explorando la juventud descontenta de dinamarca a través de crudos retratos

En ‘Young Gods’ –una nueva serie que se estrenará en exclusiva en i-D– el fotógrafo Stefanie Moshammer captura a los jóvenes de Copenhague mientras descubren quienes quieren ser.

por Emily Manning
|
01 Marzo 2016, 6:10pm

Por el momento Stefanie Moshammer se encuentra en Río de Janeiro, atreviéndose a explorar y fotografiar la vida dentro de la ciudad. Pero antes de partir hacia Sudamérica, la trotamundos de Moshammer viajó a Dinamarca para fotografiar a chicos en transición entre la inquietante adolescencia y la madurez. A la vez una búsqueda por la libertad y un propósito de responsabilidad, la serie -titulada Young Gods- cuestiona la edad del auto-descubrimiento.

"La serie retrata a ocho chicos de Aarhus y Copenhague, Dinamarca. Cuando yo los fotografié, el más joven tenía 17, y el mayor 23", Moshammer escribe desde Río. "Los conocí de noche. Uno de ellos estaba sentado a mi lado inhalando globos de helio. Se veía tan tranquilo, a pesar de que su mente parecía estar en llamas. Se llama Mathias, tenía 19 en ese momento. Básicamente está disfrutando la vida al máximo en este momento. Disfrutando porque no tiene ninguna responsabilidad seria, ninguna obligación. Y ahí es donde comienza la libertad y los excesos."  

Ya que i-D estrenará en exclusiva Young Gods, alcanzamos a Moshammer para que nos contara más acerca de estos chicos que ella fotografió en habitaciones y bares. "¿No será que aún exista", nos pregunta Stefanie, "un ser humano joven y puro —una mente fresca— que no le importa encajar en un formato civilizado?".

Más i-D: Los jóvenes adultos de Tepito

¿Qué ideas o preguntas hicieron que arrancara este proyecto?
Madurar es un proceso por el cual todos pasan —cada quien de manera distinta— y hay ciertas cosas por las cuales todos pasamos y que todos descubrimos en algún momento. Young Gods documenta una generación joven masculina en Dinamarca y explora la adolescencia. Trata sobre el ensimismamiento y la observación del fotógrafo —yo, la hembra. Todos ellos están en edad de buscar y encontrar su raison d'être.

¿Tuviste que persuadirlos de algún modo para poder fotografiarlos?
No hubo necesidad de tratar de convencerlos. Me volví muy amiga de algunos y nos llevamos muy bien. A veces me sentía más como su psicóloga que una fotógrafa. Estoy muy interesada en la manera en la que la mente humana funciona, y hay algo divino en ellos, a pesar de que están muy lejos de la "inocencia".

¿Cuáles son sus intereses y pasiones? ¿Cuáles son sus miedos y frustraciones?
Ellos están pasando por un momento lleno de emociones. Tienen su propia secta y practicas rituales; algunos abandonaron la escuela, algunos continúan estudiando, algunos trabajan, algunos sólo intentan disfrutar la vida al máximo. A través de mi lente, estos chicos son almas inquietas en búsqueda de la esencia de la vida. Es la manera en la que expresan su libertad y el momento confuso de experimentación y auto-descubrimiento que hace que ellos se sientan débiles y fuertes al mismo tiempo. Están entre el placer y el sufrimiento, curiosidad y búsqueda. Pero es importante darse cuenta, que agrupar a la gente por edad, raza, o género no ayuda a definirlos como individuos. Cada uno de los chicos era muy diferente, pero también tenían cosas en común. 

Además de las fotografías, la serie también cuenta con pequeños trozos de papel escritos a mano. Uno de ellos parece ser un manifiesto punk: "fuck the system, fuck the police…" El otro es bastante sencillo: "Amor, Odio, Ira." ¿Porqué decidiste incluir estos papeles?
Les pedí a todos que escribieran lo que pensaban y lo que sentían. "A la mierda el sistema, a la mierda la policía…" lo escribió Lukas —era el más anarquista de todos. Cuando me entregó el papel acababa de regresar del hospital y traía la mano enyesada. Me contó que se metió en problemas con la policía y que lo empujaron al piso y le rompieron la mano. Escribió eso como respuesta. "Amor, Odio, Ira", fue escrito por William —probablemente él era el más vulnerable. Su novia lo había cortado y me escribió una carta al día siguiente. Lo último que escribió fue "Amor, Odio, Ira" —tan sencillo como puede ser y tan verdadero como es cuando te enamoras y te rompen el corazón. 

Estos pedazos de papel son el engranaje que da vida a la historia. Entre más visuales pongas juntos hay una mayor posibilidad de que el público haga conexiones inesperadas —fuera de tu control. Como fotógrafa, no puedo negar mi rol influyente. No existe la anonimidad o ausencia detrás de la cámara porque yo escojo el momento decisivo. Mis imágenes son creadas con base en la realidad, pero yo soy quien las crea.

¿Crees que la juventud es el mejor momento de nuestras vidas?
No sé si la juventud es el mejor momento de nuestras vidas, pero definitivamente parece ser el más desafiante. ¿En qué otro momento puedes perderte y celebrarte al mismo tiempo, pensando que el mundo entero gira a tu alrededor? Entre más madures más tienes que encajar en un formato. Tiene que haber una razón particular para tu existencia, porque "perder" el tiempo no es aceptable en el mundo en el que vivimos. Casi no queda espacio para el vacío que lleva a una conclusion completamente desconocida. A veces el futuro nos preocupa y todos desearíamos ser mas jóvenes. 

@stefanie_moshammer

Más de i-D: Ve las escenas surrealistas de la cultura del strip club de Stefanie Moshammer en Las Vegas

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Stefanie Moshammer