mi año en fotos… por esteban vargas roa

El fotógrafo chileno nos muestra sus recuerdos en filme que comienzan en Santiago de Chile, pasan por Tokio y Seúl, y regresan a su punto de partida.

|
ene. 29 2018, 6:15pm

Le pedimos a nuestros creadores de imágenes favoritos que nos resumieran 2017 a través de sus fotografías. Este fue el año de Esteban Vargas Roa en imágenes.

Los primeros meses del año no son mis favoritos. Por lo general paso el verano encerrado en casa evitando el calor sofocante de Santiago. Una de esas tardes de enero, me llama una amiga con la que había trabajado en Tokio y me pregunta: ¿estás libre las primeras semanas de febrero? Después de eso ya no lo estaba.

Dos semanas después aterrizaba por primera vez en Nueva York para asistir a NYFW y fotografiar una nota para Vogue. Llevaba algunos días dando vuelta por la ciudad cuando me percaté que aún no me hacía de ningún nuevo “compañero de fashion week” para compartir anécdotas o dividir el taxi entre pasarelas. Me animé a hablarle a un fotógrafo afuera del desfile de Victoria Beckham. Para romper el hielo, le pregunté si sabía donde era el próximo show, a lo que él respondió con un escueto “no”. Lo intenté un par de veces más, hasta que un chico me apuntó una estación de metro y vagas indicaciones. Ya en el lugar, con 15 grados bajo cero y un viento ártico, me di cuenta que no importara cuanto siguiera buscando, el desfile nunca fue ahí. El único artefacto que seguía funcionando con esa temperatura era mi cámara de 35mm, así que tomé algunas fotos de las calles desiertas para perpetuar el sentimiento “New York”.

Estuve de vuelta en Japón y Corea del Sur entre marzo y mayo, después de más de un año de ausencia. Las primeras semanas las dedique por completo a fotografiar shows en Tokio y Seúl. Una de mis retratadas favoritas fue la modelo coreana Irene Kim. Terminaba SFW y por ende mi ronda de trabajo por esta temporada. Luego de un par de días sin salir de la cama, y con energías renovadas, pude disfrutar de la ciudad, el soju y todos los nuevos amigos que hice durante la ronda de pasarelas. Volví a Tokio, con un itinerario relajado, que incluía caminatas por el día, visitas a las tiendas de manga y paseos nocturnos por Shinjuku ni-chōme.

Un paseo por Shibuya con Wasei.

Volví a Santiago con la sensación de estar viviendo un invierno extremadamente largo. Fue una temporada con varios shoots memorables. Entre mis preferidos están la campaña de Sebastián del Real, la serie que hice para Club Particular, y una sesión en las calles de Patronato, el barrio coreano en Santiago de Chile.

Alina y Olga en Patronato.

Antes de empezar a extrañar Tokio, ya tenía confirmado un nuevo viaje. Paul Manniez y Sam Marriott en el backstage de DISCOVERED.

En octubre volví a hacer la maleta y preparaba mi equipo para cubrir la última edición de Tokyo Fashion Week desde el backstage, serie que fotografié en exclusiva para i-D. La ciudad se mantenía bajo una lluvia constante. En un largo paseo nocturno por Roppongi, llegué hasta la torre de Tokio, perdida entre las tupidas nubes en una escena digna de viñeta de manga.

El último periodo del año lo pasé en Chile, con menos sesiones de fotos y más tiempo para organizar mis proyectos personales. Diciembre fue totalmente bizarro. Al siguiente día de enterarme que Piñera volvía a la presidencia, me despierto con la noticia de la muerte de Jonghyun de SHINee. Me encuentro con mis amigos en el metro Alcantara para asistir a un improvisado memorial donde cientos de fans despedían al idol en las afueras de la Embajada de Corea del Sur en Chile. Para coronar el momento extraño, en el cielo, un arco iris delimitaba el sol en un fenómeno que no había visto jamás.

Arco iris alrededor del sol fotografiado desde el jardín de mi abuela.

This article originally appeared on i-D ES.