Fotografía Mario Sorrenti

los anuncios más controvertidos de calvin klein y su historia

Con motivo del lanzamiento de su primer libro, hablamos con el legendario diseñador para saber qué se interpone realmente entre él y sus Calvins.

por Felix Petty; traducido por Eva Cañada
|
nov. 14 2017, 1:26am

Fotografía Mario Sorrenti

Este artículo fue publicado originalmente por i-D UK.

Escuchar a Calvin Klein decir una frase tan icónica como "¿Quieres saber qué se interpone entre mis Calvins y yo?" por teléfono es suficiente para que un escalofrío te recorra la espalda. Se trata, después de todo, de uno de los anuncios jamás creados que más han definido toda una época. Fue escandaloso y provocativo, una declaración de rebeldía por parte del diseñador que fue prohibida en la televisión norteamericana.

La fotografía misma realizada por Richard Avedon ―Brooke Shields llevando una camisa burdeos medio desabotonada, levantando al aire una pierna estrechamente embutida en un vaquero azul― lanzada a principios de los 80 propulsó a Calvin Klein, a su marca y a Brooke al estrellato. Y se convirtió en la imagen que definiría la moda de la década.

Pero Calvin Klein no se contentó creando solo un momento que definiría la década. Piensa en la foto tomada por Bruce Weber de Tom Hintnaus llevando unos estrechos pantalones blancos en Santorini, o en la foto realizada por Mario Sorrenti de Kate Moss reclinada sobre un sofá. Una y otra vez, los anuncios de Calvin suscitaban controversia creando impactantes piezas del imaginario del mundo de la moda.

calvin klein campaña bruce weber desnudo
Fotografía Bruce Weber

Todo esto se ha recopilado en un nuevo libro titulado sencillamente Calvin Klein, que está a punto de publicarse. Para el libro, que tardó cuatro años en crearse, Calvin repasó su archivo compuesto por 40.000 imágenes junto con Fabien Baron y su ex mujer Kelly, con el fin de crear un documento de 450 páginas que repasan una carrera increíble.

Sin embargo, el libro no es solo la historia de Calvin como maestro de la provocación en la publicidad, sino también la de Calvin el diseñador, el hombre que ayudó a inventar la estética minimalista y, junto con Ralph Lauren y Donna Karan, que contribuyó a que la moda norteamericana pudiera rivalizar con la de las más importantes capitales europeas.

Antes de la publicación del libro hablamos con Calvin para conocer las historias que hay tras algunas de las imágenes más reconocibles de la moda y para saber cómo creó un imperio del lujo.

calvin klein bruce weber campaña
Fotografía Bruce Weber

En primer lugar, enhorabuena por el libro. Es un increíble documento de la historia de la moda. ¿Disfrutaste creándolo?
Me llevó mucho tiempo decidirme a hacerlo. No tengo la costumbre de mirar atrás, prefiero vivir el momento. Repasamos 40.000 imágenes de los archivos, lo que nos llevó como un año y medio. Teníamos que reducir la cantidad y hacer una selección que pudiéramos condensar en 450 páginas. ¡Lo edité y reedité montones de veces! Tardé meses, revisando una y otra vez, pero fue un auténtico placer.

¿Qué es lo que más te sorprendió de las imágenes?
Que todavía tenían un aspecto contemporáneo. La mayoría de ellas son anuncios que se publicaron entre la década de 1970 y la de 2000, pero yuxtapusimos imágenes de las diferentes décadas y las colocamos unas junto a otras, y descubrimos que la visión siempre ha sido la misma.

Calvin Klein Bruce Weber campaña
Fotografía Bruce Weber

Los anuncios siguen siendo provocativos, pero ver estas imágenes fuera de un contexto publicitario, sin los logotipos y demás, me hizo recordar lo increíbles que son como fotografías. Resultan menos impactantes y, en lugar de ello, se convierten en algo increíblemente bello y atemporal.
Es un gran cumplido porque eso es exactamente lo que trataba de mostrar. Siempre trabajé con la gente de mayor talento que pude encontrar, desde fotógrafos a directores artísticos y modelos. Durante aquellos años me involucraba en cada detalle, pero estas imágenes son la obra de un maravilloso equipo de personas creativas. Se trata de bellas fotografías realizadas por los mejores fotógrafos del mundo de la moda: Irving Penn, Dick Avedon, Bruce Weber, Mario Sorrenti... Realmente los mejores. Y yo quería que la gente viera su obra. Solo cuando colocas los elementos gráficos se convierten en anuncios.

Cuando estabas haciendo los anuncios, ¿daban la sensación de ser una colaboración entre todas esas partes diferentes?
Siempre era una colaboración. Recuerdo que cuando hicimos los anuncios de Brooke Shields yo estaba en el estudio de Dick Avedon cada noche trabajando con él y con Doon Arbus, que escribió la icónica frase, "¿Sabes lo que se interpone entre mis Calvins y yo?... Nada". Trabajamos juntos y nos divertimos mucho haciéndolo. Y lo hicimos nosotros todo porque sabía que podíamos hacerlo mejor que las agencias de Madison Avenue.

calvin klein bruce weber campaña desnudo
Fotografía Bruce Weber

Estos anuncios definieron toda una era de la moda, pero también de la cultura en general. ¿Te sorprende eso?
Lo creas o no, siempre me sorprendía cuando algo funcionaba bien. Siempre estaba influido por lo que estaba sucediendo en mi vida y lo que pasaba a mi alrededor. De modo que, si influyeron en la cultura en general, aquello sucedió de forma orgánica en cierto sentido. Siempre queríamos hacer algo que resultara creativo de tal modo que explicara en qué consistía el producto. Por supuesto, el anuncio debía destacar, pero también tenía que explicar al consumidor de qué se trataba. Ese era mi objetivo.

