lo confieso: nunca he visto 'la guerra de las galaxias'

¿Cómo es el 'hype' cuando nunca has visto una saga de esta importancia en la cultura popular del mundo?

por i-D Staff y Colin Crummy
|
23 Diciembre 2015, 11:10am

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Está bien, La guerra de las galaxias, me pillaste. Pasé el último año evitando ver el tráiler de El despertar de la fuerza. No me importaba si Luke Skywalker aparecía en ella o no. Dejé de seguir a un 'amigo' muy fan en Facebook cuando comenzó una cuenta atrás día a día hasta el 17 de diciembre de 2015 (empezó en julio).

Porque no: nunca he visto La guerra de las galaxias. Y sí: soy una de esas personas de una galaxia muy, muy lejana (¿he usado bien la referencia?).

Realmente no sé cómo he podido no ver las películas. Yo era más pequeño que un Ewok cuando El retorno del Jedi se estrenó. Tengo un recuerdo claro de que me regalaran una máscara y una capa de Luke Skywalker en mi cumpleaños -a pesar de solamente tener una vaga idea de lo que era-. Pero me gustaban El equipo A y He-Man. Con esto quiero tratar de explicar que no era un niño snob que solo veía documentales y programas infantiles para niños que quieren convertirse en científicos. A estas alturas todavía no sé qué pasó realmente, pero lo cierto es que, en algunos aspectos, siento que perdí el tren cultural de mi generación.

Y es que no puedo explicar mejor mi (ausencia de) relación con La guerra de las galaxias. Para el momento que salieron las precuelas en 1999 ya era demasiado tarde para mí, sobre todo cuando vi que las críticas eran tan malas. Eso sin contar con que había que verse todas las complicaciones de una saga icónica de los años ochenta. La pregunta es: ¿Cómo hay que ver La guerra de las galaxias si nunca la has visto? 

¿Debería empezar con el piloto Episodio I: La amenaza fantasma y seguir  por las precuelas? ¿Debería buscar en uno de los pocos videoclubs o tiendas de segunda mano que quedan el VHS de El imperio contraataca para la experiencia original de esta ópera del espacio -antes de que George Lucas comenzara a meterse con el Blu Ray y el DVD-?¿Debería simplemente ver un supercut de tres minutos de las primeras seis películas y acabar de una vez?

No sé vosotros, pero yo ya he decidido que no haré nada de esto. Y no lo haré porque, si lo hago, en el futuro tendré que sentarme en el cine junto a un montón de fans reales de La guerra de las galaxias que se pondrán nerviosos y alterados al escuchar la primera nota de la banda sonora de John Williams y que se levantarán al final de cada película para aplaudir los créditos.

Lo cierto es que ningún vídeo resumen podrá ponerme al día sobre lo que ha pasado hasta ahora en la saga y, sobre todo, nadie podrá transmitirme los sentimientos que experimentan los fans con cada pequeño detalle de las películas. 

A todas luces El despertar de la fuerza es un triunfo. Es un alivio que finalmente se haya estrenado; y no solo porque de lo contrario todos esos meses de disección frenética de todos y cada uno de los fotogramas habrían sido una pérdida de tiempo para todos. Resulta bastante entrañable ver a la gente tan emocionada sobre la fantasía de su infancia, incluso aunque no ignore todos y cada uno de los códigos y referencias que manejan.

No veré El despertar de la fuerza porque no puedo ponerme al día con todos esos recuerdos. No puedo acceder a nada de eso. Pero estoy feliz de que haya gente en el mundo que sea capaz de hacerlo. De hecho, ver disfrutar a los fans antes, durante y después de las películas es una experiencia que recomiendo a los que, como yo, nunca sabrán exactamente, de qué va todo esto.

Recomendados


Texto Colin Crummy

Tagged:
Star Wars
La guerra de las galaxias
Opinion