Los Angeles #14, 1973; gelatin silver print; collection of the artist; © Anthony Hernandez 

los conmovedores retratos de anthony hernandez de los ángeles

Hablamos con el fotógrafo sobre su retrospectiva y para saber por qué su ciudad natal siempre tiene un aire de frescura.

por Emily Manning
|
26 Octubre 2016, 3:25pm

Los Angeles #14, 1973; gelatin silver print; collection of the artist; © Anthony Hernandez 

Cuando Anthony Hernandez estaba en su último año de preparatoria, un amigo le dio un libro de fotografía para principiantes, sin otra razón más que la sospecha de que Hernandez podría hacer algo con él (tenía mucha, mucha razón). Hernandez se inscribió en East LA College en 1965 para estudiar fotografía, y después de ser reclutado para servir en Vietnam, tomó sus primeras fotografías en el lugar donde se sentía más a gusto: el centro de Los Ángeles. Un corto paseo por el río desde Boyle Heights (donde Hernandez creció en el proyecto de vivienda pública Aliso Village) hasta el centro de Los Ángeles contenía miles de escenas de la calle muy concentradas. Hernandez apreciaba la hostilidad de la ciudad -"las ciudades, en general, pueden ser lugares muy hostiles con superficies duras y luz dura. Eso es lo que me interesaba", me dice por teléfono. Pero debido a su familiaridad innata, recorrió el centro de Los Ángeles de manera fluida mientras tomaba fotos, "como un baile callejero".

Rodeo Drive #3, 1984, impreso en 2014; cortesía del artista; © Anthony Hernandez.

Aunque las primeras fotografías de Hernandez surgieron de la exploración del lugar que mejor conocía, su carrera de casi cincuenta años ha sido moldeada por decisiones no muy cómodas. Hernandez está explorando constantemente nuevas formas y nuevos temas: ha hecho la transición del blanco y negro al color, del formato de 35mm a la película metodológica de gran formato, de escenas callejeras a paisajes y detalles abstractos. Después de hacer una serie de fotografías en blanco y negro de los pasajeros en las paradas de autobús de LA, Hernandez comenzó un nuevo proyecto en 1983 -retratos de los compradores en el lujoso Rodeo Drive. Considera que esa serie logró explorar con éxito las ideas de lujo y consumismo de la era Reagan. Esa fue la última vez que hubo humanos en sus fotografías; pues ahora su atención se centra en las evidencias de la existencia humana y su impacto sociopolítico. Landscapes for the Homeless es una serie fotográfica de campamentos improvisados para personas sin hogar; Everything compila los desperdicios en el río LA. Puede ser que ya no aparezcan personas en sus imágenes, pero nunca están muy lejos del encuadre.

Todo este amplio y diverso cuerpo de trabajo es lo que hace a la nueva muestra fotográfica de Hernandez en el Museo de Arte Moderno de San Francisco y a su monografía de acompañamiento, tan emocionantes. Con una colección de más de 160 fotografías que surgen a partir de finales de los años 60, esta exposición es la primera retrospectiva de la carrera de Hernandez.

Landscapes for the Homeless #1, 1988; deconstrucción de tinte; 76.5 x 75.9 cm; San Francisco Museum of Modern Art, Accessions Committee Fund purchase: regalo de Collectors' Forum, Susan y Robert Green, Evelyn Haas, y Pam y Dick Kramlich; © Anthony Hernandez 

Empecemos por hablar de la génesis de esta retrospectiva. ¿Cómo surgió?
Me siento muy feliz de que esta retrospectiva tenga lugar aquí en el Museo de Arte Moderno de San Francisco, porque he tenido este largo compromiso con Sandra Phillips [curadora de fotografía por largo tiempo en el SFMOMA], quien acaba de dejar el cargo. Tienen más obras mías que cualquier otro museo, y se debe a que Sandra empezó a comprar mi obra en los años 80. Hace unos seis años, estuve aquí por una muestra en la que fui incluido. Tuve una reunión con ella y Erin O'Toole [curadora asociada de fotografía], y me explicaron que Erin tenía la idea de plantearme el hacer una retrospectiva, y querían saber que opinaba al respecto. Pensé que sonaba genial. Erin es originaria de LA, y cuando empezó a ver mis fotos, resonaron con ella por completo en cuanto a la descripción de la ciudad. Escribió un texto [introductorio] para el libro que coincide con la exhibición; incluso las personas que puedan pensar que me conocen, tendrán un mejor entendimiento de mi obra después de leerlo.

