la generación z está en contra del retoque fotográfico

Tanto las estrellas de Hollywood como los fotógrafos independientes están cambiando su actitud ante el uso excesivo de Photoshop y la búsqueda de un ideal de belleza imposible.

|
04 Noviembre 2015, 4:35pm

Todos sabemos que las celebridades suelen aparecer hiperretocadas en las fotos de las revistas, pero la nueva generación de personajes públicos y sus fans no está dispuesta a apoyar esta práctica. En las páginas de las revistas de moda independientes y galerías, una ola emergente de jóvenes fotógrafos como Petra Collins está renunciando a los retoques en favor de una imagen más natural y realista.

Imagen vía @petrafcollins

Ahora, esta tendencia contra los retoques está sobrepasando el terreno de las publicaciones especializadas para infiltrarse en la cultura pop. Aunque las sesiones de fotos con celebridades muestran de forma tradicional una imagen glamurosa, que ha pasado por el quirófano, son muchas las estrellas que se han pronunciado en contra de la presión que ejerce Hollywood para permanecer siempre joven y libre de imperfecciones.

Gracias a la voz y actitud positiva hacia el cuerpo de gente como Amy Schumer, que hace poco publicó un tweet de elogio a favor de Entertainment Weekly por no haber retocado su cuerpo para adelgazarla, y Lena Dunham, cuya defensa por la transparencia no necesita ninguna presentación, la gente joven quiere una realidad completa y sin filtros.

Imagen vía @lenadunham

Con el apogeo de las redes sociales, las celebridades tienen un acceso directo a sus fans, con #NoMakeupSelfies y todo eso. Gracias a Instagram, sabemos que nuestros actores y cantantes favoritos no tienen una silueta perfecta y no están listos para lucir bikini en cualquier momento, lo que nos crea una expectativa distinta de las imágenes que queremos ver. Y cuando vemos que esta expectativa no se cumple, las mismas celebridades utilizan las redes sociales para denunciarlo.

La cantante y actriz de 19 años Zendaya hace poco fue noticia al enfrentarse contra Modeliste Magazine, utilizando Instagram para mostrar su descontento porque la revista había publicado una serie de fotos suyas ampliamente retocadas.

Publicando la magnífica foto original junto con la retocada, escribió: "Hoy he visto los resultados de una sesión de fotos que hice y me ha sorprendido ver que habían manipulado tanto las caderas y el pecho que tengo a mis 19 años. Este es el tipo de cosas que hace que las mujeres se acomplejen, creando los ideales de belleza poco realistas que tenemos. Cualquiera que me conozca sabe que soy una defensora de la sinceridad y del amor propio". 

Imagen vía @zendaya

Como resultado, el editor jefe de Modeliste lanzó una disculpa pública, y anunció que la revista tenía la intención de publicar el set completo de imágenes "auténticas sin editar". Aunque sin duda se trata de una victoria, todavía tendremos que ver si el resto de publicaciones tomarán nota y reconocen finalmente que las mujeres son modelos inalterados creados al antojo de la naturaleza.

Los escándalos relacionados con los retoques no son nada nuevo en el mundo editorial. El año pasado, la estrella pop Lorde publicó dos fotos una al lado de la otra en su Instagram personal: en una de ellas su piel se mostraba ensombrecida, lisa y sin marcas gracias al trabajo de Photoshop, mientras que en la otra permanecía radiante e inalterada. 

El comentario de la foto decía: "Recuerden que las imperfecciones no son malas : - )". Si a las adolescentes hermosas e impresionables se les fuerza a pasar por la brocha digital, ¿qué mensaje dice esto para las mujeres de 30, 40, 50 y tantos y más?

Y no nos olvidemos de la pasada primavera, cuando una imagen robada sin retocar de la supermodelo Cindy Crawford de Marie Claire México se hizo viral. La controvertida imagen obtuvo una reacción extraordinariamente positiva en las redes sociales, con miles de personas comentando en Twitter que Crawford está "increíblemente fantástica" y es una "inspiración", incluso sin retoques.

Imagen vía @cindycrawford

"En ocasiones, las imágenes que las mujeres ven en las revistas les hacen sentir inferiores, aunque la intención no sea nunca esa", dijo Crawford. Aunque al final se confirmó que la imagen infiltrada era falsa, el incidente despertó el apetito de toda mujer por tener una representación más sincera de sus cuerpos en los medios.

En su propia protesta provocativa contra la manipulación digital, la actriz Keira Knightley posó topless para Patrick Demarchelier para la revista Interview el año pasado. Con ello quería mostrar su figura real y el tamaño de sus pechos, que habían sido aumentados considerablemente en el poster de la película de King Arthur de 2004. 

Fotografía Patrick Demarchelier. Estilismo Elin Svahn. Interview Magazine

El cuerpo de Knightley se tonificó al practicar el tiro con arco en su preparación para la película, pero al parecer los productores ejecutivos de la película no confiaban en que un pecho plano hiciera vender entradas para el cine. "He visto mi cuerpo manipulado un montón de veces por un montón de razones diferentes, ya sea en fotografías de paparazzis o para posters de películas... En esa sesión de fotos pensé: 'No me importa aparecer topless siempre que no me aumenten o retoquen los pechos', porque creo que es importante decir que no importa la figura que cada uno tenga", dijo Knightley a Time acerca de su decisión de hacer la foto #FreeTheNipple para la revista.

La sincera y vieja detractora del Photoshop, Kate Winslet, acaba de firmar un contrato (presuntamente de múltiples millones de dólares) con el gigante de la cosmética L'Oréal, que incluye una cláusula de no retoque.

La actriz quiere servir de ejemplo para las generaciones más jóvenes de mujeres, dándoles algo genuino que admirar, que no sea solo una ilusión. "Creo que estas chicas miran las revistas… y a las mujeres que han tenido éxito en sus carreras... y me gustaría siempre decir la verdad sobre quién soy a esa generación, porque tienen que tener líderes firmes", dijo Winslet a Catt Sadler de E! News.

Imagen vía @lancomeofficial

Con más de un 80% de niños de 10 que expresan su temor a ser gordos, y un 40-70% de mujeres que se quejan de estar insatisfechas con su cuerpo a la edad de 12 años, es innegable que las mujeres necesitan modelos a seguir que les enseñen a aceptarse tal y como son, en lugar de a odiarse.

Gracias a la labor de algunas de las mayores estrellas de Hollywood y nuevos rostros de la industria que están defendiendo firmemente lo que creen, continuaremos poco a poco avanzando hacia lo que creemos que es justo, y lo qué es real.

Atrás quedaron los días en los que nuestros medios podían salirse con la suya dictando cómo debíamos censurar o alabar el cuerpo de la mujer. Gracias a la democratización de la fotografía que prolifera por las redes sociales, las mujeres (incluyendo las celebridades) tienen ahora más control que nunca sobre su propia imagen. Es el momento de poner punto final al salón de los espejos, y quien no lo haga corre el riesgo de ser la próxima víctima de la furia feminista de Amy Schumer.

Credits


Texto Jane Halpern
Imagen vía @zendaya