Publicidad

james jebbia de supreme nos habla sobre el porqué no está obsesionado con la imagen y el legado

A lo largo de dos décadas, la marca icónica de streetwear, Supreme, ha tenido colaboraciones influyentes y ha definido el look de una generación.

por Jeremy Abbott
|
26 Junio 2015, 10:50pm

Lucien wears all clothing Supreme. Jewelry model's own.

A principios de los años ochenta, cuando James Jebbia, fundador de la marca de streetwear Supreme, era un adolescente que crecía en Crawley, en las orillas de la zona metropolitana de Londres, i-D era como conocía el mundo. Antes de mudarse a Nueva York en 1983, a los 19 años, esta revista, junto con The Face, eran su referencia sobre moda y música. "Yo, y toda mi generación, obteníamos nuestra información de i-D", dice James. "Fue una de las primeras revistas que mezclaba high fashion con low fashion; leías sobre Rei Kawakubo o Katharine Hamnett por primera vez, junto con Chanel, junto a un artículo sobre una niña confeccionando vestidos en el Kensington Market. Ya sea que hablaran sobre música o moda, lo abarcaban y les creías. Fue ahí donde me enteraba de todo; i-D fue muy importante". Durante sus 35 años de historia, i-D se ha mantenido como un informante constante para James, que lo educa por su enfoque neutral de la moda, ya sea a nivel de calle o en la pasarela de París. "Probablemente sea difícil para los jóvenes comprender esta etapa pre-Internet, pero es la revista que he comprado desde que tenía 16 años y que todavía compro. No tengo alianzas con ninguna revista, pero i-D conserva su juventud y vitalidad. No era para gente en una torre de cristal y no era elitista. No parecía tener una agenda. Era como si dijera: 'Si se ve bien, vamos a fotografiarlo'".

Supreme siempre ha emanado ese mismo instinto curatorial libre en su enfoque de la moda. Cada temporada, las colecciones tienen una puntuación perfecta en la revisión permanente de la cultura del menswear en Estados Unidos. Desde los blue collars de Ivy League a través de Ralph Lauren y Polo Sport, la marca destila sus referencias por medio de un centro de Nueva York muy específico, un patrimonio de skate, punk y hip-hop. Las colaboraciones y las imágenes que la acompañan -ya sea en patinetas, propaganda no oficial o camisetas- intentan cimentar el ADN de la marca a la par que defienden sus distintas influencias y, en apariencia, dispares, pues incluyen a Comme des Garçons, a Public Enemy, a H.R. Giger, a Lady Gaga, a Malcolm McLaren y a Dead Kennedys.

Aunque cada marca de moda delinea un estilo de vida que sus clientes pueden comprar, el enfoque multilateral y sin restricciones de Supreme está al centro de su éxito. James siempre está dispuesto a aclarar que no hay un gran plan maestro, ningún esquema y ninguna estrategia en Supreme. "No estamos pensando en la imagen ni en el legado, solo queremos hacer cosas increíbles, cada temporada, ni más, ni menos. Nueva York es un gran lugar y tengo la suerte de haber trabajado con casi las mismas personas por mucho tiempo, y todos coincidimos. No intentamos hacer todo para todos. No estamos tratando de complacer a las masas. Solo queremos que crezca a un ritmo razonable. Supreme no ha cambiado en 20 años, y pienso que eso es muy sencillo".

Desde el primer día, la tienda Supreme que se inauguró en 1994 en la calle Lafayette en Nueva York, atrajo a un grupo de lugareños y a traviesos del Downtown, como a Gio Estevez y Aaron Bondaroff, a skaters, como Harold Hunter y Jason Dill, y a la gente de arte, cine y fotografía emergente, como Ari Marcopoulos, Harmony Korine, Kenneth Cappello y Terry Richardson. La fotografía de Ari y Terry avivó la identidad original de Supreme, sus imágenes icónicas se convirtieron en sinónimo de la marca. Con los años, Terry y Kenneth han hecho fotografías para look books, propaganda no oficial y camisetas, que han visto la camisa con el influyente cuadro usada por una variedad de iconos, incluyendo a Lou Reed, Kermit the Frog, The Diplomats, Raekwon, Mike Tyson y, más recientemente, Neil Young. Aún hoy, Supreme continúa diversificando estas imágenes, añadiendo a su plantilla visual a fotógrafos británicos célebres como Alasdair McLellan (quién célebremente fotografió a Kate Moss para la marca) y a Tyrone Lebon

Cuando lo presionamos a identificar un momento que considere como un pináculo en la evolución de Supreme, James dice, sin titubear: "Cuando hicimos los carteles con Lou Reed, fotografiado por Terry Richardson. Simplemente porque antes de eso había una percepción de lo que significaba una marca como Supreme y lo que representaba para mucha gente -para muchos es el skate y el hip-hop. Para mí, era algo más que eso. Pero cuando trabajamos con Lou Reed, la gente se cuestionó su significado. Para nosotros tenía mucho sentido, era un músico impresionante y era un rebelde. Se nos permitió hacer otras cosas que no se esperan de una marca de skate/streetwear, de tal manera que podríamos ir en cualquier dirección si y cuando quisiéramos y todavía se sentiría real y natural".

La dirección de la marca dio un giro audaz cuando Supreme tomó las tablas y las adornó con el trabajo de artistas contemporáneos célebres del Downtown. Empezando con Ryan McGinness y Kaws, finalmente trabajó con el experto en arte, Neville Wakefield, y entregó tablas de colección de Richard Prince, Christopher Wool, Damien Hirst y Marilyn Minter. "Eso sucedió muy naturalmente, surgió mientras hacíamos una cubierta con Larry Clark. A Larry obviamente le atraía el skate, y siempre había tenido una fuerte conexión con Supreme. No pensábamos en Larry como el artista high-end, nos encantaba Larry Clark el fotógrafo que ama el skate y que ha tomado fotos maravillosas, y tenía sentido, así que hicimos la cubierta de la skateboard", explica James. "Uno de mis chicos se fue a trabajar con Jeff Koons, y Jeff preguntó si estábamos dispuestos a hacer una con él, y claro que accedimos. Entonces empezamos a notar que los músicos y los artistas no son diferentes de la gente normal -les interesa hacer cosas padres. Siempre ha sido así y no pensamos demasiado en lo que podemos hacer. Solo tiene que sentirse bien, no estamos sujetos a ningún parámetro".

El único pronóstico para la marca que James está dispuesto a revelar es su plan para seguir llevando a Supreme al siguiente nivel: "No pienso más allá de un año, no pienso en nada más allá. No tiene sentido. Seguiremos con el ritmo que llevamos. Esperamos seguir haciendo grandes cosas, mantener la relevancia, y si surgen oportunidades las tomaremos. Realmente no importa lo que hayas hecho en el pasado. No podemos dormirnos en nuestros laureles". @supremenewyork

Credits


Texto Jeremy Abbott
Fotografía Alasdair McLellan
Estilismo Max Clark
Peinado Matt Mulhall de Streeters London
Maquillaje Hiromi Ueda de Julian Watson Agency usando Sisley Skincare and Cosmetics
Asistente de Fotografía Lex Kembery, James Robjant, Matthew Healy
Asistente de Estilismo Bojana Kozarevic, Kristofj Von Strass
Asistente de Peinado Lewis Pallett
Asistente de Maquillaje Mizzie Logan, Yuko Murakami
Producción Lucy Johnson de Art Partner
Retoque Output Ltd
Modelo Lucien Clarke

Tagged:
Harmony Korine
Skate
larry clark
supreme
james jebbia
Richard Prince
Alasdair McLellan
the 35th birthday issue