Publicidad

eckhaus latta se apoderó de una tienda abandonada para otoño/invierno 2017

La venta de liquidación del dúo del Downtown neoyorquino habló sobre el cambio que todos estamos sintiendo estos días.

por Emily Manning
|
15 Febrero 2017, 6:30pm

"Nos lo han dado personas realmente grandiosas, el Caerus Group", Zoe Latta dijo, al principio crípticamente, sobre el espacio poco convencional que ella y Mike Eckhaus eligieron para mostrar su colección otoño/invierno 2017 anoche. Localizada en East 34th Street en una sección extra desconocida del Midtown, una investigación en Yelp reveló que alguna vez fue una tienda departamental de rebajas de Bolton's.

Caerus, una empresa de inversión inmobiliaria, es dueña del edificio, el cual "abrió en 1900, pero fue diseñada de esta manera como una tienda de ropa para mujeres en 1988", Latta elaboró. Eso era muy evidente por los espejos de pared a pared, las luces fluorescentes que zumbaban, y fotografías deliciosamente anticuadas pegadas en la pared arriba de las columnas jónicas pintadas de un color durazno anaranjado. (Colin Self compuso la banda sonora).

En septiembre, el dúo presentó una colección excelente de primavera/verano 2017 en el Hester Street Park, cruzando la calle de su estudio en Chinatown. La locación de anoche no tenía la misma sensación de familiaridad, o estabilidad, o de pertenencia, o de vida —y ese era el punto. "Es sólo uno de esos edificios de Nueva York que están por ser derrumbados y construirán uno más alto. Estamos en una tumba del comercio minorista en este momento, una tienda muerta", dijo Latta.

Recordando los eslogans hechos para deshacerse de todo como "Special!" y "¡Todo se tiene que ir!", el dúo bromeó que era su colección "Por cierre". Eso es dudoso. Los tejidos eternamente envidiables de su marca estaban en el show, esta temporada estaba parchada con letras de Leonard Cohen, y modelada por Collier Schorr, Julian Klincewicz, e India Menuez. Eckhaus y Latta también revelaron elementos de traje hermosamente entallados, como un blazer color persimon oversized, y pantalones plisados azul marino.

Más de i-D: El regreso a casa de Eckhaus Latta primavera/verano 2017

No, esos sentimientos de liquidación no eran para ser tomados en serio. Considéralo como una adaptabilidad forzada. "Es sobre averiguar cómo despedirse, y dar la bienvenida a algo más", añadió Eckhaus, ahora hablando del mundo afuera de las puertas de Bolton's. "La idea del cambio sobre la que estamos teniendo dificultades para entender. ¿Cómo lidias con eso —no sentirte realmente triste y sombrío, y no querer salirte de tu cama en las mañanas?".

Eckhaus y Latta se empujaron a sí mismos en la dirección opuesta. "Se poderoso, siéntete cómodo, emociónate. Eso es lo que tenemos que hacer. Es nuestro trabajo, el trabajo de todos en este momento", dijo Eckhaus. Resultó en colores brillantes: el look con el que abrieron incluyó un escandaloso cuello de tortuga rosado, otros llegaron en un brillante naranja calabaza (el cual hacía juego con la tienda). También, en toques más personales. Los diseñadores hicieron un transfer con calor de sus fotografías y dibujos en un brocado bastante blanco, creando un patrón totémico. Esto tuvo como resultado chamarras de líneas curvas y un corsé, usado por Camilla Deterre.

Hablando de estampados, ahí es donde Eckhaus y Latta se elevaron a nuestro desafío colectivo más significativo. "Raramente usamos florales, y generalmente somos muy sensibles respecto a los estampados", Latta dijo. "Esta temporada nos excedimos", Eckhaus intervino. "Realmente lo hicimos. Nos volvimos locos", Latta lo confirmó. Es verdad. Un floral tipo maestra de arte formó un top sin mangas que hizo resaltar al liso cuello de tortuga negro y falda con cierres de Susan Cianciolo. Después, apareció como una mini falda con una tela acolchada abotonada. Un estampado café con flores al estilo de los setenta fue convertido en una falda similar, al igual que una camisa tipo oxford. Desde cierta distancia, los dibujos en el brocado de Eckhaus y Latta parecían garabatos abstractos; cuando los inspeccionabas de manera más cercana, se veían más como pequeñas flores.

"Esta temporada fue gran parte de la energía de no quererte cuestionar a ti mismo demasiado. ¿Cómo te adentras en tus propios sentidos y confías en ellos?" Eckhaus se preguntó. "Fue como, 'Okay, sí, usemos este estampado, usemos ese, y, sí, este también'". "¡Todo se tiene que ir!" nunca se vio, y sintió, tan libre.

Más de i-D: 5 marcas emergentes que debes de conocer en New York Fashion Week

Ve toda nuestra cobertura de la Semana de la Moda en Nueva York

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Stefan Stoica