las íntimas fotos de stef mitchell sobre qué significa ser una 'chica'

Con motivo de su primera exposición fotográfica en Brooklyn, le pedimos a la amada colaboradora de i-D que nos diera su mejor consejo para los jóvenes fotógrafos y lo que significa para ella la palabra 'chica'.

por Emily Manning
|
15 Julio 2016, 6:15pm

Hace dos húmedos veranos, Stef Mitchell paseaba por Marcy Playgorund, en Brooklyn, y tomó unos retratos en blanco y negro de los transeúntes para su primer material para i-D. Estas imágenes de los chicos BMX, los basketbolistas, y los residentes de toda la vida de Bedford-Stuy encarnan lo característico de la fotografía de Stef: su ojo único para identificar a los personajes excéntricos, su seria y alegre atención a sus detalles, y su capacidad de provocarles emociones auténticas. El ingrediente especial en todo lo que Stef hace es la confianza.

A lo largo de los años ha seguido colaborando con i-D, y recientemente combinó sus retratos y dibujos poéticamente crudos para nuestro The New Luxury Issue. Este fin de semana inaugura Girl, su primera exposición individual de estos garabatos y fotos, en los laboratorios Red Hook de Brooklyn. La exposición contará con imágenes de chicos y chicas, y estará acompañada por un fanzine que hicimos en conjunto. Antes de que le permita a todos unirse a la diversión, me encontré con Stef para discutir la importancia de tener un cómplice creativo en el crimen, cómo sobrevivió a su pasantía con Annie Leibovitz mientras vivía prácticamente de rebanadas de aire, y por qué quiere que la gente piense de manera crítica sobre la chicas que hay en su vida.

Fuiste a la escuela de periodismo en tu país natal, Australia, lo que me parece muy gracioso porque no te imagino haciendo mi trabajo en absoluto. ¿Por qué te cambiaste a fotografía?
Honestamente, elegí esa carrera porque era lo más parecido a fotoperiodismo, que es lo que en realidad quería estudiar. Y eso me llevó a Estados Unidos, que de todo eso fue la única parte que realmente valió la pena.

Cuéntame de ese momento en tu vida en el cual decidiste que te querías quedar en Nueva York…
Vine aquí para ser intern seis meses con Annie Leibovitz. No tenía ningún sitio donde quedarme y en realidad no conocía a nadie; creo que tenía como $700 dólares. Iba a estas impresionantes sesiones fotográficas de Vogue y me alojaba en hostales de mierda en Times Square, era algo extraño. Finalmente, uno de los asistentes tenía un amigo con una habitación disponible, así que me salvaron. De alguna manera logré quedarme los seis meses, después tuve que volver a casa, obtener una visa y volver para hacer las cosas adecuadamente.

Más de i-D: Mi Tribu: La australiana Stef Mitchell

¿Qué te hizo seguir adelante?
Estaba disfrutando de la aventura. Al mismo tiempo que estaba viviendo esta locura de vida -haciendo trabajos raros para salir del paso, como ayudar a uno de los asistentes de Annie a limpiar su estudio para que me comprara el almuerzo-, me di cuenta de que en realidad se podía tener éxito siendo fotógrafo. Ver todo lo que Annie tenía era como, 'Holy shit'. Me inspiró.

Más de i-D: En Nueva York se habla de amor y diversidad

Esta exhibición es 100% tú, pero ha sido genial ver cómo se unió todo, como si fuera una especie de trabajo en equipo. Uno de tus colaboradores más importantes es sin duda George, una productora increíble que también es tu esposa. ¿Cómo es trabajar juntas?
Incluso cuando estaba haciendo la pasantía, George me daba consejos sobre cómo comportarme, qué ponerme, 'no te afeites la mitad de la cabeza' -pequeños consejos aquí y allá. Ahora eso ha evolucionado a un punto tal que cuando me dan oportunidades creativas, hablamos de ello enseguida. Esto, definitivamente, es dos personas haciendo algo, hablando las cosas, y confiando cada vez más en las ideas de ese plan. Tener a alguien así es invaluable.

