los secretos que esconden las tendencias del 'street style' en seúl

Rebelándose contra las restricciones de la conformidad y el uniforme, los jóvenes coreanos están saliendo a las calles con atuendos que son como pastiches extremos.

|
may. 10 2017, 12:20pm

Photography Alex Finch

"¿Has notado que en Corea hay muchos espejos?".

El diseñador Siki Im nos describe un viaje reciente a Seúl, el lugar de nacimiento de sus padres y una ciudad donde pasó gran parte de su infancia. Aunque ahora radica en Estados Unidos, el diseñador de moda vanguardista dice que la capital de Corea del Sur es una gran fuente de inspiración, debido en gran parte a una refrescante generación de jóvenes obsesionados con el estilo que están dirigiendo los espejo hacia sí mismos -y la cámara hacia una de las tierras fantásticas más vanguardistas de Asia.

vía @wolleysea

A medida que la escena street style sufre un declive en Nueva York y París, desgastada por los bloggers expertos en negocios que llenan los shows vistiendo atuendos patrocinados con poses preparadas para Instagram, el fenómeno público de la moda como espectáculo sigue ganando popularidad en Seúl gracias a una nueva generación de participantes, quienes están descubriendo una libertad sartorial previamente considerada inaccesible.

Más de i-D: Cómo es crecer con los estándares de belleza Coreanos.

Mientras que el estilo coreano alguna vez estuvo regido por barreras culturales procedimentales e institucionalizadas, esta generación está adoptando una nueva creatividad recién descubierta, gracias a las normas de género cambiantes y a un discurso más abierto en cuanto a la expresión personal.

Michael Hurt, profesor asistente de la Universidad de Estudios Extranjeros de Hanguk, quien también fue uno de los primeros fotógrafos de moda urbana en Corea a principios de los años dos mil, dice que el impulso detrás del vestir va más allá de sólo hacer una declaración; también es una cuestión de libertad.

"Todos los chicos coreanos usan uniforme durante toda su vida escolar hasta terminar la preparatoria -explica Hurt-, y básicamente se les enseña a no sobresalir. Poder usar estas tendencias es un escape total para ellos".

Fotografía Michael Hurt

Sólo mira las fotos de la reciente Semana de la Moda de Seúl. Los fotógrafos tomaron fotos sin parar en el epicentro de la acción en el distrito de Dongdaemun, frente a una estructura futurista en forma de huevo diseñada por Zaha Hadid, capturando motivos hip hop y streetwear, junto con logos noventeros, androginia romantizada, tatuajes de cuerpo completo y looks sexualizados que rayaban en lo fetichista. Como muchas de las tendencias que llegan a Asia, la mayoría de estas influencias se originan en el hemisferio occidental.

vía @wolleysea

Revistas como Nylon y Dazed cierran esta brecha publicando ediciones coreanas, al tiempo que blogs locales como JDIN KOREA del fotógrafo Lee Jaedoo, y Your Boyhood, que cuenta con diez años de antigüedad pero sigue siendo próspero, ofrecen inspiración diaria en forma de fotos, collages y reflexiones tipo documental sobre las campañas de moda, el estilo de las celebridades y las nuevas colecciones.

Instagram también ha creado un circuito de retroalimentación mundial entre Seúl y las capitales occidentales del estilo. Internet ha hecho más fácil que nunca buscar #outfitinspo y nuevos códigos de vestimenta. Corea del Sur es conocida por tener la conexión a Internet más rápida del mundo y, como sede de Samsung, también brinda acceso a la más nueva tecnología en teléfonos inteligentes, cámaras y demás herramientas de intercambio social.

vía @wolleysea

La enorme escena coreana de celebridades locales siempre ha ejercido influencia en la moda urbana del país (por ejemplo: los tenis Nike Air Vapormax se agotaron en menos de un minuto después de que el rapero y cantante G-Dragon apareciera en la campaña publicitaria). Pero la popularidad de las redes sociales ha traído nuevos patrones para consultar y replicar.

Más de i-D: ¿Qué sucede cuando retas las normas de belleza tradicionales de Corea?

"Todo se ha abierto globalmente gracias a Internet -dice Im-. Los chicos tienen más acceso que nunca, por lo que están muy conscientes de las tendencias en todo el mundo".

Alex Finch, un fotógrafo del street style de Seúl que cubrió Seoul Fashion Week, agrega: "Toda la gente que conozco parece estar al tanto de las más recientes colaboraciones y lanzamientos. Si esto sucede en el extranjero, puedes estar seguro de que también está sucediendo aquí".

vía @wolleysea

Los fabricantes de ropa están luchando para mantenerse al día con los nuevos estilos popularizados por las imágenes. Los abundantes comercios con marcas propias (PBH) de Dongdaemun son literalmente centros de producción, manufactura y venta de ropa bajo un mismo techo, los cuales producen replicas fast fashion tipo Vetements o Gosha Rubchinskiy en cuestión de días. ¿Quieres las pantuflas Princeton de Gucci, o un cinturón Off-White? Los expertos en estilo consiguen las versiones de imitación y con orgullo las combinan con mezclilla desgastada o looks athleisure exagerados, llevando la mezcla de la alta y baja costura a nuevos extremos.

