Publicidad

las polaroids de los 80 y 90 nunca antes vistas de richard kern

'Polarized' es un tesoro del archivo de Kern con seductores filmes cortos, zines experimentales y las pruebas de sus contemporáneos del Downtown de Nueva York.

por Hannah Ongley
|
26 Septiembre 2016, 5:15pm

Los filmes y fotografías que Richard Kern realizó en los 80 y 90 aún hoy en día parecen ser salvajemente impactantes. El largo tiempo residente de East Village pasó los años más sórdidos del Downtown de NY captando la escena artística underground, y aunque no niega que la mayor parte de su trabajo se puede clasificar como "fotografía erótica", esto difícilmente le hace justicia a la obra experimental de los prolíficos retratos. Cuando no estaba fotografiando a ingenuas chicas medio desnudas para Playboy y para su propio placer, Kern podría haber estado trabajando en su zine The Heroin Addict -más tarde renombrada The Valium Addict- o contribuyendo con cortometrajes depravados al movimiento Cinema of Transgression de la ciudad.

Vanguardistas zines y segmentos de video perdidos forman parte de la nueva exhibición de la obra de Kern en el Fortnight Institute, pero lo más fascinante de la serie es lo que inspira su título, Polarized. Las fotos nunca antes vistas del sórdido East Village y sus subversivos habitantes son en su mayoría fotos de prueba: incluyendo escenas teatrales realizadas en su departamento de East 3rd Street y retratos de colegas como Leg Lung y Lydia Lunch. i-D habla con Kern acerca de la búsqueda en sus archivos, de ir a comer con Petra Collins y el porqué a menudo retrate a chicas que se parecen a sus ex novias.

Más de i-D: Detrás de la escena de strippers de los 90 en Nueva York

¿Cómo surgió la idea de hacer esta exhibición? ¿Por qué quieres mostrar esto ahora?
Las propietarias del Fortnight Institute querían hacer algo que fuera más de archivo, por lo que todo es pura chatarra que he tenido siempre. Me preguntaron acerca de mis fanzines y demás, así que dije, 'Bueno, tengo un montón de polaroids que pueden mostrar'. Ambas chicas trabajaban para Richard Prince. Una de ellas todavía está ahí. Digamos que saben lo que hacen, por ponerlo de una manera.

Cuéntame de tu trabajo estudiantil como escultor y artista terrestre. ¿Por qué decidiste incluirlo en la exhibición?
Las propietarias me preguntaron, '¿Tienes algo que nadie haya visto antes?'. Y yo mencioné las diapositivas de mi trabajo estudiantil, y ellas dijeron, 'Ah, esto es bueno'. Cuando era estudiante de arte me encantaba pintar, pero pintar es muy difícil, y la escultura es algo que realmente podría hacer porque siempre construía cosas. Así que experimenté con todas las diferentes versiones de escultura que eran posibles en aquel momento -lo hice con acero, hice cosas con cerámica, cosas con madera, utilicé neón. Hice de todo.

¿Cómo fue volver atrás y mirar las fotos y videos veinte o treinta años después de haberlos tomado?
Con muchas de las polaroids pude recordar cuál fue la situación porque de hecho tenía fotos regulares de las mismas cosas. Esas fueron las pruebas. Hace mucho tiempo, cuando hacía películas -los cortos para Transgression y esas cosas- tenía una cámara en blanco y negro y una Polaroid y empezaba a tomar fotos con una y otra. Ya todo estaba preparado por lo que podía tratar de hacer las tomas con tantos medios como fuera posible. Lo cual sigue siendo una buena regla. Cada vez que iba a filmar un video, ponía en la esquina una cámara en un tripié. Esa cosa estaba ahí siempre. Es muy extraño oír toda la música que escuchaba en aquel entonces. Preguntaba '¿Qué es esto?' Creo que era Dio … Ronnie James Dio. Después se escucha Nine Inch Nails y todas estas bandas oscuras que fueron populares por cinco minutos.

¿Así que te resultó bastante extraño volver a ver los videos?
Sí, había mucho de lo que ya me había olvidado. Hay un video de esta modelo -no tengo idea de dónde la saqué o de quién la envió conmigo, porque eso fue antes del Internet y demás- que era skinhead. Por eso quería verla, porque su pelo tenía como 2cm de largo. Acababa de salir de la cárcel y me contó su historia. Estaba en la cárcel con su novio, que también era skinhead. A ella le dieron14 años de prisión y a él 16, pero ella salió antes por buena conducta. Habla como si tuviera el síndrome de Asperger, sólo sigue y sigue y sigue, y eso la restringe cada vez que dice algo diferente. Yo le estaba contando acerca de una chica con la que había salido, que se encontraba en la cárcel al mismo tiempo que ella. Ya había olvidado completamente a esa chica. Salí con ella cuando todavía era drogadicto; ella se involucró en una pelea con policías y la encerraron durante cinco años en Texas. Uno se olvida por completo de ese tipo de cosas.

