Publicidad

¿por qué hollywood sigue siendo sexista?

Las mujeres representan solo 12% de la industria creativa del cine. Hacemos un llamado de acción para que existan más Amy Schumers y Kathryn Bigelows.

por Jane Helpern
|
17 Agosto 2015, 4:20pm

Caitlyn Jenner es una reina. La sobreviviente de violación Emma Sulkowicz luchó contra el sistema al llevar a todas partes alrededor del campus su colchón. Y la fotógrafa Petra Collins dirige a una pandilla de chicas que produce arte, ropa interior y libros con una visión positiva del cuerpo. Es fácil ver porque 2014 fue celebrado (y lamentado) como "el año que el feminismo se volvió viral". Así que, ¿por qué Hollywood -discutiblemente el epicentro de las políticas liberales- sigue batallando con la desigualdad de género? Dos estudios recientes señalan la extrema falta de roles con diálogo de mujeres en el cine. Estas estadísticas hacen más que obvia la presencia de personajes chingones como Katniss Everdeen y Furiosa, y supernovas como Meryl Streep (que aparece en su cinta 51 este verano), son excepciones, no la regla.

En 2014, un estudio conducido por la Dra. Martha Lauzen, Directora Ejecutiva del Center for the Study of Women in Television and Film de San Diego, reveló que las mujeres comprenden solo el 12% de todos los protagónicos en los 100 éxitos taquilleros del año pasado. También componen el 29% de los personajes principales y un 30% de papeles con diálogo, un descenso considerable desde 2002. Y la última investigación de la Media, Diversity & Social Change Initiative de la Universidad del Sur de California, demostró que de 2007 a 2014, solo un 30.2% de todos los personajes parlantes o con nombre en las 700 películas más taquilleras de ficción, estrenadas en EUA, eran mujeres. La investigación también arrojó que (¡sorpresa!) las películas son completamente blancas y desproporcionadamente heterosexuales. Básicamente, Hollywood no es para nada un reflejo de la realidad o la dirección en que la sociedad (y la televisión) se ha ido moviendo.

Mientras que las últimas cifras deberían de inspirarnos a ponernos en acción, la verdad es que la subrepresentación de mujeres en la pantalla grande no es un fenómeno nuevo. En respuesta al artículo del New York Timesdescribiendo el estudio, la crítica de medios, Lili Loofbourow tweeteó: "No iré al cine a menos que la protagonista sea mujer. He hecho esto por 5 años. He ahorrado MUCHO DINERO."

En 2014, Cate Blanchett aceptó el Oscar a mejor actriz en la película de Woody Allen, Blue Jasmine, con un discurso que maldecía las prácticas sexistas en Hollywood. "A aquellos en la industria que siguen estúpidamente, aferrándose a la idea de que las películas femeninas, con mujeres al centro, son experiencias de nicho: no lo son. La audiencia quiere verlas, y de hecho, generan dinero. El mundo es redondo gente", proclamó con mucha fanfarria.

Después la estrella de Interstellar, Jessica Chastain dijo a Vulture: "Creo que hay un gran problema en el cine americano donde las historias sobre mujeres no son nutridas y celebradas y traídas a la pantalla, tan seguido como las historias masculinas." Pero también apunta que con el éxito de películas líderadas por mujeres como Lucy, protagonizada por Scarlett Johansson, que recolectó $44 millones durante su fin de semana de estreno (ganándole a Hercules de Dwayne Johnson en la posición estelar de la taquilla), un momento está cobrando fuerza. "Sí siento que los tiempos están cambiando, porque el dinero significa todo," añade.

Tan alarmante como la escasez de mujeres en pantalla, es su invisibilidad detrás de escena. De acuerdo con el reporte de USC, de los 1,326 creadores de contenido en 2014, solo 2 directores, 33 escritores y 175 productores son mujeres. Tomando nota, el pasado mayo, ACLU mandó cartas al gobierno federal para pedir una investigación a "la imposibilidad sistemática de contratar directores mujeres en la industria del cine y la televisión." En respuesta, la directora Kathryn Bigelow (Zero Dark Thirty, Hurt Locker), una de las pocas cineastas que han hecho carrera con éxito, declaró a Time: "La discriminación de género estigmatiza a la industria. El cambio es esencial. La contratación género neutra es esencial."

Si esa no es una clara señal de sexismo enclavado profundamente, entonces el popular Tumblr, Shit People Say To Women Directors (& Other Women In Film), lo es. Lo que comenzó como un lugar seguro para que las mujeres en la industria pudieran intercambiar sus historias de terror, se ha vuelto en una fuente valiosa de conciencia y progreso. Desde viles cuentos de acoso sexual (un director hombre, trajo una cámara escondida, para grabar ilegalmente una escena de desnudo de una actriz, dice la asistente de dirección Michelle Millette) a casos de condescendencia de lenguaje ("Deberías de casarte con un tipo rico y hacer películas por diversión con su dinero", dice que le respondió a una aspirante a directora su colega hombre), el blog denuncia la ubicua y repulsiva discriminación a las que la mujer de enfrenta en el ambiente laboral.

A pesar del inhóspito ambiente en Hollywood, hay algunos ejemplos interesantes recientes. Trainwreck, escrita y protagonizada por la comediante feminista Amy Schumer, logró unos abundantes $30.2 millones de dólares en su fin de semana de estreno, y se perfila para ser la nueva Bridesmaids (probablemente la comedia feminocéntrica más taquillera en años recientes). Y The Diary of a Teenage Girl protagonizada por Kristen Wiig y Bel Powley y dirigida por Marielle Heller (cuyo siguiente filme es sobre la vida de la Juez de la Suprema Corte Ruth Bader Ginsburg), está recibiendo elogios por su auténtico manejo del lujurioso paso de niña a mujer de Minnie Goetz, su protagonista.

Citando a Louise Sawyer en el épico drama de forajidas Thelma & Louise: "Te toca con lo que te conformas." Y si el crecimiento reciente es un indicador de lo que podemos esperar, conformarse es la última cosa en la agenda de las actrices o cineastas. En palabras de las fundadoras de SPSTWD: "Si quieres volverte director, pero estas historias sexistas te asustan, vuélvete director de cualquier forma." Es un grito de batalla y un mantra que puede ser aplicado a las mujeres en todas las profesiones. Y como ya empezamos a citar nuestras películas feminocéntricas favoritas, terminemos con una frase de First Wives Club: "Don't get mad, get everything!"

Credits


Texto Jane Helpern
Still de The Diary of a Teenage Girl