Publicidad

dentro del íntimo círculo de la élite de europa

‘The Europeans’ de Tina Barney estudia la polinización cruzada de herederos y herencias.

por Matthew Whitehouse
|
12 Abril 2017, 10:33pm

Han pasado casi dos semanas desde que Theresa May desencadenó el Artículo 50, enviando al Reino Unido a toda velocidad hacia el borde de un acantilado y generando muchas cuestiones sobre dónde encaja Gran Bretaña en esta gran masa de tierra conocida como Europa.

Vale la pena recordar que cuando las naciones que fundaron la Comunidad Económica Europea (Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, y Alemania Occidental) se juntaron por primera vez en 1957, Gran Bretaña dijo inicialmente, "Estoy bien, Jacques". Había peleado en una Guerra Mundial. Tenía una gran mancomunidad. Se veía a sí misma como diferente.

Además: también es así como el resto del continente lo veía. Cuando el Primer Ministro Harold Wilson tardíamente empezó a insinuarse a Bruselas a principios de los sesenta, Charles de Gaulle famosamente dijo "no". Gran Bretaña era "insular", describió, con "hábitos y tradiciones muy marcadas y muy originales".

Sabemos cómo resultó todo, con Gran Bretaña finalmente relacionándose con Europa en 1973, sólo para votar y separarse de nuevo el año pasado. Pero la pregunta aún persiste: ¿Gran Bretaña está separada del continente culturalmente al igual que físicamente? ¿O hay similitudes que van más allá del Canal de la Mancha?

Es una idea parcialmente explorada en la épica The Europeans de Tina Barney. Un Grand Tour de ocho años por Austria (1996), Italia (1996-1998), Inglaterra (2001), Francia (2002), España (2003), y Alemania (2004). The Europeans lleva a la nacida en Estados Unidos Barney, fotografiando el círculo interno de la elite del continente del Viejo Mundo. Capturando similitudes y características compartidas que trascienden los países, es un estudio de la polinización cruzada de herederos, herencias, y Herrs. Una revisión de qué es exactamente lo que hace a los europeos, europeos. Aquí, Barney comparte más sobre ello.

Más de i-D: El Londres que nadie conoce

¿Cómo comenzaste el proyecto The Europeans?
Todo lo que necesitaba era a una o dos personas decir la misma cosa y yo decía, 'wow, eso es una idea interesante'. Apliqué como artista visitante a la Academia Americana en Roma, e hice uno o dos amigos que eran italianos y me ayudarían a encontrar a gente a quien fotografiar. Y realmente todo se desencadenó de ahí. Nunca pensé que sería un proyecto de ocho años, o que iría a seis países distintos. Pensé que este sería un viaje de una sola vez. Después cuando llegué ahí, era muy fascinante. Los italianos dirían, 'bueno, mi hermana está casada con un austriaco'. O, 'mi hermana o hermano está casado con alguien de España'. Ahí fue cuando me empecé a dar cuenta que estos países están todos conectados.

¿Pasaste mucho tiempo con tus sujetos, o todo fue muy rápido?
Muy rápido. Hay algunas personas con las que pasé la noche, pero generalmente eran tan rápidas como si hubiera hecho un trabajo editorial. 'Hola, ¿cómo estás?', después entrar, montar las luces, tomar la fotografía e irme. Una sesión fotográfica de una sola vez. Y nunca los volví a ver en toda mi vida. Y probablemente nunca los veré.

Más de i-D: La belleza encubierta de Ucrania

Tus fotografías tienen un aspecto muy formal. ¿Qué inspiró esto?
Si recuerdas mi libro The Theatre of Manners, así fue como comenzó todo. Una frustración sobre tratar de crear una estructura interesante en la fotografía, porque sentía que la fotografía era una aburrida y plana pieza de papel. Obviamente me inspiré de los pintores holandeses del siglo XVII, pero también en su mayoría de italianos, y pensé, 'oh, ¿por qué no tratar de hacer eso en una fotografía?' Dirigiendo las pinturas para formar una narrativa y tratar de crear un espacio visual interesante, guiado por la estructura. Lo que no sabía que iba a pasar cuando llegara a Europa era que estas personas y lugares serían tan intimidantes debido a su formalidad. Su extrema sensación de buenos modales. Todos saben que los estadounidenses son más casuales. En todo sentido de la palabra. Por lo que me di cuenta muy rápidamente, no podía dirigir a estas personas a hacer algo diferente de lo que son.

¿Por qué crees que las personas aún están tan interesadas en las imágenes?
La única cosa en la que puedo pensar es, ¿sabes cuando las personas están obsesionadas con ver series de televisión como Dallas? ¿O incluso ahora cuando están viendo The Tudors o cualquier cosa como esa? Estas imágenes eran de una vida que creo que los estadounidenses, realmente nunca soñaron, pero era su ideal de una realeza o una gran vida. Una que creo que los estadounidenses han admirado desde el comienzo de la historia.

¿Llegaste a ver Europa como una entidad coherente o permaneció como países separados para ti?
Oh, eso es una pregunta muy interesante. Creo que hay cosas que son muy similares. Y usualmente tiene que ver con el gusto, eso probablemente fue prestado de hace mucho tiempo. Mientras la gente viajaba, diría 'oh, me gusta eso, también haré eso'. Y una de las cosas que es algo divertido y superficial es la pared amarilla. Hay una cierta pared de color amarillo en muchos países. Así que cosas como esas, pero también pienso que la idea de la familia probablemente está en todos los países. La idea de mantener el hogar. El respeto hacia la madre y el padre. El hijo mayor.

¿Tienes una imagen favorita?
Probablemente la tengo, lo cual usualmente nunca digo. Pero ya sabes, ha pasado mucho tiempo. Lo que más me interesa, probablemente de cualquier cosa que hago, es el retrato. Y pienso que hay una fotografía llamada The Granddaughter y una llamada The Young Lady. Una es de Alemania, la otra es de Francia. Esa, The Hands, del chico en la camisa azul y blanca con su padre. Hay algo sobre los niños. Creo que hacerle entender a un niño de esa edad es usualmente impenetrable. Pero si tienes al sujeto indicado, no puedes averiguar quiénes son, pero puedes ir a un lugar al que no puedes ir en la vida real al verlos en carne y hueso. Y generalmente es a través de los ojos. Eso es muy fantástico.

Más de i-D: Ve un nuevo Budapest a través del lente de esta fotógrafa

Credits


Texto Matthew Whitehouse
Todas las imágenes cortesía de Tina Barney y Paul Kasmin Gallery