dmx32: la moda nacional da un paso hacia adelante en tamaulipas

Diseñando México 32 es una nueva plataforma que pretende exhibir los talentos alrededor de todo México en torno a la moda. Escenificando su tercera edición en el estado de Tamaulipas, la plataforma multidisciplinaria cerró con un desfile mostrando lo...

por Diego Menchaca
|
17 Mayo 2017, 9:55am

Alfredo Martínez otoño/invierno 2017

La industria de la moda en México ha pasado por numerosos cambios durante la última década. Después de tener una plataforma oficial que ha cambiado de nombre e identidad múltiples veces, diseñadores que exhiben en dicha plataforma o de manera independiente, nuevos programas académicos para las industrias creativas, y un público cada vez más interesado en la propuesta nacional, la moda local aún sigue dando sus primeros pasos forjando su camino para ser un negocio redituable y una identidad propositiva que aporte al entorno global de la moda.

A pesar de las creencias sobre que México es un país donde no se consume moda y la gente no tiene dinero —gracias a una moneda devaluada—, nuestro país representa un mercado importante para las marcas de diseño extranjeras, donde casas tradicionales de lujo como Ferragamo, Burberry y Gucci, y líneas más económicas de marcas como Ralph Lauren y Calvin Klein, tienen ventas importantes en nuestro país siendo el mercado mexicano el más grande y con mayor crecimiento en Latinoamérica. De acuerdo a Euromonitor International, el consumo de ropa de diseñador ha crecido un 50% en México desde 2011, generando más de $21 mil millones de pesos en ventas el año pasado. 

México es un país que en realidad consume bastante moda, donde las marcas foráneas son preferidas ya que desde los años cincuenta nuestro país ha sido bombardeado por productos extranjeros y los acuerdos internacionales de importación han hecho que esto se propague aún más. No se ha logrado que la misma sociedad mexicana crea que lo hecho en México es de buena calidad debido a la reputación en aquella época de la manufactura deficiente que tenían los productos y esta creencia aún prevalece en la mente del consumidor. Ahora, ¿qué pasaría si el mercado mexicano que gasta tanto en prendas destinara este dinero a comprar moda nacional? La historia definitivamente sería otra. Principalmente no lo hace debido a la creencia de la calidad en productos mexicanos antes mencionada, pero también porque el consumidor tampoco conoce la nueva propuesta del diseño mexicano y prefiere destinar su capital a las marcas extranjeras tradicionalmente relacionadas con calidad y que brindan un estatus social. 

Trump ha hecho que el público mexicano se dé cuenta de la importancia de no ser tan dependiente de otro país, y por el momento la audiencia ha estado volteando a ver la oferta local, sin embargo, es importante que esto no sea efímero y también es labor de los diseñadores nacionales cautivar al público ahora interesado en la propuesta nacional.

A falta de organismos en México que se dediquen a desarrollar la industria como los que tienen las capitales de la moda, como lo es el CFDA en Nueva York y el British Fashion Council en Londres, es ahí donde entran los espacios independientes para exhibir moda como Diseñando México 32, una plataforma diseñada para descentralizar la moda e ir a todos los estados de la República Mexicana para mostrar el talento que reside en cada uno de ellos. Además de contar con distintas exhibiciones, conferencias y talleres en torno a la moda y las industrias creativas, DMX32 pretende cerrar el círculo del negocio de la moda y no sólo quedarse en la parte del espectáculo de un show de moda. Dirigido por Sara Galindo y Johann Mergenthaler, ambos complementan la estrategia de una pasarela al tener muy en claro el proceso de la industria de la moda, desde cómo seleccionar a los diseñadores que van a presentar y la calidad necesaria en el trabajo que se exhibirá, darle difusión al invitar a prensa e influencers al evento, y traducir todo esto a ventas al proporcionar puntos de venta como MEXICOUTURE y KM 33 e invitar en un futuro a los compradores de las tiendas departamentales con mayor presencia en el país con el fin de mostrar las mejores propuestas del país y que los diseñadores tengan mayor producción de prendas al colocar pedidos en estas tiendas.

Más de i-D: Ve todo lo que sucedió en #iDKitchen, nuestra plataforma para moda disruptiva

Palafox otoño/invierno 2017

Pero sobre todo, el gran esfuerzo que hace esta plataforma es acercar a la gente que está lejos de los punto de encuentro —como lo es la Ciudad de México— al ejemplificar que las industrias creativas se pueden realizar en cualquier parte, y descubrir todo el talento que hay por ofrecer y la propuesta de las nuevas marcas mexicanas, como lo fue la grata sorpresa en pasarela del tamaulipeco Juan José Palafox. El diseñador nacido en Reynosa es médico partero de profesión, sin embargo, su verdadera pasión es la moda. El interés por la moda de Palafox comenzó desde temprana edad y aprendió su oficio de una manera autodidacta, complementándose al hacer un curso técnico de 6 meses en confección en el CECATI de Reynosa. Este año, fue el seleccionado para representar a Tamaulipas como diseñador emergente en DMX32 mostrando su colección otoño/invierno 2017 en un edificio histórico de la ciudad de Tampico, la Aduana Marítima. Titulada Ausencia, la colección de Palafox recuerda épocas pasadas al usar siluetas minimalistas de los sesenta y setenta. "Siempre he sido romántico, me gusta mucho el romanticismo y hay mucho de eso en esta colección. Siempre quiero lograr que mis colecciones sean muy versátiles y que se adapten a la feminidad de la mujer de hoy en día", nos dijo el diseñador de 24 años en backstage. Y fue algo que se materializó en su show, mostrando un lenguaje muy seductor formado por encajes y transparencias, bordados de flores, prendas femeninas emparejadas con sacos a cuadros, y una notable ausencia del color. "Ni el blanco ni el negro son colores para mí, son ausencias, todos tenemos ausencias y vacíos en la vida".

