la colorida historia del tie-dye, desde woodstock hasta ‘wayne’s world’

Cómo los espirales psicodélicos hechos a mano se convirtieron en un símbolo de la contracultura y un básico de los stoners.

|
mar. 18 2016, 4:50pm

Janis Joplin, 1970. Getty Images.

Como las sandalias Birkenstock, el tie-dye fue alguna vez una moda exclusivamente usada por tu primo el Deadhead. Pero recientemente, como tu primo cuando descubrió por primera vez a Jerry Garcia, el tie-dye ha renacido. Lo he visto ya en modelos, en músicos emergentes del surf-pop, y neoyorquinos del centro que comen comida saludable californiana. ¿Cómo es que el look más sucio fue de lo hippie a lo genuinamente cool?

Janis Joplin es la madre espiritual del tie-dye como lo conocemos. Junto con Joe Cocker y John Sebastian, quien tiñó sus propios calzones, Joplin tocó en Woodstock en agosto de 1969 usando ropa llena de espirales caleidoscópios.  

Mientras que el tie-dye tiene sus raíces en formas antiguas de teñidos de resistencia (busca: textiles tradicionales del este de África, telas precolombinas peruanas, y los shibori japoneses), Woodstock lo convirtió en un ícono de la contracultura y un estilo de vida —en especial uno que involucra drogas, amor libre y música que los padres detestaban. 

A principios de los sesenta la compañía Rit Dye, el colorante de ropa que seguimos encontrando hoy en día en los supermercados, estaba al borde de la bancarrota cuando Don Price, uno de los mercadólogos en la compañía, vio una oportunidad de introducir su marca con la comunidad creativa de Greenwich Village. Aconsejó a Rit reemplazar las cajas de polvos por unos tintes líquidos en envases apachurrables, mas fáciles de utilizarse para crear diseños multicolor. Y cuando escuchó sobre Woodstock invirtió en cientos de playeras teñidas por artistas que se vendieron en el festival. Rit se convirtió en el tinte oficial de los hippies. La llegada de una generación de jóvenes interesados en los patrones psicodélicos salvó a la compañía de la bancarrota. 

Ann Thomas, antigua redactora creativa de Capitol Records conocida como "Tie-Dye Annie," y Maureen Mubeem, una artista, ambas creían en el potencial espiritual del tie-dye. Colaborando juntas frecuentemente, se convirtieron en gurus de la técnica. Con información acerca de astrología y teoría del color, Mubeem hizo piezas únicas para los Rolling Stones y Michael Butler, el productor de Hair. "Para un Virgo, estoy haciendo patrones más complejos". le dijo a la revista de contracultura Rags en 1970. Escoger los colores, explica, "Tiene que ver con tu sensibilidad o la rapidez con la que absorbes las vibraciones de las otras personas".

Marisa Berenson en Halston para Vogue, 1969.

El tie-dye duró mucho más que solo el Verano del Amor. Rit llevó ese look al high fashion, promoviendo que los diseñadores incorporaran telas teñidas por los artistas Will y Eileen Richardson en sus colecciones. La modelo Marisa Berenson posó en un caftán teñido diseñado por Halston para Vogue en 1969, y al año siguiente vieron a Ali MacGraw caminar por Fifth Avenue con una blusa tie-dye. Muy pronto los niños hacían fiestas con temática tie-dye en jardines suburbanos en Estados Unidos. 

Ali Macgraw en 1971, NY

El tie-dye tuvo otra ola de popularidad a finales de los ochenta, en almacenes en Manchester durante el Segundo Verano del Amor (sustituye MDMA por LSD, Soul II Soul por Jefferson Airplane). Pero para julio de 1992, Kurt Cobain le decía a la revista Melody Maker: "No me pondría una camiseta teñida mas que si la tiñen con la orina de Phil Collins y la sangre de Jerry Garcia." La asociación continua del tie-dye con los flower children tuvo sus pros y sus contras. Para Cobain, el tie-dye simbolizaba el fracaso de la generación hippie —"se dieron por vencidos", dijo una vez. Para una adolescente incomoda Chelsea Clinton, quien apareció con varias prendas holgadas y teñidas ese mismo año, era lo opuesto: el símbolo del idealismo del cual agarrarse.

Chelsea Clinton, 1992. 

Ese es el poder del tie-dye: más que ningún otro movimiento, representa el individualismo. 

Rayanne Graff se lo puso en My So-Called Life, al igual que Garth en Wayne's World, y Kanye West para el video de "Bound 2." Durante los shows recientes en el New York Fashion Week, lo he visto en las pasarelas de Alexander Wang y Rodarte. Y si eres un Deadhead, nunca pasó de moda. el tie-dye es lo más Tumblr de las tendencias de la moda: Es nostálgico, emblemático, y con infinidad de variables, y por $4 lo puedes hacer tú mismo. 

Prada primavera/verano 2004.

Proenza Schouler primavera/verano 2010

Rodarte otoño/invierno 2013

Altuzarra primavera/verano 2016

Robert Sánchez otoño/invierno 2016
Más de i-D:

El porqué el glitter nunca morirá: diseccionando una tendencia duradera

i-D explora el pasado, presente y futuro del tracksuit completo

Credits


Texto Alice Newell-Hanson