selah marley nos presenta a su increíble familia

La hija de Lauryn Hill y Rohan Marley, Selah Marley, procede de uno de los mejores linajes musicales del mundo. Tras la actuación sorpresa de Lauryn en la fiesta organizada por Kenzo en plena la semana de la moda de París el pasado 1 de marzo, Selah...

por Tish Weinstock y i-D Staff
|
08 Marzo 2017, 10:05am

(De izquierda a derecha) Josh lleva blazer Alexander McQueen. Camiseta y pantalones 3.1 Phillip Lim. Gafas Cartier. Zapatillas Maison Margiela. John lleva blazer y pantalones Gosha Rubchinskiy. Camiseta Alexander Wang. Zapatillas AMI Paris. Micah lleva blazer y pantalones Trico Field. Camiseta Polo Ralph Lauren. Zapatillas Vans

"Lo más difícil de proceder de una familia tan famosa es estar siempre en el candelero", explica la modelo y músico Selah Marley. "Aunque suena como un sueño hecho realidad, puede resultar un poco abrumador tener siempre gente observándote". Selah ―hija de Rohan Marley, uno de los hijos de Bob Marley, y la antigua líder del grupo Fugees Lauryn Hill― y sus hermanos nacieron en la inusual circunstancia de que todo el mundo supiera quiénes eran, antes siquiera de que ellos mismos supieran quiénes eran. A pesar de la cómoda infancia de Selah, la vida no siempre ha sido un camino de rosas para ella.

Josh lleva blazer de Jil Sander. Top de EFM. Pantalones de 3.1 Phillip Lim. Gafas Cartier. Selah lleva blazer de Dior Homme. Vestido de Off-White C/O Virgil Abloh

Cuando era niña, la familia de Selah se mudaba con mucha frecuencia. Nació en Miami, pero no fue realmente capaz de echar raíces hasta que se mudó a South Orange, Nueva Jersey. Como resultado, está increíblemente unida a sus hermanos. "Ellos son mi mundo", explica. "Durante mi infancia y adolescencia era muy introvertida y pensativa. Me encerraba mucho en mí misma". Ahora, con 18 años, Selah es mucho más madura de lo que cabría esperar para su edad, pero es que no le ha quedado más remedio. Como hija de dos figuras públicas, no solo ha tenido que lidiar con los problemas que sufren todas las chicas jóvenes, sino que además ha tenido que hacerlo delante del público.

"Una de las ideas más erróneas que giran en torno a mí es que nunca he tenido que luchar por nada", se lamenta. "Sé que mi vida puede parecer muy ostentativa y glamurosa, pero siempre hay otra versión de la historia". Vivimos en un mundo en que nuestra obsesión por las celebrities se ha vuelto tan insaciable que hemos empezado a sentir también cierto fetiche por sus hijos. ¿Y por qué no habríamos de hacerlo, si son la manifestación física de las diosas del rock y las supermodelos que la sociedad lleva tanto tiempo adorando? De hecho, nuestra obsesión por los hijos de las celebrities se ha vuelto tan grande que esos niños se están convirtiendo en celebrities por sí mismos, por eso tantas grandes firmas han empezado a contactar con ellos para que protagonicen sus últimos desfiles y campañas. Kendall y Kylie Jenner, los Hadid, Kaia y Presley Gerber, Lennon y Anais Gallagher, Lily Rose Depp, Iris y Rafferty Law...

John lleva top de Dries Van Noten. Cadena del modelo

Cualquier celebrity infantil que te venga a la mente probablemente tiene más seguidores en Instagram de los que la mayoría de los mortales conseguiremos en toda nuestra vida. Aun así, hay una parte negativa: con la fama viene la envidia y, por mucho que disfrutemos subiendo a esos niños en pedestales, también nos encanta derribarlos de ellos. Sin embargo, es importante recordar que esos niños nacieron ya con su fama, que nunca la pidieron y que, al fin y al cabo, solo son humanos. "No es que quiera compararme ni mucho menos, pero es injusto considerar que alguien es inmune a las adversidades que vive cualquier ser humano debido al estatus que han recibido desde el nacimiento", afirma Selah. "Yo solo soy una joven que trata de vivir su vida lo mejor que puede. Por fortuna, se me han ofrecido muchas oportunidades para avanzar en mi carrera y para desarrollarme como persona".

De hecho, lejos de depender únicamente de la fama de sus padres, Selah se ha propuesto hacerse un nombre por sí misma bajo sus propios términos. La joven, que ahora vive en Nueva York, compagina su tiempo entre el colegio ―su materia favorita es la ciencia― y construir su red de seguidores en SoundCloud. "Odio ponerme etiquetas", explica, "pero si tuviera que describir mi música probablemente diría que es R&B futurista. ¡O al menos eso es lo que intento! ¡Melodías tranquilizadoras y ambientales con ritmos increíbles!".

