a christopher shannon le interesa la pasión, no solo la moda

Hablamos con el diseñador de Liverpool sobre cómo su línea masculina de culto obtiene su contraparte femenina esta temporada.

por Lynette Nylander
|
21 Abril 2015, 5:30pm

Los estudios de los diseñadores usualmente son lugares extraños. Inquietantemente tranquilos o locamente caóticos, parecen casi inhabitables. Fue refrescante entrar al estudio de Christopher Shannon en De Beauvoir Road en el distrito de Dalston en Londres, no hay pretensión o pandemonio. En los altavoces se escucha Crazy Stupid Love de Cheryl Cole, muestras y patrones regados en las mesas; es claro que este es un lugar de trabajo. Un pequeño equipo (Shannon, dos asistentes y una costurera) están en el estudio.

Acaba de mostrar su colección de primavera/verano 2015 obteniendo halagos de la crítica: suéteres con las palabras "Broke", "Save Me" y "Thanks 4 Nothing" -coordinados con bolsas de plástico como máscaras- tenía los matices de una declaración de moda política, pero Shannon expresa que esto no era intencional. "Me sorprendió que fuera tan emotiva como fue. Había tantos puntos de vista en ella. Alguien me mostró una reseña de The New York Times y pensé, '¡Dios, la gente realmente se puso a pensar!' Creo que fue en parte porque odio la idea del lujo falso y odio toda esa mercancía copia de Prada de mierda que la gente hace."

A la edad de 18, Shannon dejó las afueras de Liverpool por las brillantes luces de Londres, pero su futura carrera como diseñador de moda no era todavía clara. "La moda nunca fue algo para mí; creo que estaba más interesado en videos musicales. Siempre leía i-D y The Face pero no las veía como moda. Veía el lado musical de las cosas. Solo sabía que había otra manera de vivir y no involucraba estar en Liverpool. No sabía lo que era, pero sabía que existía la opción."

Esa opción se presentó por sí sola en la forma de un lugar dentro de la prestigiosa escuela de arte y diseño Central Saint Martins. "Conocía gente que había ido ahí y me cagué por tres semanas pensando que no había logrado entrar. Solo quería llegar a Londres y pagar por mi departamento, y eso me dio perspectiva. Era 1999, justo después de Alexander McQueen y John Galliano [en CSM]."

Después de terminar el riguroso curso de BA [Bachelor of Arts ] en moda, Christopher trabajó con Kylie Minogue y el estilista William Baker, "fue donde conocí a Judy [Blame], y es como terminé conociendo a Neneh [Cherry]" -dos de sus colaboradores frecuentes. Pero fue la beca para el curso de maestría, bajo la tutela de la ahora difunta Profesora Louise Wilson, la que preparó a Shannon como un diseñador propiamente. Cuando le pregunté el mejor consejo que Wilson le dio, Shannon recuerda: "Ella no funcionaba así. La cosa que hacía al enseñar era el hacerte entender tu propio punto de vista y su validez. Sabía que tenía mucho trabajo y que podía hacer cosas, pero nunca realmente supe que eran. Ella me hizo adentrarme a eso y me forzó a enfocarme. Transformó por completo mi vida, para ser honesto, probablemente de una manera que solo alguien en mi familia pudo haber logrado."

Poco tiempo después de que obtuvo su maestría en 2008, Topman llegó con una invitación para que mostrara en LFW bajo la plataforma de MAN. Después de eso, el emergente Shannon se fortaleció al trabajar como consultor de Eastpak y otros más. "El dinero era bueno, pero se acabó muy rápido, para todos de hecho." Aparte de su colega diseñador James Long, Shannon señala que muchos diseñadores desaparecieron por las deudas y los obstáculos de crear una marca de moda desde cero.

Afortunadamente Shannon evitó ser una de estas pérdidas, en parte gracias a una estrecha red de familiares y gente en la que confía. Estos incluyen a, "Louise [Gray], Lulu Kennedy, John Colver y John Booth, quien hizo las ilustraciones." El legendario estilista Judy Blame le da dirección a la colección de Shannon, porque llamarlo consultor sería poco, "Él es una persona fabulosa. Nuestra relación es vigente; somos muy cercanos. Él hace la joyería. Judy dice mucho sin decir nada, así que nunca le puedes preguntar si le gusta algo, porque a él no le gusta ese cuestionamiento directo, pero te puedes dar cuenta lo que está pensando al ver sus ojos. No creo que haga estilismo, creo que solo comparte tiempo conmigo y me ayuda. Judy es mi máximo héroe de la moda, y siempre lo ha sido. Sigo estando completamente impresionado por él."

Shannon merecidamente se ganó el premio inaugural de BFC/GQ Designer Menswear Fund en 2014, y con el, un bono de £150,000 libras. "Hizo que se me quitara un poco la presión", explica, "pero [£150,000] es una gota en el océano en comparación con lo que tienes que competir y las cosas que tienes que lograr siendo una compañía chica. Nos gastamos ese dinero -¡ya se fue! Ojalá regrese a nosotros de distintas maneras, ¡pero no creo que la gente se de cuenta qué tanto cuesta llevar a cabo este negocio!"

La ayuda financiera también le dio la oportunidad a Shannon de hacer uso de algo que había estado planeando por seis años: la línea de mujer. "He diseñado womenswear antes, pero no las llevé a cabo. Teníamos un poco de tiempo en la agenda, así que dije, 'Hagamos las piezas y vemos que tal se ve.' Dentro de ella, creo que encontramos una narrativa de la mujer contra el hombre."

Decidiendo no hacer un show, su incursión al womenswear resultó en una colección de 25 piezas de olanes y tracksuits cubiertos de garabatos que le quedan a la perfección a la chica que Shannon concibe usándola, una "llena de confianza, descarada y dura". La idónea representación de ella es Tyson McVey, la vocalista líder del dúo musical PANES (e hija de Neneh Cherry), quién modeló la colección para i-D. "Es una persona muy genuina", dice Shannon de Tyson. "Es directa con su estilo y su forma de ser. Es graciosa. No trata de presentarse como algo que no es."

Un Shannon enfocado tiene una dirección clara de su futuro: "Más de lo mismo, pero con un punto focal distinto. Tiene que ser negocio, como tiene que ser moda. La única cosa que tenemos que mucha gente no tiene, es que logramos mantener el negocio lo suficiente para entender lo que es. No sabes lo que quieres al principio. Creo que la gente comienza con una visión muy clara que a veces termina siendo comprometida. Gracias al apoyo, hemos podido jugar con la identidad, porque el ADN de la marca es muy fuerte, siempre se ha visto como hemos querido que se vea. Así que [diría que el futuro es] algo más maduro, solo en términos de como hacemos las cosas, un poco más pensando en el negocio, lo cuál suena frío, pero sin ello, no podrías tener el resto."

@christopher_shannon

Credits


Texto Lynette Nylander
Fotografía Hanna Moon
Estilismo Rosie Williams
Maquillaje Charli Avery usando Bobbi Brown.
Tyson usa toda la ropa de Christopher Shannon. Joyería de la modelo. Calcetas Falke. Tenis adidas.

Tagged:
Μόδα
Christopher Shannon
judy blame