gosha rubchinskiy habla la verdad de la juventud

Desde eventos deportivos en Moscú hasta pasarelas en París y galerías en Londres, la visión artística de Gosha Rubchinskiy se teje a través de los mundos y toca múltiples medios, pero nunca diluye a, o se desvía de, su propósito auténtico.

por Steve Salter
|
08 Octubre 2015, 6:10pm

Dry wears jumper Gucci. Collar stylist's own.

"Se trata del Moscú de hoy y de cómo se visten allí. Se trata de los chicos, esos chicos que vienen a las fiestas, los diez chicos de Moscú son reales y tuvimos que llevarlos a París", dice Gosha, mientras se escuchan los sonidos distorsionados de Buttechno en el backstage. Seducido por el sudor, las sonrisas, el synth y el sexo puro de la juventud de Moscú para la temporada primavera/verano 2016, Gosha nos transporta a las pistas de baile de su tech-club favorito, NII. Con sus logotipos de 1984, su remix de Rodchenko y su ropa deportiva con estampado de Iron Curtain, la colección estuvo, sin duda, iluminada con nostalgia, pero Gosha no estaba regresando al pasado. Fue simplemente el más reciente vistazo dentro de su realidad -una realidad intrigante en gran parte porque Rusia es una entidad desconocida, pero, al mismo tiempo, tiene un atractivo adolescente universal-. En última instancia, representa una dualidad irresistible de la juventud que es a la vez fresca y familiar.

Lento pero seguro, desde su debut en Evil Empire hasta sus exploraciones de los hooligans de fútbol de Nazbol en la temporada otoño/invierno 2015, Gosha ha estado llenando los vacíos del underground postsoviético. La cobertura de los medios mainstream de la Rusia moderna se centra en gran medida en el exceso de oligarcas y supermodelos. Colocando su lente sobre su realidad, Gosha ha abierto los ojos del mundo a la parte oculta moscovita que de otra manera no habríamos encontrado. Y, ya sea conscientemente o no, por medio de la moda, el cine y la fotografía, su obra puede ser interpretada como una reacción a los cambiantes valores socio-económicos de Rusia. "El año pasado, durante la crisis económica, la renta en Moscú se volvió más barata y la gente joven empezó a abrir sus propios lugares; abrieron nuevos bares y clubs. Uno de estos lugares es NII, un lugar techno donde tocan los músicos DIY, y también son los propietarios. Fue y sigue siendo, uno de los lugares con más hype en Moscú", explica con entusiasmo en una conexión ruidosa de Skype. 

Sever lleva camiseta Gosha Rubchinskiy. Gargantilla del estilista.

Como fotógrafo, cineasta y diseñador de moda, Gosha es una especie rara, un narrador multidisciplinario que levanta la tapa del underground ruso para construir la imagen de la juventud descontenta. Desde el principio, Gosha estaba interesado en su grupo de amigos skaters y su mundo. "Hace unos diez años, el skate emergió como una de las principales subculturas de la juventud rusa y la he observado desde entonces", dice. "Me sentí atraído por esta nueva energía. Empecé a salir con este grupo, pasé todo mi tiempo con ellos; patinamos, salimos de fiesta, viajamos a otras ciudades. Fue un momento especial, uno en el que tomé muchas fotos y grabé una serie de videos. Necesitaba hacer algo para capturar la energía. Necesitaba compartirla".

Es un mundo que ha seducido a legiones de fanboys (y chicas) que han adoptado a Gosha, no solo como una marca, sino también como un líder de opinión cultural. Al diseñar para un creciente grupo de amigos, su trabajo pronto se extendió a través de Moscú, San Petersburgo y más allá. Si nos vamos al día de hoy, vemos que sus diseños vuelan de los estantes en Londres, Nueva York y Estocolmo. "Es una locura, cuando recibimos nuevos productos de Gosha, todo se vende muy rápido", dice Stavros Karelis, fundador y director de compra de MACHINE-A. Ahorita mismo, los mismos chicos que coleccionan, desean y hacen cola para Supreme y Palace quieren a Gosha Rubchinskiy. ¿Por qué? El atractivo de la ropa de Gosha puede ser visto como una especie de cuasi-exotificación de Rusia, su otredad y la falta de familiaridad relativa. Hay un elemento de voyerismo cultural, una sensación de que nunca seremos testigos ni entenderemos a la Rusia de Gosha, pero queremos ser parte de la experiencia.

