​chad moore captura los momentos más nostálgicos de la juventud

Conforme Moore abre su primera gran exposición en Bélgica, hablamos sobre bares de karaoke chinos, sobre fotografiar a sus amigos desnudos y sobre llegar a la mayoría de edad en la ciudad que nunca duerme.

por Felicity Kinsella
|
13 Noviembre 2015, 5:15pm

Se trate de mujeres y hombres en la agonía de la pasión, supermodelos irrumpiendo en sus propios departamentos, o una amiga echándose un clavado completamente vestida en una alberca cerrada antes de que la expulsen, Chad Moore tiene un ojo para capturar emocionantes momentos de juventud esperanzada e imprudente. Ayuda el hecho de que cuenta con algunos de los chicos más cool de Nueva York como su círculo más cercano de amigos. Irrumpiendo en y creciendo juntos en la industria, los sujetos de sus fotografías son la nueva generación de músicos, artistas, fotógrafos y modelos, incluyendo a Julia Cumming de Sunflower Bean, Petra Collins, Meghan Collison, y su BFF (la graciosa modelo de Instagram) Miss Tilda Lindstam. Dejando atrás una carrera en negocios a medio terminar en su ciudad natal de Tampa, Florida, para mudarse a la gran ciudad y ayudarle a Ryan McGinley, Moore entró perfectamente en la escena creativa más vibrante del centro de Nueva York. At Amber es su primera exposición individual en Bélgica, en la galería Stieglitz 19 de Amberes, centrándose en el tema común que atraviesa su trabajo: el tiempo transcurrido entre la luz verde de la infancia y la luz roja de la edad adulta. Además de las 15 fotos en las paredes de la galería, el piso de la exposición (inspirado en un bar de karaoke de Nueva York) está cubierto con 200 impresiones, puestas debajo de plexiglás sobre las que puedes caminar, mientras que otro de sus compañeros talentosos, el fotógrafo Ben Rayner, publicó un catálogo de la muestra de 16 páginas de papel prensa que incluye una impresión 11x14 de risografía.

¿Cuándo y por qué te mudaste a Nueva York?
En septiembre de 2008, hace ahora poco más de siete años. Supongo que me mudé a Nueva York para tomar fotografías… Bueno, ampliar las fotos que ya estaba haciendo y para estar cerca de personas con ideas afines. Era un momento un tanto raro en Nueva York, estuvo eso de los club kids a mediados de la primera década de los dos mil, pero eso estaba desapareciendo y Nueva York se estaba convirtiendo en un lugar "cool" al cual mudarse. Ya había visitado la ciudad en repetidas ocasiones y era el único lugar en el que me veía en ese momento. Estaba en la University of Tampa, pero sabía que nunca usaría el grado por el que estaba estudiando. Simplemente no tenía sentido quedarse allí.

¿Cómo se compara a crecer en Florida?
Nueva York es completamente diferente. Pero crecer en Florida estaba bien. Tampa es probablemente uno de los lugares más normales en Florida; no es demasiado playero ni nada. Tuve la suerte de ver gran parte del país, y más tarde el mundo, al manejar mi BMX y salir en viajes por carretera, así que mudarme a Nueva York no fue un enorme shock.

Tú y tu círculo de amigos son parte de una generación muy talentosa de jóvenes creativos en Nueva York ¿Cómo combinas tu vida personal con tu profesión?
Siento que es todo en uno. No lo veo como algo separado. Paso todo el día trabajando en las fotografías, o tomando fotografías. Hay muchas cosas que hacer que tan solo tomar la fotografías, lo abarca todo. No necesariamente hago fotos todos los días, pero pienso en ellas todo el día todos los días. Es especialmente paralelo porque mis imágenes son acerca de mi vida. Obviamente a veces hay cosas que van más allá del trabajo personal, como tareas editoriales y proyectos comerciales, pero en general es solo una forma de vida, supongo.

¿A quién te gusta fotografiar más?
Creo que a quien más fotografío es a mi amiga Tilda. Simplemente paso mucho tiempo con ella y somos cercanos y es la persona más graciosa. Me resulta difícil fotografiar a alguien que no me importe profundamente. 

¿Cómo se te ocurrió el título At Amber?
El título proviene del título de una canción de Morrissey, At Amber. El ámbar es el color de la segunda luz de semáforo en el Reino Unido. Cuando llegas a la intersección y la luz está "en ámbar", tienes la opción de acelerar y ganarle al semáforo en rojo o detenerte y esperar. Es un momento en que decides ir hacia adelante o frenar, lo que sentí que se ajustaba para la selección de fotografías.

¿Por qué la gente está tan fascinada con la idea de la juventud?
Creo que la gente está fascinada con la juventud por muchas razones, pero sobre todo, probablemente, por la falta de responsabilidad y la libertad que tienes cuando eres joven.

