Quantcast
Entrevistas de música

keeping up con kim gordon

Mientras lanza su más nuevo vinilo de edición limitada, platicamos con la madrina del grunge para hablar de arte, moda, y de por qué nunca baja el ritmo.

Emily Manning

Ayer por la noche, un equipo informal se reunió en el penthouse del New York Edition Hotel para celebrar el lanzamiento del último LP de Kim Gordon, Music for Inversions: A Live Ballet by Nick Maus. En octubre pasado, la ex bajista y vocalista de Sonic Youth fue la encargada de calificar la interpretación de ballet de Maus en la Frieze Art Fair.

"La interpretación se basó en un ballet de una de las hermanas de Rudolf Nureyev que es considerado como uno de los primeros ballets avant-garde", dijo Gordon del proyecto. "La idea era que siempre estuviera sucediendo algo en el espacio de Frieze, así que se nos pidió a otra intérprete [Juliana Huxtable, que leyó poesía] y a mí que contribuyéramos con textos y que tocáramos dos veces al día en ciertos momentos que se superponen con el ballet". Además de musicalizar el ballet, Gordon escribió un texto "basado en la experiencia de entrar a una feria de arte, delirar y entablar un diálogo interno", que acompaña al LP en vinilo de edición limitada. "El vinilo es en realidad un artefacto, la culminación de lo que hice para el ballet en lugar de solo una banda sonora estricta".

Pero, claro, ella no se podía detener en la música. Incluso cuando Sonic Youth estaba en el apogeo de su fama a mediados de los años noventa, Gordon creó proyectos paralelos, co-dirigió videos musicales con Spike Jonze, contribuyó en exposiciones de galería, y diseñó una línea de ropa. Desde la disolución efectiva del grupo en 2011, la madrina del grunge ha estado mucho más ocupada. Es probable que hayas leído su libro de memorias, Girl in a Band, o el prólogo profundo con el que contribuyó para su homegirl de muchos años, Chloë Sevigny, en su monografía de Rizzoli

En este momento, Gordon tiene dos exposiciones importantes individuales en la 303 Gallery de Nueva York y en el Museo Benaki en Atenas, Grecia. La primera, Design Office: The City Is A Garden, explora los enormes cambios que han sufrido los paisajes públicos de Nueva York. "Es una respuesta a la idea de embellecer la ciudad. Supongo que comenzó con el alcalde Bloomberg, pero han surgido parques por todos lados. La ciudad se ha vuelto más amigable, pero más amigable para los consumidores y para las personas que compran condominios". Al ver el Madison Square Park por las ventanas panorámicas del Edition -un hub para jóvenes drogadictos y degenerados en los años setenta es ahora el hogar de las familias que hacen fila para entrar al Shake Shack- es fácil entender a qué se refiere.

Aunque la legendaria línea de Gordon, X-Girl, fue vendida a una empresa japonesa en 1998, su influencia todavía se siente fuertemente en la moda y en el feminismo. Para su oda a las tomas de archivo más recientes de Spike Jonze en la colección otoño/invierno 2015, Opening Ceremony no solo usó el rostro de Gordon en sudaderas gruesas y pantalones holgados, sino que también hizo un remix del logo de la línea. "Es muy interesante ver cómo se aferra", ríe Gordon justo antes de que le mostrara el fondo de pantalla de mi iPhone: Sonic Youth comiendo una sandía gigante en Los Simpson. No importa hacia dónde voltees, siempre se sentirá el espíritu creativo de Gordon.

Credits


Texto Emily Manning
Imagen Getty Images para New York EDITION