sofia coppola defiende su película de las críticas

'Tratar la esclavitud como una trama secundaria sería un insulto'.

|
18 Julio 2017, 4:55pm

Al hacer cualquier adaptación cinematográfica de una novela, hay cosas que tienes que quitar en nombre del tiempo/dinero/paciencia de la audiencia —nadie necesita ver a Peeves el Poltergeist hacerle una broma a Harry Potter por la 89º vez, fue suficiente con leerlo en los libros.

Otras exenciones son mucho más problemáticas como en este caso, donde Sofia Coppola decidió excluir al personaje de la esclava negra de su reciente adaptación (con un elenco totalmente blanco) de la novela de 1966 The Beguiled, un libro situado durante la Guerra Civil Americana. La novela original (y la adaptación cinematográfica inicial de 1971) gira en torno a un grupo de mujeres blancas que viven en el sur Confederado de Estados Unidos, las cuales acogen a un soldado herido. La historia también incluye la narrativa de una esclava negra llamada Mattie, quien ayuda con los cuidados médicos del soldado para que recupere su salud. La exclusión de Mattie por parte de Sofia hizo que el público se apresurara a argumentar que eso es esencialmente una supresión; no puedes hablar del papel de las mujeres durante la Guerra Civil Americana sin hablar del papel que tuvieron también las mujeres negras.

En ese entonces, Sofia defendió su decisión diciendo que se estaba enfocando en las políticas de género en lugar de en las raciales, porque "la parte medular de la historia realmente es acerca de las dinámicas de poder entre hombres y mujeres, las cuales son universales". Lo cual evidentemente no fue bien recibido, ya que las dinámicas raciales de poder también son una innegable lucha —incesante— universal.

Más de i-D: Sofia Coppola es la segunda mujer en ganar Mejor Dirección en Cannes

En un nuevo ensayo para Indiewire, Coppola elabora sobre su decisión. Argumenta que su versión de la historia es "históricamente precisa" ya que está situada en un punto de la Guerra Civil donde "muchos esclavos habían partido, y un gran número de mujeres blancas del sur habían quedado aisladas, aferrándose a un mundo cuyo tiempo había llegado a su fin —un mundo construido por esclavos". Consecuentemente, quería "enfocarse en el aislamiento de estas mujeres, separadas del mundo y en negación de ese mundo cambiante", y en el "alto costo de la negación y la represión".

Sobre la exclusión de Mattie, dice que "no quería perpetuar un estereotipo censurable", y que, "tratar la esclavitud como una trama secundaria sería un insulto. Hay muchos ejemplos de cómo los esclavos han sido apropiados y han 'conseguido una voz' gracias a artistas blancos. En lugar de un acto de negación, mi decisión de no incluir a Mattie en el filme es resultado del respeto".

Algunos de sus argumentos son buenos, pero también los de los críticos. Algo en lo que probablemente todos podemos coincidir es que hay una necesidad desesperada por mayor diversidad tanto frente a la cámara como detrás de ella.

Más de i-D: Emma Stone habla sobre la paga equitativa y su papel en Battle of the Sexes

Credits


Texto Georgie Wright