¿Por qué crees que esas imágenes se convirtieron en hitos tanto de la moda como de la publicidad?
Ese es uno de los aspectos más mágicos del tiempo, jamás me habría imaginado que tendrían este tipo de longevidad, pero echando la vista atrás, lo que me sorprendía mientras editaba las imágenes, era lo contemporáneas que parecían. Esa fue realmente la razón por la que me interesé en hacer el libro, porque si las imágenes hubieran parecido anticuadas creo que habría perdido el interés.

Fotografía Bruce Weber

El derrumbe del género binario está ahora por todas partes en la moda, pero tú lo anticipaste con algo como CK1. ¿Sabes cuál es la historia tras esa fragancia?
Yo vivía con Kelly y ella siempre me tomaba prestada alguna camisa o alguna sudadera, siempre quería llevar algo mío. Me pregunté si eso podría funcionar con una fragancia. Si se podría crear algo que fuera masculino pero que también resultara atractivo para las mujeres. Habíamos tenido tanto éxito con Obsession y Eternity que tenía la sensación de que ya era hora de romper las reglas, de hacer algo totalmente diferente. Hay que arriesgarse, hay que aprovechar la oportunidad. Por supuesto que cometerás errores, pero aprenderás de ellos y no volverás a cometerlos.

Los pantalones vaqueros son otro ejemplo, por aquel entonces no eran una prenda de diseñador. ¿Qué dijo el mundo de la moda cuando empezaste a hacer cosas como pantalones vaqueros y ropa interior?
Creo que la gente se sorprendió. Incluso en el caso de algo como los carteles que hacíamos para nuestros anuncios, la gente de la moda simplemente no hacía ese tipo de cosas. Era demasiado comercial. Yo siempre contemplaba esas cosas como un reto, pero también tenía que resultarme interesante. Nunca me paraba a cuestionarme lo que pensaría el mundo de la moda sobre que yo hiciera pantalones vaqueros o ropa interior. En mi mente, yo me estaba comunicando directamente con el consumidor. Siempre me sorprende cuando alguien compra o cuando a alguien le gusta algo que hago. Como el libro, me han dicho que ya es un éxito de ventas en Amazon y eso también es fantástico, porque todo el dinero que recaude irá a una organización benéfica de Nueva York.

calvin klein kate moss david sims
Fotografía David Sims

Más allá de los anuncios, el libro es una ocasión fantástica para volver a conectar con el elemento de alta costura, porque es el corazón mismo de la marca y es maravilloso verlo tan bien documentado.
Diseñar ropa para mujeres era lo que más me gustaba hacer. Ese era el paraguas bajo el que se aunaba todo lo demás que hacíamos, pero muy poca gente podía comprar esa ropa porque era demasiado cara. De modo que el libro es una forma de que la gente vea dónde empezó todo, cómo empezó, de mostrar esa estética minimalista, ese refinamiento, esa pureza, esa simplicidad... En torno a eso giraba toda la creación de mi ropa.

¿Has disfrutado repasando tu carrera de diseñador para el libro?
Fue muy agradable echar la vista atrás, pero fue un trabajo muy duro. De todas formas, no lo habría hecho de ninguna otra manera. Tenía que estar implicado en cada aspecto del libro, desde el grosor de la portada hasta el número de páginas. Todas las fotografías e historias formaban parte de mi vida, pero se convirtió en un nuevo reto incluirlas en un libro.

calvin klein campaña peter lindberg
Fotografía Peter Lindberg

¿Siempre has trabajado con este nivel de implicación?
Desde el principio. Cuando fundé la compañía, durante los 8 primeros meses dormía en el suelo de mi pequeño showroom. Vendía la ropa, diseñaba la ropa, enviaba la ropa, ¡mi madre cosía las etiquetas! Pero fueron unos días muy divertidos, geniales. Se necesita compromiso y un montón de trabajo duro para conseguir el éxito.

¿Qué consejo darías a alguien que está empezando en la industria de la moda?
El consejo que di a mi hija cuando se licenció en la universidad fue: "No te preocupes por el dinero o el éxito, tienes que encontrar aquello que te haga feliz". En eso consiste el éxito real, en disfrutar y amar lo que haces.

calvin klein campaña kate moss mario sorrenti
Fotografía Mario Sorrenti

Echando la vista atrás y repasando tu carrera y todas las cosas increíbles que has hecho, ¿cuál crees que será tu legado, o tu mayor logro?
Como diseñadores norteamericanos, Ralph Lauren, Donna Karan y yo mismo por fin logramos dejar huella en la moda norteamericana, porque tradicionalmente eran París y Milán, con su larga historia, y Londres, con su gran legado artístico y sus escuelas de diseño. Pero, ¿Norteamérica? ¿Nueva York? Estaban en un segundo plano. Sin embargo, creo que los tres juntos hemos provocado un impacto real. Estoy muy orgulloso de ese legado.

Cuando comencé, mi sueño era crear una marca que pudiera continuar después de que yo terminara de trabajar y eso está sucediendo. Fui internacional y global hace décadas, pero en realidad estoy feliz de que la empresa siga prosperando mucho tiempo después de que yo la dejara y saber que seguirá existiendo por mucho tiempo.

Calvin Klein está publicado por Rizzoli y está ya a la venta. Puedes comprarlo aquí.

Photography Peter Lindberg