alexander wang y su celebración en harlem theatre

Para su colección otoño/invierno 2017, el diseñador llenó un lugar emblemático abandonado de Hamilton Heights con música estruendosa, cerveza gratis, y un ejército de modelos vestidas completamente de negro.

por Alice Newell-Hanson
|
14 Febrero 2017, 4:11pm

"Siento como si estuviera entrando en una casa embrujada", dijo una mujer mientras entraba al desfile otoño/invierno 2017 de Alexander Wang anoche. Al entrar al lugar ubicado en West 146th Street, en la esquina de Broadway, nos encontramos en una habitación oscura llena de barriles de cerveza Peroni (hubo cerveza gratis servida en vasos de plástico), antes de caminar a través de un pasillo poco iluminado envuelto en plástico negro. Todo se sentía como una escapada adolescente furtiva a un edificio abandonado.

Pasando dos grandes escaleras cubiertas de pintura resquebrajada y graffiti, llegamos a la grandeza decrépita de lo que Google reveló era el RKO Hamilton Theatre. La antigua institución de Nueva York abrió sus puertas en 1913 como una casa de vodevil, luego disfrutó de la magia de ser un cine, una iglesia evangélica, un ring de boxeo y una discoteca, antes de ser comprada por un desarrollador inmobiliario y dejada sin uso durante décadas. Anoche, el auditorio cavernoso fue atravesado por una pasarela elevada, alrededor de la cual la audiencia se arremolinó a beber cerveza y bailar al ritmo de los éxitos de la época dorada de Diddy y de Bad y Boujee de Migos.

La música, que Metro Boomin produjo en su computadora portátil llena de estampas en un rincón distante, era tan fuerte en algunas ocasiones que parecía que la vibración del bajo haría que el yeso pelado de los balcones o de las cornisas del techo se desprendiera. Se sentía como una de las famosas y feroces after-parties de Wang, excepto que era sólo un desfile y las pulseras que todos usábamos decían enfáticamente "NO AFTER-PARTY". Cuando las modelos finalmente irrumpieron en la pasarela, caminando a toda velocidad con el cabello desordenado y grandes collares de cadenas, quedó claro que realmente no habría after-party: las palabras "No After-Party" estaban escritas en las medias negras que llevaba puestas la modelo Aleece Wilson.

Hoy, Wang lanzó una colección cápsula "No After-Party" en su sitio web, vendiendo camisetas, medias y jeans estampados con su nuevo eslogan irónico. Y cuando corrió por la pasarela para hacer su reverencia final, su camiseta también reiteró su anunció previo tres veces continuas en líneas repetidas con tipografía Helvetica.

Pero eso no significó que de repente Wang se hubiera cansado de la fiesta. La colección que mostró fue un completo homenaje a las chicas amantes de la fiesta. Había trajes skinny negros, mini faldas negras con dobladillos ondulados y ribeteados con cadenas de cuentas esféricas, catsuits negros, chalecos de cuero negro con flecos de cadenas plateadas, y finos mini vestidos negros con patrones de leopardo en negro brillante. Al final hubo una serie de vestidos de malla muy ajustados, cubiertos con largas cuentas de color negro cromadas que saltaban como chispas eléctricas debido al caminar fuerte y veloz de las modelos con sus botas acolchadas tipo biker.

Aunque no hubo ningún carnaval improvisado o un club de striptease complementado con pole dancers y camareras de Hooters -como ha ocurrido en temporadas anteriores- la noche de ayer se sintió como el mejor tipo de fiesta en la historia: una donde Fetty Wap, Brooklyn Beckham, Zoë Kravitz, y Suzy Menkes estuvieron bailando con el estruendo de la misma música.

Más de i-D: Alexander Wang habla sobre su filosofía para 'lograrlo todo.'

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Mitchell Sams