¿Cuál fue el lugar de karaoke que inspiró la instalación del piso?
Es un lugar en la calle de mi estudio llamado Swat Bar (bueno, en realidad no tiene nombre, pero de alguna manera comenzó a ser llamado así). Hace unos años, la puerta siempre estaba cerrada, pero mi amiga Danielle podía meter su brazo a través de la ranura de correo y abrir la puerta. Era un tanto privado, como un lugar exclusivo de chinos, pero una vez que entrábamos no había problema. Era algo salvaje en aquel entonces: todos esos hombres viejos cantando en chino, fumando cigarrillos. Tenían muchas Polaroids increíbles de los clientes en el piso cubiertas de plexiglás por las que podías caminar. Conforme pasó el tiempo, las quitaron del piso y Swat Bar se volvió más abierto a dejar entrar a externos, pero la idea se me quedó en la cabeza. Cuando estaba pensando en la exhibición en Amberes realmente quería incluir más de las 15 impresiones de gran tamaño que estarían en la pared. Como nunca he tenido una exposición individual en Bélgica, tenía muchas ganas de exhibir un gran cuerpo de mi obra y pensé que sería una forma interesante de hacerlo.

¿Hay una historia ligada a una fotografía en particular en la exposición que la hace especial para ti?
Tantas historias van ligadas a estas imágenes, podría hablar durante días. Hay una que siempre me ha gustado de Olivia con un moretón en el ojo que se hizo en Halloween. Otra de Tilda en una chimenea tratando de entrar en su propio departamento en Delancey.

¿Qué es lo que te gusta de fotografiar el cuerpo desnudo?
Fotografiar a alguien desnudo te permite crear una imagen atemporal. No hay ropa para ponerle fecha a la imagen. Eso no quiere decir que todas las fotografías de desnudos sean atemporales, de ninguna manera. Para mí no es una cosa sexual fotografiar a alguien desnudo.

¿Tus sujetos siempre están dispuestos a ser fotografiados desnudos?
Sí, absolutamente, nunca, nunca fotografío a alguien desnudo, o incluso vestido, sin permiso. Tengo la suerte de trabajar con buenos amigos que entienden lo que busco y están cómodos de formar parte de la obra.

Has fotografiado a parejas besándose antes y después de tener sexo, más allá de lo obvio, ¿qué esperas capturar con estas imágenes?
Estas fotos son simplemente otra palabra en mi lenguaje fotográfico. No creo que debería ser visto como algo extremo mostrar una imagen de dos personas besándose o teniendo relaciones sexuales y no presento esas fotos para escandalizar a nadie, pero hacer las fotos que hago, dejar eso de lado no tendría sentido. Supongo que lo que intento transmitir con ellas es que el sexo es una cosa tan natural, y por lo general simplemente mundano. Si bien muchas de estas fotos son íntimas de forma estereotípica, creo que he hecho retratos que podrían rivalizar con la intimidad de una de éstas. Es interesante pensar en la intimidad en el arte a lo largo de la historia; la gente ha estado dibujando a los seres humanos que tienen relaciones sexuales desde el comienzo de los tiempos, pero de alguna manera una fotografía lo hace gráfico.

¿Has sentido como si te entrometieras en estos momentos íntimos?
No realmente, por lo general fotografío a la misma gente una y otra y otra vez, así que hay un vínculo y una relación. A pesar de que es muy íntimo, me gusta pensar que hay una confianza absoluta.

¿Hay un momento o período de tiempo en tu juventud que te cause nostalgia?
A veces extraño mis viajes por carretera en mi BMX, pero he tenido la suerte de ganarme la vida haciendo algo que me encanta. Tengo la oportunidad de vivir en un lugar que tiene mucha energía, y puedo viajar y conocer nuevos lugares y conocer gente nueva e interesante. Creo que eso me salva de ponerme demasiado nostálgico, aunque veo mis fotos como una especie de nostalgia imaginada: una visión ideal de mi vida.

¿Crees que la juventud es algo que siempre vas a querer plasmar en tu obra, o conforme creces crees que tus sujetos también lo harán?
No creo que mi obra esté necesariamente atada a la juventud, en absoluto, solo con cierto espíritu que es más evidente cuando alguien es joven. Fotografío a muchas de las mismas personas y nunca he estado interesado en ellas porque están creciendo. Creo que el único aspecto de la juventud que es esencial para mis fotos es la visión de vida que tienes cuando eres joven; un sentido de esperanza.

¿Cuál es el mejor momento para tomar una foto?
Cuando veo algo que me encanta.

¿En qué estás trabajando ahora?
Siempre estoy haciendo más obras. Tendré una exposición en Tokio en diciembre, para coincidir con un libro de fotos que hice de la actriz Fumi Nikaido, lo cual me entusiasma mucho, me encanta visitar Tokio. He estado trabajando en el estudio recientemente, que es un muy buen cambio de ritmo, creo que un libro saldrá el próximo año, que incluirá una gran cantidad de ese trabajo.

chad-moore.com

At Amber abre en Stieglitz 19, Klapdorp 2 - Antwerpen 2000, del 15 de noviembre al 10 de enero.

Tagged:
Petra Collins
Cultură
Ryan McGinley
Chad Moore