Más de i-D: Lo que mueve a la moda pirata en México

Julia y Renata otoño/invierno 2017

Al diseñador emergente le siguió uno de los talentos que ha formado gran parte de la historia de la moda en México. Julia y Renata llevan más de 22 años creando prendas que exploran la vestimenta desde su estado primitivo. Escenificando un show teatral, las modelos salían de las rústicas puertas de la Aduana para ejecutar una coreografía en la que poco a poco abarcaban toda la pasarela, invadiendo el espacio con colores que evocaban elementos naturales. Siendo la tercera entrega de una serie de colecciones que exploran la vestimenta como un lenguaje, donde la primera fue sobre la costura y el adorno, y la segunda sobre cubrir la estructura del cuerpo con tela; la nueva visión de las diseñadoras tapatías se basaba en una metáfora sobre la acción de unir y atar. "Para nosotras, unir dos superficies diferentes a partir de un nudo o una banda logra equilibrar dos espacios separados en un mismo lugar equilibrado", dijeron las diseñadoras en la celebración posterior en la que les llovían los cumplidos, rodeadas por el calor de la costa, dándonos a entender que el mercado mexicano sí está interesado en la propuesta local. Julia y Renata llevaron la metáfora de 'unir y atar' a un sentido más literal al usar bandas y nudos que acentuaban partes del cuerpo donde los cortes amplios de las prendas se apoyaban para tomar forma sobre la silueta femenina y jugar con las holguras, mostrando un manejo experto de las formas al mostrar cuadrados que formaban faldas arriba de los tobillos, probando una vez más cómo se han mantenido relevantes al mostrar un show propositivo y con prendas confeccionadas con gran técnica.

Más de i-D: Julia y Renata: 22 años en el negocio de la moda

Luciana Balderrama otoño/invierno 2017

En Luciana Balderrama, la atmósfera de DMX32 cambió al recibir el tratamiento juvenil de la diseñadora sinaloense. Comenzando con los deleitantes beats de Passionfruit de Drake, las modelos mostraron una selección tanto de daywear como de vestidos de noche para una chica a la que le gusta divertirse. Al provenir de la frontera con Estados Unidos, para Balderrama es muy natural navegar entre la cultura estadounidense y la mexicana, por lo que tomó California como inspiración para su entrega otoño/invierno 2017 y de ahí se originó su interés por hacer piezas tan ligeras para la temporada, porque ni en California ni en Sinaloa hace el frío suficiente como para salir de fiesta con un abrigo de lana. "Está inspirado en la nostalgia de los setenta de California, y los colores son por los atardeceres rosados que nos presentan los inviernos de Los Ángeles", nos dijo la diseñadora de 27 años en backstage. "Estoy creando siluetas más sueltas que las que hago siempre y estoy soltando y relajando un poco más el cuerpo, usando más transparencias y encajes con piezas que tengan mucho detalle, tratando de hacer statement pieces". Inspirándose en las party girls de Hollywood, el personaje que Balderrama imaginó para esta colección lucía prendas sensuales, llenas de telas metalizadas disco, y la mejor actitud para sonreír a todos en un evento social y pasar un buen rato bailando en un vestido de encaje rojo lleno de lentejuelas.

Más de i-D: Conoce cinco nuevas marcas mexicanas de moda

Alfredo Martínez otoño/invierno 2017

Para este punto, los asistentes que probablemente no tenían idea de qué esperar de un desfile de moda mexicano ya estaban convencidos de que en México sí hay moda y ésta se puede usar sin caer en el cliché de la artesanía tradicional, y Alfredo Martínez fue el encargado de arraigar esta idea en la mente del espectador al presentar una de sus colecciones más fuertes. Mostrando prendas vanguardistas y calzado hecho a la perfección, la nueva colección de la marca epónima se basó en el lenguaje filmográfico, específicamente el de David Lynch. "Está basada en la cuestión de escenografía de Lynch, los muebles, las cortinas, quería digerir todo eso en vestidos y zapatos", dijo el diseñador en backstage sobre las estampados de flores que podrían ser de alguna tapicería, los detalles en dorado de las botas, plisados que asemejaban cortinas, y de los accesorios plateados que podrían pasar por manijas de algún cajón. Alfredo Martínez es sinónimo de la calidad en la moda mexicana, y uno de los muchos talentos que hacen de esta industria digna de consumirse tanto a nivel local como global, recordándonos que no sólo debemos apreciar lo hecho en México por un presidente estadounidense con un discurso xenofóbico. El apoyo a la industria nacional comienza por decisión propia y se queda por la calidad de quien la produce.

Más de i-D: Los diseñadores que le dan forma a la moda en México

Credits


Texto Diego Menchaca
Imágenes cortesía de Diseñando México 32

Tagged:
mexico
Tamaulipas
ALFREDO MARTINEZ
julia y renata
reseñas de moda
otoño 2017
diseñando méxico 32
dmx32
luciana balderrama
palafox