lugar pixeleado. Parece que hemos llegado a un renacimiento de la comunicación en las que pequeñas y bellas imágenes sustituyen a la palabra escrita. Podemos decir con seguridad que nosotros ♥ los emojis.

La semana pasada, el profesor Vyv de la Universidad de Bangor, quien estudia la velocidad de la evolución de los emojis, afirmó que los emojis se convirtieron en el lenguaje con mayor crecimiento en el Reino Unido: "Como lenguaje visual, los emojis han eclipsado por mucho a los jeroglíficos, sus precursores antiguos egipcios que requirieron siglos para desarrollarse". Parece que hemos llegado al punto de partida, y, en lugar de ampliar nuestro vocabulario, hemos vuelto a una forma de simbolización. Conforme la tecnología se acelera hacia el futuro, nuestras habilidades de comunicación se han quedado atrás, y con la disminución de la mensajería de texto, los emojis están en aumento constante. Instagram informó recientemente que el 48% del texto utilizado en su plataforma es con emojis, y, al no existir ninguna evidencia que sugiera que el emoji está cerca de una caída, el aumento va a continuar. A principios de este año vimos la introducción de princesas multiétnicas, parejas del mismo sexo y 32 banderas nuevas. Unicode (las mentes brillantes detrás de los emojis) tienen previsto lanzar 38 iconos nuevos para nuestras pantallas el próximo mes de junio. Conforme a la demanda popular, ahora incluirán vaqueros, dedos cruzados, una selfie y, sí, un aguacate.

De alguna manera hemos sido bendecidos con un lenguaje pictórico siempre floreciente. Es como una jerga utópica para el mundo -no importa cuál sea tu lengua materna, el emoji es comprensible universalmente. Las cosas se vuelven más ligeras al rociar todas las conversaciones con emojis, además de que también amplifican un mensaje. En realidad es un caso de ciencia básica, como dedujo el Dr. Owen Churches de la escuela de psicología de Flinders University en Australia; que las personas reaccionan a los emojis de la misma forma en que reaccionarían frente a un rostro humano real. En otras palabras, una "J" se reconoce como una sonrisa real. Luego está el factor de la ambigüedad. El parecido fálico del emoji de la berenjena dio lugar a su prohibición en el motor de búsqueda de Instagram, lo que resultó en la protesta juguetona en línea que proclamaba: #freetheeggplant. ¿Sin palabras? Sencillo, basta con enviar una selección de tus emojis favoritos -no necesitas usar letras. Pero tal vez ese es el problema. Distraídos por un espejismo de la felicidad del emoji, ¿hemos llegado acaso a una crisis de comunicación entre la generación de Internet?

En un estudio reciente realizado por Talk Talk Mobile, el 72% de personas de entre 18 a 25 años de edad admitieron que se les hacía más fácil expresar sus sentimientos a través de un emoji en lugar de usar texto. "Creo que las personas se conectan entre sí más frecuentemente porque los emojis hacen que sea más divertido", sugiere Dan Brill, autor de Emojinaylsis, un Tumblr dedicado a la disección de las identidades a través de sus emojis recientemente utilizados. "Honestamente no entiendo la reacción con respecto al ascenso de los emojis, estoy seguro de que se dijo lo mismo acerca de los mensajes de texto sobre el alejarnos unos de otros, ya que sustituyeron a las llamadas telefónicas, pero mi hermana y yo ahora tenemos una corriente de comunicación constante en lugar de la llamada telefónica una vez a la semana para la cual había que luchar por encontrar el tiempo de hacerla".

Siempre mirando nuestras pantallas, la obsesión sobre nuestra personalidad en línea está fuera de control. ¿Somos simplemente una sociedad de narcisistas amantes de las selfies? Incluso, con la reciente actualización, algunos de nosotros estamos todavía en busca de nuestro emoji doppelganger (pelirrojos y parejas interraciales, por ejemplo). El otro día un amigo me confesó que la lucha con los emojis es real: "A veces me siento en medio de una crisis de identidad porque no puedo encontrar un solo emoji que me represente". Si los emojis se originaron como simples iconos para expresar las emociones, ¿por qué es una necesidad tener espectros de tonos de piel, sexualidad y género? Parece que los emojis están empezando a darle forma a la identidad personal en el siglo XXI, además de que significan nuestra necesidad de una personalidad tecnológica. Destacando de entre el ruido blanco del ciberespacio, se ha convertido en un elemento crucial para nuestras identidades en línea y por eso el emoji no es solo una manera de expresar una emoción, sino una manera de expresar una individualidad.

Mientras los emojis pueden conectar a las personas en el ámbito digital, no podemos evitar preguntarnos si no nos están desconectando de la realidad. "Los emojis probablemente sean reemplazados por otra cosa antes de que tengan la oportunidad de dar forma a una generación, pero sin duda lograrán que la gente nunca vuelva a ver a los duraznos o las berenjenas de la misma manera", sugiere Dan Brill. Las tendencias tecnológicas van y vienen (¿Friendster, MySpace, Hi5?) y aunque el declive de los emojis es posiblemente inevitable, ¿qué será lo que sigue? ¿Un mundo digital distópico donde nuestras únicas formas de expresión estarán representadas por algún tipo de avatar post-emojis? En lo personal, frecuentemente me encuentro en busca de una respuesta GIF a un correo electrónico antes de pensar en escribir algo", continúa. "Eso no quiere decir que esto sea algo necesariamente positivo -como escritor, la caída inminente de la palabra escrita es una perspectiva aterradora, pero creo que es una realidad."

¿La palabra escrita volverá a reinar alguna vez? Incluso Vladimir Nobokov, cuya bella prosa fue inmortalizada en el clásico de la literatura Lolita, reconoció que a veces un emoji puede decir más que las palabras. En una entrevista con The New York Times en 1969, se le preguntó al autor dónde se colocaría en comparación con otros escritores, a lo que respondió: "Pienso con frecuencia que debería existir un signo tipográfico especial para una sonrisa -una especie de marca cóncava, un soporte redondo boca arriba, que ahora quisiera trazar en respuesta a tu pregunta ".

Así que ¿por qué estamos tan obsesionados con los emojis? Brill lo dice mejor: "Son divertidos. Es mucho mejor hablar de sexo con berenjenas y chorros de agua que con palabras reales. En general, la tecnología nos permite ser más visuales con nuestras comunicaciones." Parece que el mundo feliz y brillante de los emojis nos tiene encantados a todos. Somos la generación que no quiere crecer nunca. No nos podemos esconder detrás de los emojis para siempre, pero, por ahora, es mejor que enfrentar la realidad que nos rodea. Por otro lado, ¿qué hay de malo en embellecer nuestras vidas con corazones, arcoiris y delfines?

Credits


Texto Billie Brand

Tagged:
Internet
Emojis