Más de i-D: Los desnudos femeninos explorando la raza, el género y la belleza

¿Cómo decidiste qué incluir?
Jimmy Moffat (co-fundador de Art + Comerce y propietario de los Red Hook Labs) jugó un papel muy relevante en ello; en primer lugar, fue su idea hacer la exhibición. Es un ser humano increíble con una enorme cantidad de experiencia, yo estaba interesada mayormente en ver cuál era su opinión. Escucharlo hablar sobre mi trabajo fue una enseñanza en sí misma. Cuando estábamos reuniendo todo el material, yo estaba colocando las piezas una junto a la otra para tratar de crear una pequeña narrativa. Y él estaba así como, 'Bien: tomas fotos de rostros, partes del cuerpo y situaciones. Éstos son los rostros, éstas son las partes del cuerpo, éstas son las situaciones'. Simplificó todo en un modo tan directo, en sólo un segundo pude ver mi propio trabajo en una forma diferente. Fue increíblemente útil y loco.

Hablemos sobre el título. ¿Por qué Girl?
Empecé escribiendo una lista de frases y palabras que me parecieron divertidas y se la mostré a las personas cuyas opiniones respeto más: a ti, George, Spike [Jonze] y mi amiga Liz Scarf. Fue interesante ver lo que cada uno escogió y por qué; creo que fue Spike quien escogió Girl. Su explicación fue probablemente la más madura de todas. Dijo que era la versión más específica, directa, y concisa de lo que en realidad estoy mostrando. Estuve pensando más al respecto y me di cuenta de que es una palabra que yo uso de forma interesante en cualquier contexto, porque no es una simple palabra para mí. Por mi nombre y apariencia, otras personas por lo regular no saben si soy una chica o un chico o qué; tal vez he desarrollado una perspectiva diferente de la de los demás. Me gustaría que esta exposición inspirara a la gente a pensar acerca de lo que esa palabra significa para ellos y por qué.

Más de i-D: '4eva&eva' el zine que explora el amor en la era de la nostalgia

Cuéntame acerca de algunas de las chicas en la serie fotográfica.
Es, definitivamente, una mezcla de gente a la que quiero, gente a la que soy muy cercana y gente a la que acabo de conocer. Hay fotos de mi hermana Charlotte a diferentes edades. Su aspecto y presencia siempre me han estimulado, aún cuando tenía ocho años de edad. Eso no te hace pensar en una 'chica', te hace pensar en algo más allá de eso -es algo más poderoso que chico o chica, ella es sólo esta persona realmente fuerte, un pequeño personaje muy extraño.

Más de i-D: Las Minervas: Las chicas y el roller derby en México

Tú y yo también hicimos un fanzine juntas, que comenzó siendo completamente independiente de la exposición; sólo decidimos lanzarlo ahí porque todos nuestros amigos estarán ahí reunidos juntos. Pero ahora que ambos proyectos se han unido, veo al fanzine como algo que existe dentro del universo de la exposición.
¡Estoy de acuerdo! Tuvimos la idea durante un tiempo; pero lo que realmente nos hizo llevarlo a acabo fue sólo la frustración con todos y todas las reglas a nuestro alrededor. Fue así de 'al diablo, vamos a hacer esto exactamente como queremos, vamos a editarlo exactamente como queremos y vamos a exponerlo exactamente como queremos'. Esperemos que el espíritu de eso se encuentre en la exhibición.

Creo que lo ha hecho que todo se junte es que son cosas con las que estamos obsesionadas. ¿Cuáles son algunas otras de tus obsesiones en la serie?
Recientemente, he comenzado a notar cuántas referencias religiosas hay en mi trabajo. No lo hago a propósito y no soy una persona religiosa en absoluto. Fui a una escuela católica y las monjas fueron mis maestras. Cuando tenía 14 años, una de ellas se enojó tanto conmigo que me sacó de la clase, me gritó, me escupió en la cara y me dijo que era 'la encarnación del demonio'. ¿Que tan épico es eso? Estuve atrapada en esa maldita escuela por seis años, rodeada de estas psicópatas. Así que supongo que su mierda religiosa entró en mi cabeza, sólo que simplemente no está saliendo de ahí en la forma que ellas esperaban.

'Stef Mitchell: Girl' está en exhibición en Red Hook Labs a partir de hoy y hasta el 24 de julio, 2016. Más información aquí.
Más de i-D: Ve Nueva York a través de los ojos de estos jóvenes fotógrafos

¿Qué esperas que la gente saque de esta exposición?
Espero que la gente sienta algo, incluso si se sienten un poco incómodos. Si se sienten confrontados, me gustaría que se tomaran un segundo para pensar por qué. Tal vez pueda inspirar a algunas personas, tal vez va a molestar a algunas otras. Ya no hay reglas.

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía e ilustraciones Stef Mitchell

Tagged:
Brooklyn
NY
Feminismo
Cultură
stef mitchell