Mak lleva top Gucci. Pantalones Saint Laurent by Hedi Slimane. Cinto del modelo. Pines Dior Homme.

El otro lado de la historia, que podemos entender, es la experiencia adolescente. Desde las primeras veces hasta los primeros amores hasta las primeras metidas de pata, el crecer nos une. "No estoy seguro, porque no soy un adolescente, pero me parece que ser un adolescente es lo mismo en casi todas partes", dice Gosha. "Es lo mismo en los EE.UU., el Reino Unido, China y Rusia, a causa del Internet. Puedes escuchar la misma música, usar la misma ropa, incluso ir a las mismas fiestas".

Durante la vida útil de sus diversos proyectos, su grupo de chicos ha cambiado de forma, se ha transformado y ha madurado ante sus ojos y lente. "Es interesante ver cómo la gente crece y lo que hace", dice. "Algunos se han vuelto músicos, otros artistas, y, si su trabajo es interesante, quiero trabajar con ellos. A veces me siento como un maestro, es interesante. Pero, en última instancia, siempre estoy aprendiendo de ellos". Gosha se ha convertido en el flautista del underground ruso y la gente se le acerca, siguiendo su ejemplo. Puede que comiencen la vida como sujetos, pero a través de la amistad y la colaboración creativa, son atraídos cada vez más profundamente a su mundo que lo abarca todo. "Hice fanzines DIY con uno de los primeros skaters, Pavel, y ahora él está produciendo techno y trabaja con nuestras bandas sonoras", dice. "Algunos de nosotros hemos crecido juntos y algunos son nuevos. Algunos tienen diez años. En el último show, en particular, vimos a la nueva generación, pero todos nos inspiran".

Desde escuchar súplicas para colaborar hasta encontrar el cast perfecto, Gosha ha aprendido a aprovechar el poder de las redes sociales. Los chicos de esta sesión fueron encontrados en línea. "No me gusta usar agencias. Me gusta hacer el trabajo", dice. "Como siempre con Lotta [Volkova, quien se encargó del estilo de esta historia] queríamos mostrar personajes interesantes, así que empecé a buscar chicos, buscando en Instagram y explorando los amigos de los amigos". Un chico estaba tan desesperado por ser parte del mundo de Gosha que viajó en tren durante dos días desde Siberia a Moscú. "No sabía dónde vivía, pero era hermoso. Simplemente le envié un mensaje y estuvo dispuesto. Fue perfecto. Otros chicos vinieron de diferentes ciudades. Siempre me gusta utilizar a alguien especial. Uno de los últimos días, fuimos a un bar y encontramos a Mak. Fue al último al que fotografiamos. Vino a la mañana siguiente, pero no había dormido. Es un músico y se había pasado toda la noche en su casa-estudio grabando". El resultado es una sesión que comienza donde termina la narración de la temporada primavera/verano 2016 y su próximo proyecto promete profundizar aún más. En las últimas dos temporadas, cada que Lotta llegaba para una sesión, se quedaba en el Youth Hotel, un nombre muy apropiado. "Fue construido para los Juegos Olímpicos de Moscú, es genial, muy hermoso", explica Gosha. "Después de las sesiones, íbamos a bares y luego regresábamos al hotel porque es barato, tranquilo y podemos hacer after-parties en el interior. Tomé unas cuantas fotos dentro y alrededor de las habitaciones y estamos pensando en lanzar un libro en octubre". ¿Qué pasará mañana? Ni siquiera Gosha lo sabe, pero a dónde él vaya, iremos. 

@gosharubchinskiy

Credits


Texto Steve Salter
Fotografía Gosha Rubchinskiy
Estilismo Lotta Volkova
Modelos Sever y Dry @ Lumpen Moscow. Mak Blue.

Tagged:
Rusia
Gosha Rubchinskiy