Publicidad

julia fox captura el hedonismo y la tristeza del sur de estados unidos

'PTSD' es la impactante primera exposición individual de la fotógrafa Julia Fox que está presente en Magic Gallery en Nueva York.

por Paige Silveria
|
02 Mayo 2016, 4:03pm

Poco menos de un año de haber publicado su primer libro, el desgarrador y visceral Symptomatic of a Relationship Gone Sour: Heartburn/Nausea, el cual detalla tres de sus relaciones amorosas particularmente abusivas y manipuladoras, la fotógrafa y diseñadora Julia Fox lanzó su segunda publicación con una exposición multimedia que la acompaña. Post Traumatic Stress Disorder, otra presentación desconsoladamente emocional detalla su experiencia durante un inesperado tiempo sabático de meses en la zona pantanosa de Louisiana afectada por la pobreza. Para su primera exposición individual (curada por el creativo neoyorquino, Richie Shazam), Fox está exhibiendo las desconcertantes imágenes que tomó con su cámara de 35mm a lo largo del viaje. Para llevar la experiencia más allá, también instaló un "trap room": un espacio de inmersión que intenta reflejar su recámara cuando vivía en el área llena de drogas. Fox habló con i-D acerca de la vida en el muy profundo sur.

¿Cuál fue el ímpetu para ir hacia el sur?
Cuando fui no sabía que iba a hacer esto. No tenía ni idea lo que iba a hacer. De hecho, estaba yendo hacia California con mi amiga Harmony cuando mi carro se descompuso. Pensé que me quedaría en Louisiana una semana o dos pero después de unos cuantos días me enamoré. Hubo momentos en los que pensé que me podría quedar ahí para siempre.

¿Ya habías ido antes?
Si, ya había ido de visita porque mi amigo Jack vive ahí. Cuando fui la primera vez me enamoré completamente. Sabía que volvería a ir, pero no planee que sucediera como sucedió.

¿Puedes describir la zona donde te quedaste y por qué fue especial?
Fue el lugar donde filmaron Beasts of the Southern Wild. Tenía esta atmósfera mágica: abandonada y hermosa, un poco apocalíptica. Viví en un pueblo de pescadores y la vida solo era muy lenta y sencilla. Era exactamente lo que necesitaba para poder volver a sentir mis sentidos de nuevo. Durante navidad todos cuelgan luces en todos lados. Nunca han visto la nieve. En la noche las decoraciones navideñas son lo único que se puede ver en la oscuridad, además de las estrellas y la luna. Se reflejan sobre el pantano, rociando el agua de todos colores. Casi nunca se pone muy frío el clima ahí. Harmony y yo vivimos mas alejadas hacia una marina. La casa estaba sobre pilotes muy hacia dentro del agua. Era una locura cuando había huracanes. La casa se sacudía y se tambaleaba. ¡Me sorprende que esos pilotes se mantengan! Solo teníamos a un vecino. Le disparaba a los pájaros para alimentar a los gatos callejeros de la zona. A veces abría mi coche y algunos gatos estarían ahí. 

¿Tu vecino le disparaba a los pájaros y se los daba de comer a los gatos?
No le llaman el "Dirty South" por nada. Mi vecino solo se sentaba en la marina y le disparaba a los pájaros, lo cual es muy común. Una vez disparó justo arriba de la cabeza de Harmony, ella lo volteó a ver con sorpresa, y él respondió: "Estoy alimentando a los gatos". También donde yo vivía era el fin del mundo. Estaba tan alejado de cualquier cosa, y muchas personas abandonan a sus animales ahí. Había muchos gatos callejeros y demás. 

¿Que aspecto de la cultura del pantano pudiste experimentar?
La cultura del pantano es un poco una locura porque es casi tribal. La gente vive de la tierra, hablan su propio idioma, y no ven con buenos ojos a los foráneos. Es vulnerable porque el terreno determina su experiencia, pero también por políticas financieras que están fuera de control. Hay una epidemia enorme de heroína y metanfetaminas. Los precios del petróleo están muy bajos y mucha gente no tiene trabajo. A la gente le encanta ponerse hasta la madre. Creo que hace que el tiempo vaya de manera más rápida.  

¿Cómo llegaste a conocer a la gente que documentaste?
Solo conocíamos gente por la noche. Nos acercábamos a ellos en la calle o en los bares. Harmony y yo no discriminamos para nada. Seremos amigos de quien sea. En especial ella, es muy agradable y puede comenzar una conversación con quien sea.

¿Alguien en particular que te haya sorprendido?
Una mujer que para mí sobresalía fue Pinky. Es una prostituta que conocí en mi cumpleaños. Creo que la recuerdo más que al resto porque estaba enojada cuando primero nos acercamos y para el final estaba sonriendo y riéndose. ¡No quería que nos fuéramos! Pero eran las 9 am. De verdad nos teníamos que ir. 

¿Qué te sorprendió sobre la experiencia?
Nada me sorprende en realidad.

Explica la idea detrás del trap room que está junto a las fotos.
El trap room es una recreación de mi recámara en Louisiana. Pero no es solo eso, es un espacio que encarna un estado mental. Es un poco decrépito, pero aún bastante poético. Tiene una cama, un buró, una televisión, la cual muestra un video mío en loop, además de varios otros artefactos de cualquier habitación verdadera en Louisiana.  

¿Tu intención es enfocarte en el Louisiana de después de Katrina?
El huracán fue muy traumático y puedes notar que la gente aún está recuperándose. Aún hablan de ello con frecuencia. Muchas de las calles en Nueva Orleans aún están bloqueadas. Siguen reconstruyendo. Mucha gente me ha dicha que la vida simplemente no ha sido la misma desde el huracán.  

Más de i-D:

Escenas surrealistas de la cultura del strip club en Las Vegas

The Gods: documentando la cultura de Atlanta

Credits


Texto Paige Silveria
Fotografía Julia Fox

Tagged:
LOUISIANA
Cultura
Estados Unidos
Nueva Orleans
Julia Fox