Publicidad

vfiles primavera/verano 2017 fue tan excéntrico como su mentor young thug

La primera noche de la Semana de la Moda de Nueva York nos brindó un animado desfile de nadadores sincronizados, chamarras cubiertas con baratijas, crews de bailarines de metro, ropa de tintorería deconstruida, bandas adolescentes de metal y vestidos...

por Emily Manning
|
09 Septiembre 2016, 8:15pm

Ahora en su séptima temporada de desfiles, VFILES -la plataforma digital de cultura juvenil en constante expansión- ha creado una plantilla ganadora para sus desfiles: conseguir una multitud de talentos (desde diseñadores hasta maquillistas) y juntar a estas estrellas emergentes con influyentes mentores de la industria. Aunque este enfoque esté probado y sea verdadero, la tribu de VFILES jamás podrá ser acusada de ser predecible; el enjambre mundial de Internet vive para las sorpresas y estratagemas de avanzada -como el anuncio de una completamente nueva alineación de mentores, llena de estrellas, la cual incluye a Naomi Campbell, Pat McGrath y Young Thug. El prolífico rapero alienígena de Atlanta, fue el centro de atención en el desfile de anoche en Spring Studios, donde una procesión vibrante de talento internacional de diseñadores demostró encajar perfectamente con una de sus letras: "every time I dress myself it go motherfucking viral" [cada vez que me pongo algo, se vuelve viral".

Más de i-D: Conoce a los diseñadores que estarán en VFILES de primavera 2017

[body_image src='//i-d-images.vice.com/images/2016/09/08/vfiles-springsummer-17-was-as-eccentric-as-its-mentor-young-thug-body-image-1473359251.jpg' width='1150' height='1728']

El primero de ellos fue Rushemy Botter, un graduado de la Royal Academy of Fine Arts Antwerp, cuya oferta de quince looks de menswear evocó piezas políticas del líder de moda de la institución, Walter Van Beirendonck. Su diverso crew lució cascos de fieltro y grandes banderines con lemas como "enemy of racism" [enemigo del racismo] y "values and hope" [valores y esperanza]. Estos llamados a la acción estaban impresos en parches, adornos, cintas y altos letreros para la cabeza. Pero Botter divergió de las alocadas siluetas estructuradas y coloridas de Van Beirendonck con elementos sencillos de gran tamaño, hechos a mano con telas de seda. Estas piezas fluidas aparecieron en tonos sublimes, como rojo y azul marino. Botter tiene un excelente ojo para el detalle y sin exagerar las cosas; los botones de margarita de laca que cubrían los cascos y los pulcros pantalones fueron toques finales perfectos. Thug -quien vestía uno de los diseños de Botter en el desfile- al parecer también tiene buen ojo para el detalle: se tomó su papel de mentor muy en serio al saltar a la pasarela a mitad del desfile para enderezar el cuello de uno de los diseños de Botter (sin dejar su cigarrillo ni un momento)

Las limpias y sórdidas confecciones de Botter dieron paso a su antítesis: una serie de piezas de ropa deportiva deconstruida, cortesía de la marca Ground Zero de Hong Kong. Diseñada por los hermanos Eri y Philip Chu, la colección incluyó una explosión de tracksuits fruncidos y con volantes, enormes pantalones de mezclilla llenos de parches, ondeantes vestidos florales y elementos del traje remezclados. Si los diseños florales, las capuchas y el desempeño proporcional de Ground Zero sugirieron una atmósfera tipo Vetements, la diseñadora que le siguió -la recién graduada de Parsons, Song Seoyoon- tuvo algo así como un momento Margiela. Seoyoon, quien "utiliza el poder de la ropa como un medio para abordar los problemas sociales y la sustentabilidad", buscó la textura y formas dramáticas a través de la incorporación en sus diseños de elementos plásticos reminiscentes de bolsas para ropa y guardapolvos transparentes.

Seoyoon no enmascaró sus modelos como el misterioso colectivo belga (más bien, los arregló con garabatos hechos con lápiz labial y escurrido pelo mojado, y se convirtió en la sobresaliente belleza de la noche). Pero Bárbara Sánchez-Kane vaya que los enmascaró. La diseñadora de la marca menswear Sánchez-Kane con sede en México -quien describe su trabajo como "motivado por la herencia mexicana, curada por el caos emocional"- montó una explosión de color, textura y objetos. Algunos modelos llevaban mascaras tipo almohada; otros estaban cubiertos con pares de lentes de sol, bisutería, sensores de seguridad y cubos borrosos. Uno llevaba un gorra que decía "Make America Gay Again"; otro tenía un trasero gigante de metal.

Más de i-D: Bjarne Melgaard trae su pop-up psicodélico campirano a VFILES

Pero el más destacado de la noche fue Alessandro Trincone, el diseñador italiano que disfruta de fama viral después de que Young Thug usara su creación inspirada en el anime en la portada de su mixtape recientemente lanzado, No My Name is JEFFREY. La colección de Trincone incluyó más de estas delicadas piezas, adornadas con influencia japonesa, que distan bastante de los divertidos memes de Mortal Kombat que la portada de JEFFREY inspiró. El mismo Thug parecía estar cautivado y permaneció de pie durante toda la lenta procesión de Trincone, incluso filmó parte de ella en una enorme iPad, como una madre orgullosa.

Más de i-D: Todo lo que pasó en 'Season 4' de Yeezy

A pesar de este enfoque internacional, VFILES también difundió un poco del amor local. La banda adolescente de speed metal Unlocking the Truth, con sede en Flatbush, se presentó junto con los miembros de W.A.F.F.L.E crew, los bailarines callejeros que desafían la gravedad, quienes alcanzaron fama gracias a sus impresionantes actuaciones en la línea Q del metro de Nueva York. El colega de Thug, Playboi Carti hizo su aparición sorpresa para la canción final, y la noche se inauguró con los nadadores estadounidenses de nado sincronizado, que recientemente regresaron de Río. VFILES gusta de añadir un pequeño espectáculo extra a su moda, y con Grand Marshall Thug, la séptima temporada fue una de las mejores.

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Don Buckley