la serie de 'the handmaid's tale' interpretada por vaquera

Alabada sea la marca neoyorquina.

|
jun. 13 2017, 7:05am

La novela de 1985 de Margaret Atwood The Handmaid's Tale encabezó la lista de bestsellers de Amazon en febrero, más de 30 años después de su lanzamiento. La heroína literaria canadiense explicó el resurgimiento del libro señalando el clima político actual en Estados Unidos. "Estás viendo una reaparición de todo eso ahora", le dijo a The Guardian, refiriéndose al retorno de los valores puritanos descritos en la novela y aludiendo específicamente al retroceso por parte de Trump en cuanto a los derechos abortivos.

La distopía americana de la novela, en la que las mujeres fértiles son reclutadas por la fuerza en un programa estatal de reproducción por un patriarcado totalitario, ahora parece más plausible que nunca. Y la colección colaborativa de la marca neoyorquina Vaquera con la nueva adaptación de Hulu del libro eleva esa importancia a la décima potencia.

La marca presentó su colección ayer, en la Fundación Angel Orensanz en el Lower East Side. El lugar es un espacio artístico sin fines de lucro dentro de la más antigua sinagoga que queda en Nueva York, cuya belleza es algo fuera de este mundo (piensa en yeso desprendido, balcones góticos y candelabros dorados). Su historia religiosa y esquema de colores (techo abovedado color verde azulado, fachada en rojo sangre) fueron muy adecuados.

Los diseñadores —Patric Dicaprio, Claire Sully, Bryn Taubensee y David Moses— mostraron 21 looks inspirados en la capa roja y las "alas" blancas que llevan puestas las criadas en la República de Gilead de la novela.

Más de i-D: De Tiffany's al taller de carros: Vaquera reinterpreta el 'sueño americano'.

Cuando Hulu se acercó a la marca para hacer una colaboración, coincidieron en que era una obviedad. "He sido fan del libro durante mucho tiempo —explicó Patric detrás del escenario—. Incluso cuando empecé la marca, me sentí muy inspirado por la forma en que se describían los colores [de la ropa en la novela] y por la manera en que los sistemas de vestimenta eran prescritos por el gobierno, lo cual es una versión extrema de lo que está sucediendo ahora".

Vaquera hizo diseños inspirados en todos los aspectos del uniforme de las criadas. Hubo bonetes blancos gigantes (también un motivo de las colecciones principales de la marca), múltiples mutaciones de las capas, y variaciones de los atuendos de otros personajes —un overol rojo con patrón de pata de gallo, por ejemplo, evocó las prendas que usan los supervisores de Gilead.

Ane Crabtree, la diseñadora de vestuario de la serie de Hulu, hizo que los uniformes de las reclutas a la fuerza del estado se vieran aterradoramente reales agregando toques contemporáneos, y Vaquera retomó esa idea. La interpretación de Ane de la capa de las criadas se asemeja a una sudadera con capucha, así que Vaquera envió una modelo por la pasarela usando una sudadera roja con capucha del doble de su tamaño, y con las mangas arrastrándose detrás de ella dramáticamente.

Otro look destacado incluyó un vestido hecho de cojines de sofá en color guinda (¿la representación final de las mujeres convirtiéndose en objetos?), un paraguas de gasa drapeado, y un vestido hecho a partir de una gran cantidad de brasiers.

"Somos grandes fans de su trabajo", dijo Patric sobre Ane. "Realmente nos sentimos identificados con ella. Éramos como una misma persona", agregó Bryn. Y así incluyeron a Ane en el show. "Lo hizo perfecto", dijo Patric. "Dijimos: 'Ay no, Ane hace ropa. ¿Le gustará su look?'. Pero entonces, llegó usando básicamente un atuendo en color azul, un overol azul, y dijimos: 'Ok, te va a encantar lo que usarás en el show porque es básicamente lo mismo' ".

"Hicimos el casting con Walter Pearce en Midland Agency. De lo que se trataba era de sus personalidades y belleza atípica, y Ane parecía encajar perfecto", explicó David.

Más de i-D: El show de moda en el metro: Vaquera.

En el casting toda clase de personas desempeñaron el papel de criadas. "Eso fue muy importante para nosotros —enfatizó Bryn—. Definitivamente no queríamos tener sólo mujeres en el show, queríamos crear una discusión entorno al espíritu de la criada —todas las personas oprimidas— y por eso decidimos que todo tipo de personas debían modelar la ropa, para decir que las cosas malas no sólo les ocurren a las mujeres".

"El libro es importante ahora, debido al clima político —concluyó Patric—. Fue importante en los años ochenta, fue importante en la década de 1880. Las mujeres han estado oprimidas durante mucho tiempo. Es magnífico hacer diseños que estén en sintonía con estas ideas y que expongan los sistemas que nos oprimen".

Más de i-D: Vaquera y otras 4 marcas emergentes que debes de conocer en New York Fashion Week.

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Michael Hauptman cortesía de Black Frame