Estos elementos sartoriales están siendo remezclados de manera emocionante e inesperada, incluso si a veces sus significados se pierden en la traducción. Corea está a miles de kilómetros de donde se originan estas tendencias y looks, por lo que, comprensiblemente, ocurre una cierta desconexión. El contexto, dice Im, es diferente. Aquí están algunas de las tendencias más curiosas del street style de Seúl:

Hip hop

Fotografía Michael Hurt

Las sensibilidades del hip hop llenan las calles de Itaewon, el bullicioso distrito internacional de Seúl que está rodeado por Yongsan, una base militar de los EEUU. La prevalencia tanto de turistas estadounidenses como del personal del ejército, así como de las embajadas cercanas, ha traído una afluencia de nuevos significantes culturales, desde el recién inaugurado club de hip hop, Compton Club, hasta tiendas de música y ropa que también se ocupan de la cultura skater y streetwear (como Stussy, Supremo y HUF). El programa de televisión Show Me the Money es un show de competencias de rap que rompió todo tipo de récords de rating cuando fue lanzado y ahora se encuentra en su sexta temporada. "Fue una sensación", dice Chan Kim, el principal comprador de BEAKER, la mayor tienda multimarca del mercado coreano, enfocada en marcas contemporáneas y de streetwear. "Ahora todos los jóvenes escuchan hip hop".

En las calles, la gente usa suéteres oversize, chamarras bomber con parches y chamarras Fear of God con jeans rasgados y botas Timberland. Otros se visten completamente noventeros, con sudaderas en talla XL, overoles holgados y tenis.

Híper sexual

Fotografía Michael Hurt

Mientras que los seguidores del hip hop llevan suéteres oversize tipo Yeezy y playeras retro con consignas, algunas chicas coreanas se pasean con stilettos altísimos, botas a la altura del muslo y gargantillas de cuero.

"Ves a chicas en la Semana de Moda que tomaron prestados muchos elementos de la cultura S&M, que tal vez no conozcan los pormenores de lo que llevan puesto, pero que entienden ciertos significados -dice Michael Hurt-. Las chicas comprenden que esos objetos tienen una naturaleza sexualmente cargada, y saben que no llevas tacones de aguja de 15cm a clases".

Punk

Fotografía Alex Finch

Las botas toscas y las chamarras de cuero son parte esencial de la escena urbana punk de Corea. La tela escocesa se hace presente en minifaldas rojas o atada alrededor de la cintura sobre jeans negros y en zapatos Creepers. El maquillaje oscuro, los piercings y las cadenas llegan casi a lo gótico, mientras que en la ropa y accesorios vemos la ostentación de cráneos y tibias cruzadas sin ironía alguna.

Im, que tocó en bandas punk en su juventud, dice que los looks del nouveau-punk que se ven en la calle resaltan bastante, pero difícilmente son subversivos. "Las personas que usan Dr Martens o una chamarra de cuero no están cuestionando nada ni hablando en contra de nada", dice. Y sin embargo: "debido a que el look punk es muy oscuro en Corea, estos chicos están haciendo una declaración".

Más de i-D: Dentro de la millonaria industria de belleza de Corea del Sur.

Logo manía

Fotografía Alex Finch

"Cuando nuestros padres estaban creciendo, no tenían dinero, y Corea era muy pobre", dice Im. "Había una cierta manera de vivir que era más modesta y discreta. Ahora ya no hay vergüenza alguna en demostrar tu opulencia". Esa opulencia se expresa a través de la superposición de un logotipo sobre otro, con looks completos compuestos por Chanel, Kenzo, Moschino, y otras casas de moda, principalmente europeas.

"Esta es la primera generación de chicos educada para expresarse a través del consumo", agrega Hurt, quien dice que ahora la juventud coreana y sus compañeros celebran la creatividad. "Son super consumistas y la moda es algo a lo que se aferran, por lo que ahora todo se trata de: '¿Cómo puedo sobresalir?', ya sea a través del color de un case para su celular o por el uso de atuendos extravagantes".

Juego de género

Fotografía Michael Hurt

El cambio en las normas de género aceptadas también ha facilitado la promoción del estilo individualizado. Las mujeres coreanas, antes tan motivadas a ser femeninas, ahora están adoptando cortes de pelo muy cortos o rapados, al tiempo que juegan con los estereotipos usando sudaderas oversize, gorras de béisbol y siluetas holgadas y agresivas. En estos días, es más probable que veas una sudadera con capucha en una chica, mientras que los chicos coreanos están experimentando con maneras de vestirse más andróginas, optando por chamarras largas y drapeadas, camisas estilo kimono y estampados caprichoso e infantiles.

