sobre el excusado de yoshua okón y santiago sierra

La pieza más controversial del primer día de Zsona Maco fue 'El Excusado', primera colaboración entre el mexicano Yoshua Okón y el español Santiago Sierra. El booth de Parque Galería se mantuvo rodeado de gente llena de cuestionamientos. Oscar...

por Oscar Benassini
|
04 Febrero 2016, 4:25pm

Ya a nadie molesta que Fernando Romero sea un arquitecto espurio, lo que impresiona es cómo se ha hecho odiar. No hay antecedentes similares en la arquitectura mexicana. El yerno de Carlos Slim es petulante. Incluso, Pedro Ramírez Vázquez, arquitecto todopoderoso, inventor de la estética priísta monumental, mente maestra detrás del secuestro de la Chalchiuhtlicue, supo administrar el poder estatal para diseñar edificios memorables. El contraste es absurdo, pero no se puede pasar por alto cuando se habla de arquitectos al servicio del poder político o económico, y que construyen con carta blanca. Mientras Ramírez Vázquez representa la epítome del oficio arquitectónico, Fernando Romero simboliza la normalización del mal gusto y la improvisación diseñistica financiada por el latifundio mexicano actual.

El Museo Soumaya es un museo tacaño y el edificio es ridículo. Es una gran presencia vulgar, una atracción de fin de semana. Bastante se ha escrito, en medios locales y extranjeros, acerca de la desconsiderada estructura y de la mediocre colección que alberga. Es cuando menos decepcionante la apatía del hombre más rico de México hacia el aprendizaje cultural. Igual que el Chapo Guzmán (en la desastrosa entrevista que le hizo Sean Penn), Carlos Slim es un hombre aburrido y sin argumentos, hace las cosas 'porque sí', su única gracia es hacer y acumular dinero, y nada más.

Un crítico cultural o un artista sin humor bien puede ser un sociópata. Ni la crítica, ni el arte deberían adoctrinar ni reprender. El Excusado, la pieza de Santiago Sierra y Yoshua Okón, concebida para la participación de la galería Parque en Zsona MACO, es un objeto artístico irreprochable: una escultura de mediano formato con la forma del Museo Soumaya, pero que funciona como un retrete. El chiste se cuenta solo (se pueden leer las entrevistas de Edgar Hernández con los artistas, publicadas en el suplemento Expresiones del periódico Excélsior, el 3 de febrero de este año).

Pero El Excusado de Sierra y Okón -que recuerda a la América Letrina (1997) de Damián Ortega- también despierta sospechas y dudas: ¿Dos artistas consolidados criticando con picardía al poder empresarial, a la cultura de consumo y a un museo de paso, en Zsona MACO? ¿Es la feria de arte mexicana un espacio válido para la crítica o solamente un tianguis de galerías? ¿Es asqueroso todo lo que tiene que ver con el mercado del arte? ¿Cómo se distribuye el arte, cómo circula? ¿El Excusado es insuficiente y se muerde la cola, o es ingenioso? ¿Debo odiarlo? ¿Cómo evalúo una crítica? ¿Hay lugar para el humor? ¿Es un gesto de baja intensidad? ¿Es mejor que no suceda a que sí suceda? ¿Debemos pelear entre nosotros? ¿Los artistas que ganan dinero pueden ser divertidos? ¿Los artistas ganan dinero? ¿Es muy fácil hacer arte siempre y cuando una galería lo produzca? ¿Siempre estaremos inconformes? ¿Debo sentirme cohibido frente a una obra de arte? ¿Por qué el Soumaya y no Jumex? ¿Me preocupan los artistas o los espectadores o los medios extranjeros? ¿Es posible disfrutar el arte o siempre hay algo mal con él? ¿Es más honesto criticar a las instituciones en un museo que en una galería? ¿Se puede reventar el sistema desde dentro o solamente desde fuera? ¿Santiago Sierra y Yoshua Okón son unos cínicos contribuyentes del capitalismo? ¿Cómo puedo ser independiente y mantenerme al margen del Complejo Militar Neoliberal, pero al mismo tiempo cobrar?

La histeria sobre todo cuando se ve una obra de arte. El Excusado es simple, es una broma, es un comentario eficiente, es una crítica, es un producto artístico inteligente que no se ve muy a menudo en la ciudad. En la ciudad casi ningún artista critica por medio de su obra.

Una cosa sí decepciona: que la miniatura del Soumaya de Romero no esté en los baños de la feria para cagarlo.

Más i-D: 

Andrea Geyer y la participación de las mujeres en la Historia del Arte

Conversación con Mario García Torres

La semana de arte en México 2016

Credits


Texto Oscar Benassini
Imagen Sergio Orospe

Tagged:
mexico
2016
Museo Soumaya
Carlos Slim
Yoshua Okon
Santiago Sierra
zsona maco
el excusado
fernando romero
galería parque
oscar benassini
semana del arte méxico
yoshua okon y santiago sierra