Everything #77; 2002, impreso en 2016; inyección de tinta; cortesía del artista; © Anthony Hernandez 

Tienes una obra muy variada, y se desarrolla durante muchos años. ¿Cómo decidiste qué fotografías se incluirían en la exposición y en el libro?
Nuestra aproximación a la idea de la retrospectiva fue la de realmente mostrar e inspeccionar las diferentes vertientes de mi trabajo, haciendo una selección representativa. Comenzamos con una selección de las primeras fotografías en blanco y negro, y de ahí continuamos trabajando en orden cronológico hasta llegar al presente. La selección fue difícil, porque hay una gran cantidad de diferentes tipos de imágenes dentro de la era en blanco y negro -35 mm, 5x7, las fotos de las paradas de autobús de finales de los 80. A partir de ahí, nuestro enfoque fue en términos de diseño y flujo. Esas imágenes de las paradas de autobús; por ejemplo, son una mezcla de impresos vintage que yo mismo hice cuando llevé a cabo el trabajo, y cosas que se han reimprimido recientemente mediante inyección de tinta. Llevar estas imágenes a un formato más grande, les ha dado un sentido diferente -es una re representación, una reinterpretación.

Santa Monica #14, 1970; gelatina de plata; Black Dog Collection, regalo a San Francisco Museum of Modern Art;© Anthony Hernandez 

Mencionaste que empezaste tu carrera sin mucho conocimiento de la historia de la fotografía callejera, pero con un conocimiento muy íntimo de tu entorno: el centro de Los Ángeles. ¿Me puedes contar más acerca de esas primeras experiencias?
Nací no muy lejos del centro de LA; se podía llegar a pie desde Boyle Heights, era justo al otro lado del río. El centro de Los Ángeles era un lugar que realmente conocía, como niños nos encantaba pasear por las calles, los teatros y explorar. Debido a que es donde crecí y a que lo conocía muy bien, fue el primer lugar en el que pensé para tomar fotos. Así es como comenzó todo. No tenía ningún conocimiento previo de esta gran tradición o historia de la fotografía callejera -gente como Robert Frank o Cartier-Bresson, Paul Strand, ninguno de ellos. No tenía nada que ver con eso, sólo con mi propia experiencia en la ciudad. Fue algo muy puro.

Public Transit Areas #46, 1979, impreso 2016; inyección de tinta; cortesía del artista; © Anthony Hernandez 

Pensando en cuando vas caminando por la calle con tu cámara en mano, parece ser una manera muy fluida de trabajar -vas tomando fotos al tiempo que te mueves a través de la multitud de personas, captando estos tranquilos momentos íntimos. Este tipo de escenas callejeras concentradas pueden ser muy desafiantes; es como un baile callejero, moviéndose a través de ese espacio. Quería captar otras escenas callejeras, y lo hice. Viajé a Nueva Orleans, Washington DC, Madrid, Waikiki. Quería tomar más fotografías, pero me di cuenta de que no podía hacerlo y no podía presionarme más para captar estas otras ciudades simplemente porque no tenía el dinero para viajar. Así que empecé a fijarme en otras cosas de LA -y así es como ha evolucionado la obra.

Automotive Landscapes #35, 1978; gelatina de plata; Black Dog Collection, regalo a San Francisco Museum of Modern Art; ©Anthony Hernandez 

¿Cómo ha evolucionado tu relación con LA a lo largo de tu carrera?
Mi esposa y yo nos fuimos de LA en 1991 para ir a vivir a Idaho durante diez meses antes de que volviéramos -eso fue lo que dio inicio a esta experiencia de estar yendo y viniendo. Y lo que sucede cuando te vas y regresas es que: LA siempre tiene esa sensación de frescura, volver es un sentimiento emocionante. No creo que el trabajo hubiera sido el mismo si nunca me hubiera ido -podría no haber sido tan interesante. El que me fuera ayudó; siempre ofrece una mirada fresca de la ciudad.

Forever #74, 2011; inyección de tinta; San Francisco Museum of Modern Art, Accessions Committee Fund purchase; © Anthony Hernandez 

Sospecho que para muchas personas esta retrospectiva será su primer contacto con tu trabajo. ¿Qué esperas que se lleven consigo?
Espero que las personas que no estén familiarizadas con mi trabajo y lo vean se identifiquen con él de forma tal que deseen llevar a alguien más para compartirlo con ellos.

'Anthony Hernandez' estará en exhibición hasta el 1 de enero, 2017. Más información aquí.

Discarded #50, 2014; inyección de tinta; cortesía del artist; © Anthony Hernandez 

Credits


Texto Emily Manning 
Fotografía Anthony Hernandez