Sarah lleva top UNX Paris

Otra de las pasiones de Selah es trabajar como modelo. "Mi madre me introdujo en el mundo de la moda incluso antes de que yo supiera qué era la moda", recuerda. "La acompañaba junto a sus asistentes a desfiles de Alexander McQueen y marcas de ese calibre, por no mencionar nuestro sótano, que es básicamente un museo de Alta Costura". A pesar de que tan solo hace unos meses que despegó su carrera, ya ha posado para la versión norteamericana de Vogue, ha protagonizado el nuevo lookbook de Miu Miu e incluso ha desfilado para la cuarta y la quinta temporada de Yeezy. 

"Mi introducción en la industria de la moda ha sido a gran nivel", explica riendo. "He tenido el privilegio de trabajar con incontables leyendas y prestigiosas casas de moda. Veo mi faceta de modelo como una forma de interpretar... De interpretar en silencio. Sigues entrando en el personaje y encarnándolo, pero tienes el reto de contar una historia sin palabras". Hace poco, fue presentada como la nueva imagen de Ivy Park ―la marca deportiva de Beyoncé― para su campaña primavera/verano '17. "Siempre he admirado a Beyoncé", confiesa Selah. "Siempre me he sentido inspirada por sus vídeos y he encontrado su libertad de expresión totalmente bella y empoderadora".

Micah lleva camiseta de Polo Ralph Lauren. Camiseta de Hanes

Con sus preciosos ojos marrones rasgados, sus sensuales labios y su sonrisa contagiosa, Selah es la viva imagen de su madre. Es asombrosamente bella, pero no siempre se ha sentido así. "Existe mucha presión sobre nosotros para que estemos a la altura de determinada estética, determinado estilo de vida y determinados personajes que son totalmente irreales y, en última instancia, imposibles de alcanzar sin realizar algún tipo de mutación", confiesa. De hecho, en una época en la que solo eres lo guapa que sales en tu último selfie y se te compara con estándares de belleza poco realistas, no es de extrañar que jóvenes de todo el mundo, tanto chicos como chicas, estén sufriendo una crisis de autoestima. Sin embargo, es algo en lo que Selah ha estado trabajando. "Existe cierto encanto en ser un humano entre robots, en ser auténtica", indica. "Nuestras imperfecciones y diferencias son lo que nos hace únicos".

Selah Marley, completamente alejada del estereotipo de "it-girl", es inteligente, profundamente sensible, tiene los pies en la tierra y es muy consciente de su situación. Sobre el tema de la fama, se muestra filosófica: "Me encuentro en el principio de mi viaje, pero tengo la sensación de estar preparada para recorrerlo con la cabeza bien puesta sobre los hombros". Tal y como dijo su madre en cierta ocasión, everything is everything.

Josh lleva camiseta de Dries Van Noten. Pantalones de Margaret Howell. Zapatillas de Gosha Rubchinskiy

(En el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda) John lleva chaqueta de Neil Barrett. Pantalones de Gosha Rubchinskiy. Josh lleva blazer de Alexander McQueen. Camiseta y pantalones de 3.1 Phillip Lim. Gafas Cartier. Zapatillas deportivas de Maison Margiela. Micah lleva blazer y pantalones de Trico Field. Camiseta de Polo Ralph Lauren

John lleva abrigo de Boglioli. Suéter de Topman. Pantalones vaqueros de Gucci. Zapatillas deportivas de AMI Paris. Josh lleva blazer de Jil Sander. Top de EFM. Pantalones de 3.1 Phillip Lim. Gafas Cartier

John lleva camiseta de Dries Van Noten. Pantalones de Margaret Howell. Boxers del modelo. Selah lleva top de Prada. Falda de Yang Li. Joyas de la modelo

(De izquierda a derecha) Micah lleva top de Hanes. Pantalones de J. Crew. Zapatillas deportivas de Vans. Sarah lleva top de Alexander Wang. Pantalones vaqueros de Trico Field. John lleva camiseta de Dries Van Noten. Pantalones de Margaret Howell. Zapatillas de AMI Paris. Selah lleva camiseta de Chanel. Falda de Yang Li. Zapatos de Paco Rabanne. Josh lleva camiseta de Dries Van Noten. Pantalones de Margaret Howell. Zapatillas de Gosha Rubchinskiy. Reloj del modelo

Recomendados


Texto Tish Weinstock
Fotografía Oliver Hadlee Pearch 
Estilismo Carlos Nazario

Peluquería Jawara de Bryant Artists con productos Oribe. Maquillaje Chiho de Frank Reps con productos Giorgio Armani Beauty. Uñas Dawn Sterling de MAM-NYC con productos Dior Vernis. Asistentes de fotografía Dean Podmore, David Hans Cook. Asistente de estilismo Marissa Ellison. Sastrería Mack Mozé. Asistente de peluquería Kashima Parris. Maquillaje Rei Tajima. Modelos Selah, Joshua, John, Micah y Sarah Marley de Next. Agradecimiento especial para Kyle Hagler de Next.

Tagged:
Kenzo
lauryn hill
Entrevistas de música
rohan marley
oliver hadlee pearch
carlos nazario
selah marley
the family values issue