las stan smith son las zapatillas de la temporada

Es oficial: todo el mundo se ha puesto sus Stan Smith. Estudiamos su evolución desde icono del tenis hasta convertirse en un símbolo cultural de nuestros días.

por i-D Staff y Rory Satran
|
28 Mayo 2015, 8:10am

Hechos reales: una joven con un par de Stan Smith blancas y verdes (las clásicas que valen 85 euros) entra una tienda de Nueva York, coge un par de Stan Smith diseñadas por Raf Simons (que cuestan unos 420 euros) y se pone a pensar en si debería comprárselas o no. ¡Está pasando! La zapatilla de piel ideal para jugar al tenis es la nueva pieza clave de la industria de la moda.

Desde su relanzamiento en 2014 (tras dos años fuera del mercado), la popularidad del clásico de Adidas ha alcanzado el estatus de icono. Las Stan Smith son a las zapatillas lo que Levi's a los vaqueros y Kim Kardashian a los selfies: el súmmum.

¿Pero cuándo -y cómo- se convirtió esta zapatilla tan básica en la última obsesión los expertos en moda?

La historia de esta zapatilla es muy sencilla: Adidas lanzó su primer modelo en 1963 bajo el nombre del tenista francés "Robert Haillet". Cuando Haillet se retiró, la compañía lo remplazó por Stan Smith, el número uno mundial en aquel momento (por si lo dudabais, sigue vivo y está felizmente jubilado en Carolina del Sur). En 1971, la zapatilla se popularizó como la "Adidas Stan Smith", aunque la mayoría de modelos en los 70 llevaban impresa la cara de Smith con un "Haillet" escrito por encima (como si se tratase de una crisis de identidad). 

Su máximo esplendor llegó en los 80, pero su repercusión en el mundo de la moda es mucho más reciente. Ahora se ha convertido en uno de los modelos más importantes de la historia del deporte -tanto en lo que respecta a las ventas como en la influencia- y la revista Complex la situado en el puesto número 14 de su ranking de "las zapatillas más emblemáticas del mundo".

Stan Smith con las zapatillas que llevan su nombre. Fotografía Getty Images para adidas vía Flickr

Tanto Yohji Yamamoto como Jeremy Scott ya han hecho sus propias versiones y los modelos de Raf Simons en rosa, azul y rojo son una maravilla. Su distintiva combinación verde-blanco ha inspirado a diseñadores como Alexander Wang, que la ha plasmado en varios vestidos de su colección primavera/verano 2015. 

También podemos encontrar cientos de ediciones limitadas que han reinterpretado este básico del deporte: desde la versión más kitsch (Star Wars) a la más adorable (La rana Gustavo) y otras que son sencillamente impresionantes (como la del rapero Method Man de Wu-Tang Clan). La última la firmaba Pharrel, que lanzó 10 modelos pintados a mano en la boutique parisina Colette y se acabaron -literalmente- al instante.

La trayectoria de zapatilla está muy ligada al hip hop: el portal de cultura urbana Genius tiene hasta un total de 578 resultados cuando escribes "Stan Smith" en su buscador; seguro que alguna vez has escuchado My Adidas del rapero Jarren Benton y las referencias a la misma están repartidas por casi toda la discografía de Lil Wayne.

Como en el caso de otras muchas tendencias (las chaquetas militares, las bailarinas o las camisas de cuadros), la Stan Smith le debe su incursión en el fashion system a Marc Jacobs. El diseñador americano creó un look a base de jerséis marineros, pantalones anchos, gafas con montura transparente y el clásico de Adidas que muchos han denominado como "el uniforme del diseñador"; es decir, la ropa que lleva alguien que está demasiado ocupado como para preocuparse por la moda

Fotografía Francois Guillot para Getty Images

Hasta Phoebe Philo de Céline se ha rendido al minimalismo chic de las Stan Smith. Las apariciones estelares de Philo al terminar el desfile ya son parte de la historia reciente de la moda y la mayoría de veces la podemos ver llevando sus clásicas Adidas. Para Phoebe, este calzado es el complemento perfecto cuando el punto fuerte de tu estilo son los jerséis básicos y los pantalones de corte masculino. Las Stan Smith te dan ese aire de "me da todo igual" que ya popularizó Coco Chanel en los años 20.

En 2013, Gisele Bündchen apareció desnuda en el Vogue francés llevando solo un par de Stan Smith y unos calcetines blancos en una sesión de fotos con estilismo de Emmanuelle Alt. Cuando el propio Stan Smith le envió la foto a sus amigos, estos respondieron: "¿Qué zapatillas?". Puede que ellos no se dieran cuenta de lo que se había puesto Gisele, pero el resto del mundo sí. Sobre la sesión, Emmanuelle aseguró: "Las Stan Smith pueden con todo: no importa si eres Gisele o si vas completamente desnudo".

Así lo decidieron los líderes de la moda y, en enero de 2014 -coincidiendo con su relanzamiento-, la multinacional alemana decidió regalarle un par personalizado a todo el mundo que era alguien en la industria. Fans de las zapatillas como Sarah Andelman (directora creativa de Colette) y Humberto Leon (una mitad creativa de Kenzo) inundaron sus cuentas de Instagram con fotos de su nueva adquisición mientras el resto del mundo se moría de #envidia.

Y como suele pasar en estos casos, cuando una prenda se convierte en éxito de ventas, los "plagios" están asegurados. A principios de año, "la policía de la moda" consideró que un modelo en piel blanca y roja de Isabel Marant se parecía demasiado al superventas de Adidas. En un artículo en el portal The Fashion Law (que ya no está disponible), los expertos analizaban las similitudes que podrían costarle caro a la diseñadora francesa por infracción de copyright.

Gracias a las celebrities, las personalidades de la industria de la moda, las colaboraciones con artistas y a su estatus en la cultura urbana, estas zapatillas ya son leyenda, pero lo cierto es que la Stan Smith no sería lo que es si su diseño no fuera tan atemporal. La pregunta es: ¿Cuál será el próximo modelo en arrasar en las calles (y en la moda)?

Tagged:
Adidas
marc jacobs
Sneakers
Opinion
Phoebe Philo
Raf Simons
stan smith