Los hombres coreanos, quienes durante mucho tiempo han sido partidarios del uso de maquillaje, ahora están cambiando sus peinados y el color de su pelo cada pocos meses, imitando los estilos en constante evolución que los grupos de K-pop como EXO, BTS y Big Bang perpetúan.

Modificación corporal

Fotografía Alex Finch

Tanto los hombres como las mujeres coreanos están experimentando también con piercings y tatuajes de cuerpo completo, continuando con la fascinación de Corea del Sur por la manipulación del cuerpo y la imagen, pero sin reflejar la obsesión con la cirugía plástica de la generación anterior.

Sin embargo, la modificación corporal se considera ilegal en Corea, pues está vinculada a viejas historias de actividad criminal y comportamiento decididamente poco virtuoso. "Todos los tatuajes - dice Chan Kim-, se efectúan de manera oculta, en las sombras".

Más de i-D: A-Z del K-Pop.

Estando en público con sus familias, la mayoría de los coreanos cubren sus tatuajes y piercings con camisas de manga larga y gorros. Pero en las calles, frente a las cámaras curiosas, se abren las camisas para revelar tatuajes que abarcan todo su pecho, o se levantan las mangas para mostrar sus nuevos tatuajes, mientras que otros tatuajes se asoman por debajo de las medias de encaje, y los piercing son reinsertados de manera extrema.

"Es un acto de rebelión -dice Kim-. Muchas cosas se consideran 'prohibidas' para los coreanos, pero ahora están encontrando el valor para expresarse"

Esta imitación generalizada de la cultura occidental, particularmente el estilo del hip hop, tiene a muchos debatiendo lo atroz que es la apropiación cultural. Mucho se ha escrito sobre las estrellas del K-Pop, como CL, que adoptan la moda y los tropos musicales popularizados por los raperos estadounidenses. Esta tendencia ha llegado hasta la moda: la icónica playera de RUN DMC es un elemento popular en las calles de Seúl, mientras que el estilo B-girl ha estado presente en todas partes, desde las pasarelas hasta los frenéticos videos musicales del grupo femenil ya disuelto 2NE1.

Hurt dice que esta imitación generalmente no es muy profunda; es superficial. "No he conocido a nadie que use esas camisetas y sepa qué es RUN DMC", dice. "No tienen una comprensión profunda de dónde proviene, pero está bien, porque tampoco están tratando de hacer un posicionamiento al usarlas. Sólo les gusta el estilo".

Debido a que ellos leen los textos culturales de manera diferente, los coreanos los interpretan y reinterpretan a su manera, haciendo así que los símbolos y las palabras con significado no tengan sentido efectivamente. Si bien esto no exculpa a los coreanos de la apropiación, sí explica su contexto.

Más de i-D: Las promesas de la moda de Seúl.

Los mensajes culturales también se decodifican de manera diferente aquí. Cuando una joven usa medias de red o una camisa de Playboy, no necesariamente está tratando de hacer una declaración acerca de la sexualidad femenina. Simplemente está tomando y escogiendo motivos superficiales para crear su propio look único. Y para una cultura que a menudo enaltece la conformidad sobre la originalidad, ésta es una señal alentadora para la industria.

El objetivo, al parecer, no se trata tanto de la creación de nuevas identidades, sino más bien de la creación de múltiples identidades que se puedan poner o quitar, como una versión elevada y refinada del cosplay. Es la versión de la moda del sampling musical. Los jóvenes coreanos están empujando los límites de la expresión personal, inspirándose en varios géneros sin ningún tipo de ironía o cinismo. Y, en una ciudad de modestia que ahora es una ciudad de espejos, la idea de vanidad está siendo acogida por la juventud como una oportunidad para que su voz sea escuchada.

"Creo que hay muchas cosas sucediendo aquí en las calles que merecen atención -dice Finch, el fotógrafo del street style-. Ya se trate de tomar riesgos o de hacer algo propio, hay muchas cosas que la gente puede aprender de cómo se visten los chicos en Seúl".

Hurt, que ha estado cubriendo la moda coreana durante más de una década, dice que está contento de que su país finalmente tenga el reconocimiento que le corresponde. "Siempre me dijeron que los coreanos tenían un sentido de la moda horrible y que Japón era el lugar donde tenía que ir para encontrar buen estilo -dice-. Pero ahora, finalmente estamos aprovechando la capital creativa de la ciudad".

Credits


Texto Tim Chan
Fotografía cortesía y derechos de Alex Finch y Michael Hurt