sobre zona maco 2016

Desde el interés por el éxito mediático, hasta la relación con museos y el valor de las piezas, Edgar Hernández analiza lo sucedido en la última edición de Zona Maco en la Ciudad de México. ¿Qué fue lo más relevante de cada una de sus zonas de arte y a...

por Edgar Hernández
|
11 Febrero 2016, 8:00pm

Si en febrero de 2015 la galería David Zwirner trajo a la Feria de Arte Zona Maco una inmensa escultura de Yayoi Kusama, como un tímido eco que hacía el mercado hacia el éxito mediático y de público que tuvo meses antes la exposición de la artista japonesa, "Obsesión infinita", en el Museo Tamayo; este año la 13º edición del mayor mercado de arte contemporáneo en el país no sólo se vinculó con la agenda de los museos mexicanos, sino que incluso se adelantó a la exposición de Anish Kapoor, quien en mayo próximo inaugurará una individual en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC).

Como un síntoma que refleja el impacto que tiene la agenda de las instituciones locales dentro de la feria de arte, cinco galerías internacionales trajeron obra de Kapoor, lo cual no sólo representó algo inédito para el mercado mexicano, sino que provocó una excesiva representación del artista indo-británico, cuyas esculturas se ofrecieron con precios que van de los 17 a los 25 millones de pesos cada una.

Las influyentes galerías Lisson, Gladstone, Regen Proyects y Galleria Continua trajeron versiones de las esculturas hechas por Kapoor en acero inoxidable circular que se presentan con recubrimientos que van del esmalte a la hoja de oro y generan un reflejo distorsionado por su forma cóncava, mientras que Proyecto Paralelo trajo una serie de su gráfica.

La repetición de esta obra, que lo mismo se presentaba en un tono verde mate, que en un dorado intenso, pasando por el azul y el magenta; generó el efecto contrario al impacto visual que tuvo en 2011 la galería Lisson cuando por primera ocasión mostró una obra de este tipo.

Para las galerías estaba claro que la presencia de Kapoor en el MUAC representaba una atractiva oportunidad de mercado (al cierre de la feria circuló el rumor de que se vendieron las cinco esculturas en exhibición y las tres que tenían en bodega). Alex Logsdail, de Lisson, lo explicó: "Hemos hablado por un largo tiempo con la gente sobre las cosas que les interesa ver y comprar. Hacemos un esfuerzo por traer esas obras. Por ejemplo, trajimos dos piezas de Anish Kapoor porque tendrá una exposición individual en el MUAC en mayo." (Excélsior 04/02/2016).

Si bien hubo otros artistas en Zona Maco que se pueden vincular a muestras en museos mexicanos, como Ugo Rondinone (que exhibió en 2014 en el Museo Anahuacalli), Rafael Lozano-Hemmer (cuya retrospectiva se puede ver actualmente en el MUAC) o Isa Genzken (que en 2016 exhibirá en el Museo Tamayo), destacó también la obra del venezolano Carlos Cruz-Diez, quien invadió gran parte de la sección dedicada al Arte Moderno, pero que desde 2013 se ha presentado de forma sistemática en Zona Maco, tras la muestra retrospectiva, "El color en el espacio y en el tiempo", que también recibió el MUAC.

Desde la sección Nuevas Propuestas se mostró en Parque Galería la pieza más polémica y fotografiada de esta edición de Zona Maco, "El Excusado", colaboración del mexicano Yoshua Okón y el español Santiago Sierra, quienes copiaron el diseño y acabado del Museo Soumaya, proyectado por Fernando Romero (yerno de Carlos Slim), para construir un retrete funcional que hacía una eficiente crítica al recinto creado por el hombre más rico del país.

A última hora, "El Excusado" adquirió un matiz más dramático (por momentos pornográfico), ya que los artistas decidieron que el día de la inauguración de Zona Maco cuatro trabajadores remunerados realizaran el acabado de la pieza, para hacer más explícita la explotación laboral que necesariamente está vinculada a la acumulación de recursos que permiten que un hombre como Carlos Slim tenga más recursos que todo los mexicanos, además de que la obra llevó al encuentro comercial el proceso de producción que siempre se oculta dentro de la creación artística.

Yoshua Okón sintetiza su proyecto: "La pieza busca hacer una apropiación del Museo Soumaya como símbolo del poder empresarial. Hay toda una tradición en la historia del arte de obras que apropian elementos existentes para re-contextualizarlos y re-significarlos" (Excélsior 03/02/2016).

"El Excusado" que apareció prácticamente en todas las ociosas listas de obras y/o galerías más relevantes de la 13º Zona Maco, sobresalió además porque la prometedora sección "Nuevas Propuestas" no trajo piezas que salieran de la lógica decorativa de colgar un cuadro, salvo honrosas excepciones como Diablo Rosso (Panamá), Tiro al Blanco (Guadalajara) o Machete (Ciudad de México).

Como ha sucedido en los últimos años, la posibilidad que da la sección Maco Sur de presentar proyectos individuales de nueva cuenta permitió que se exhibieran algunos de los proyectos más atractivos en términos discursivos dentro de la feria. Destacó la pieza de Miguel Monroy que exhibió para la Galería de Arte Mexicano (Ciudad de México), quien desarrolló todo un esquema con planos, documentos, fotografías y maquetas para mostrar cómo podría construirse un túnel para robar la feria Zona Maco. La pieza también señala al interior del stand las zonas que quedan fuera del umbral de vigilancia que tiene el Centro Banamex, por lo que implícitamente se invitaba al visitante a robar alguna pieza de la obra.

También destacó "El espacio que nos queda", de Mario García Torres, en la galería Taka Ishi (Tokio), quien presentó un críptico discurso que lo mismo reúne piedras volcánicas que una inaccesible grabación en acetato, que se exhibieron junta a fotografías proyectadas mediante un anacrónico proyector de diapositivas. La obra fue producida para la 10º Bienal de Tokio y busca proponer una suerte de acercamiento a la relación que puede haber entre el hombre y la materia, pero no bajo una lógica de representación, sino desde sus vestigios.

Otro stand que valía la pena ver fue el de Carlos Amorales, por la galería Kurimanzutto, quien presentó una intervención a muro y piezas que había presentado originalmente en 2015 en su exposición "Anti Tropicalia", en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de Costa Rica. Los güiros hechos de grafito que fueron usados para dibujar las paredes ponen en relieve el trabajo que Amorales ha desarrollado al recuperar los instrumentos-esculturas del guatemalteco Joaquín Orellana, cuya obra será grabada próximamente gracias a una campaña de recaudación de fondos en internet, realizada con parte de su obra y de otros artistas y promotores de la región.

En la "Sección Principal" tanto las galerías mexicanas como los grandes nombres internacionales como Lisson, Gladstone, Gagosian o David Zwirner, que por primera vez se reúnen en una misma edición de Zona Maco, apostaron por una selección conservadora de obra que no representó ninguna novedad para el público local.

Más i-D: 

Lo más relevante de arte contemporáneo en México durante 2015

SANGREE: Tenochtitlán es un art bar y Taltelolco un skatepark

Credits


Texto Edgar Alejandro Hernández
Imagen Cortesía Zona Maco

Tagged:
mexico
Anish Kapoor
Kurimanzutto
edgar hernandez
el excusado soumaya
parque galería
zona maco 2016
zona maco sur
zsona maco 2016