Publicidad

el impacto de la moda en nuestra salud mental

No es una sorpresa para nadie el hecho de que la industria de la moda haya promulgado la delgadez como un único canon de belleza durante años. Aunque no es la única culpable, sí que es cierto que ha influenciado considerablemente la opinión de las...

por Ger Tierney
|
04 Mayo 2015, 4:15pm

La industria de la moda siempre ha estado en la mira cuando se trata de señalar al culpable de los desórdenes alimenticios de la gente joven. Es negligente y desacertado culpar a un solo factor cuando se habla de una enfermedad tan complicada; no obstante, es importante que la moda reconozca que una imagen y su contenido tienen gran efecto en el público. Las jóvenes son bombardeadas a diario con fotografías que provocan el autodesprecio. Pero la publicidad, el cine y la música tienen una responsabilidad tan grande como la moda y deberían ser más conscientes del impacto negativo que están ejerciendo sobre los adolescentes.

Es innegable que las modelos están bajo mucha presión para cumplir con los estándares de la industria, un lugar donde la delgadez es un requisito fundamental. Lo que la gente percibe como 'demasiado delgada', en la moda se percibe como normal. Yo misma he tenido unas cuantas conversaciones humillantes con algunos amigos que se han impresionado al descubrir mi concepto de cuerpo saludable.

Nos hemos vuelto inmunes al hecho de que la mayoría de nosotros trabajamos con modelos que están en todo momento presionadas para estar delgadas. Con esto no quiero decir que todas ellas tengan trastornos alimenticios: lo que estoy diciendo es que se privan de las calorías diarias recomendadas. Y no veo dónde está la necesidad de que esto sea así. Cada sector de la industria podría adoptar una postura: diseñadores, agencias de modelos y revistas podrían asegurarse de que cada modelo que trabaja con ellos tenga un cuerpo saludable.

Todavía no llegamos al ideal de belleza en el que deberíamos estar, pero estamos en la dirección correcta. La carta que la directora de Vogue UK Alexandra Shulman escribió en 2009 haciendo una llamada a los diseñadores para que pusieran fin a las tallas más pequeñas, fue un paso muy positivo de la mano de una figura muy influyente en la industria.

Los rostros de la moda empiezan a cambiar y escoger a gente de la calle para los editoriales es algo que últimamente ha dejado de ser algo anecdótico. La idea de gente de la calle posando como modelo para una marca se está volviendo cada vez más atractiva para el público post-internet. Estas modelos son hermosas, interesantes y diferentes; tienen carácter y, en ocasiones, hasta tienen caderas.

El cambio también puede verse en el espectáculo anual más popular del mundo: el desfile de Victoria's Secret. No te confundas, esas mujeres siguen siendo de otro mundo; sin embargo, su imagen es mucho más saludable y atlética que las que solemos ver en cualquier editorial. Estas modelos tienen una personalidad con la que las jóvenes pueden conectar, en lugar de los rostros sin nombre que sólo duran una temporada para luego desaparecer.

Por otro lado, las modelos más veteranas están ganando más dinero que en sus años veinte -Kate Moss y Daria Werbowy dan buena fe de ello-. Otras como Audrey Marnay o Kim Peers han regresado a las pasarelas, ahora como madres y con una gran experiencia tras ellas. Es una prueba más de que las mujeres ya no quieren ser bombardeadas por un grupo de adolescentes sin nombre que apenas han salido de la escuela. Quieren a un personaje inspirador al que poder admirar, y que además no les haga sentirse mal con su propio cuerpo.

Francia ha aprobado recientemente una ley que hará ilegal contratar a modelos que tengan un índice de masa corporal por debajo de lo saludable -algo que pasó en Madrid Fashion Week hace unos años-. Y si las revistas o marcas retocan sus imágenes para que las modelos parezcan más esbeltas, deben dejar claro que lo han hecho. Esto es un paso enorme para esta causa, aunque también ha creado una fuerte controversia.

Al final, lo más evidente es que, si todos acogiéramos esta práctica, llegaríamos a cambiar la influencia negativa que estamos ejerciendo sobre las jóvenes. Debemos escoger a modelos con poder y carácter que ansían representar una imagen digna de la cual enorgullecerse, y no de la que hace sentir vergüenza. 

Credits


Texto Ger Tierney
Imagen Kristina Britton