¿Crees que por eso querías grabarla? ¿Qué es lo que normalmente te atrae de una persona para querer filmarla?
Lo primero es que encaje en algún perfil que probablemente se derive de mis recuerdos de todas las mujeres de las que me enamoré o a las que me sentí atraído a lo largo de mi vida. Pero, también están todas esas chicas de las que no sé nada -que llegaron y pensé, 'Se ve bien, voy a fotografiarla'. Es curioso, la chica que estuvo en la cárcel, no sé si alguna vez has visto la cara de alguien y pensado: '¿Dónde he visto esta cara antes?'. A partir de que nacemos, las personas que vemos y nos gustan nos dejan una huella. Esos recuerdos se quedan en tu cabeza y después sólo vuelves a responder ante el estímulo que esa cara te provoca. Esa chica que estuvo en la cárcel, me di cuenta de que, después de mucho tiempo de estar mirando las fotos, ¡se parece a mi hermano! Eso es algo que todavía noto todo el tiempo -¿por qué me gusta esta modelo? ¿A qué persona de mi pasado se parece?

Más de i-D: Los primeros amores adolescentes: Las fotos de Sian Davey

Muchas de las fotos son de tus amigos. ¿Fue una experiencia muy diferente retratar a la gente cercana a ti?
Creo que sí, pero a mi edad pasas desapercibidas a muchas personas. Es interesante ver que aparecen esos diferentes tipos de personas una y otra y otra vez. Hubo una chica a la que fotografié este verano que era la viva imagen de alguien con quien salí hace 30 años. Tenía la misma risa, la misma personalidad, todo. Esto pasa una y otra vez .

¿Te molesta que la gente etiquete tu trabajo personal como "erótico"?
Algunas cosas son, sin duda -no sé si eróticas sea la palabra correcta, pero se supone que deben verse bien. No me siento ahí pensando: 'Voy a hacer que alguien se ponga caliente al ver esta foto. Alguien va a mirar esto y se excitará mucho'. No pienso eso en absoluto. Hago mucho trabajo fotográfico de ese tipo -en el libro Shot by Kern me las arreglé para poner algunos de mis trabajos más normales, como las chicas de la serie Medicated -chicas que anuncian píldoras anticonceptivas y cosas por el estilo- pero con el fin de lograr eso, tengo que tener estas tomas de chicas recostadas en la cama luciendo sexy.

Más de i-D: Petra Collins y Juergen Teller celebran la belleza de los suburbios

¿Cómo fue que empezaste a trabajar con Petra Collins y a ser su mentor?
¡Petra y yo acabamos de almorzar juntos hace una hora! Nos conocimos [en 2010] a través de un chico que dijo que organizaría una exhibición para mí en Toronto, pero no podía encontrar un lugar donde hacerla. Finalmente, encontró un lugar, y éste pertenecía al novio de Petra en ese momento. Petra estuvo ahí trabajando como loca. Ayudaba a pintar, movía cosas, colgaba cosas, simplemente hacía todo ese trabajo. Entonces sólo tenía diecisiete años. Así es como la conocí.

¿Y así empezó a encargarse del casting de las chicas que trabajarían contigo?
Así fue la siguiente vez que vine, sí. También se encargó del casting un par de veces más. Hizo un casting abierto para Shot By Kern, y me ayudó a rodar un video musical -la contraté como asistente. De alguna forma también inspiró la serie de la que les hablé hace un momento, Medicated. Ella me contaba todo acerca de las chicas -niñas- que estaban tomando medicamentos. Tan solo parecía ser un gran tema. También la fotografié a ella para ese proyecto.

El casting que ella hizo, ¿cómo te influyó como fotógrafo?
Fue genial, porque en ese tiempo ella trabajaba en American Apparel, y fue en ese largo periodo en que American Apparel fue súper popular. Se convirtió en nuestro suministro de modelos. Supongo que Dov o el que fuera contrataba a estas chicas, quienes a su vez encontraban a otras chicas para que trabajaran en las tiendas, y estas chicas me ayudaban a encontrar modelos. Petra me llevó a American Apparel en Toronto y estábamos así de, 'Hey, ¿quieres modelar para mí?'.

¿Por qué todavía East Village te parece interesante después de todos estos años?
Lo más interesante es que tengo un departamento de tres habitaciones por $1,500 dólares. Por eso estoy aquí. Pero la otra cosa genial de East Village es que fue un barrio muy de moda. Me mudé ahí antes de que se pusiera de moda, luego se volvió muy de moda, y ahora todo eso ya se ha ido, gracias a Dios. Ahora es sólo un buen barrio para vivir.

Polarized estará en Fortnight Institute hasta el 9 de octubre.

Más de i-D: Desnudando a sus ligues de Tinder y sus amigas de Tumblr

Credits


Texto Hannah Ongley
Fotografía Richard Kern